martes, 27 de diciembre de 2016

Modas


No sé  si habréis visto el nuevo anuncio de Audi. Os lo adjunto aquí por si no fuese el caso. 


Básicamente se trata de una tienda de juguetes en la que, al apagar las luces, los muñecos cobran vida y las Barbies deciden conducir los coches del estante de chicos, los Action Man cocinan una barbacoa y toman té en una mesita, las muñecas juegan al fútbol, y la Barbie del principio termina haciendo una carrera de coches. En definitiva, otra aportación al movimiento feminista para que los niños puedan elegir a qué quieren jugar sin que su sexo los delimite. Y de primeras, pues el anuncio me encanta. Pero a veces, cuando me da por hacer scroll en Facebook, siento que el mundo sobreactúa últimamente. No sé cómo explicarme.

Me parece genial que se reivindique, y me parece fundamental el papel de Internet para dar más alcance a las voces de la gente. Me encanta ver todo del revés y la cantidad de movimientos que existen a día de hoy contra los estereotipos, contra la sociedad y contra los estándares establecidos. Me encanta a la vez que me satura. Y es que al final pasa lo mismo de siempre. Queremos acabar con las normas de sociedad, pero la sociedad la formamos las personas, y somos las mismas personas las que intentamos cambiarla, y no dejamos de ser sociedad al fin y al cabo. Por lo que me da la sensación de que tanto movimiento acaba por convertir una moda en otra diferente.

Me explico. Me parece estupendo que los catálogos de Navidad no tengan divisiones y los juguetes se vendan independientemente de si el comprador va a ser un niño o una niña. Pero para inculcar esta idea en la gente se promueven Barbies que conducen coches de bomberos, juegan al fútbol, y hacen carreras de coches. ¿Y dónde están las niñas que quieren jugar a ser princesas o a cocinar? No puedo evitar ver estos anuncios un tanto antinaturales. Que un niño elija jugar con una muñeca o una cocinita de juguete ahora se tiene que ver como algo correcto y progre. Pero si es la niña la que elige jugar con estos accesorios parece que sea una presa del heteropatriarcado.

Pasa un poco como con todo el movimiento curvy, que para que la gente se acostumbre a ver cuerpos en los medios que no sean el estándar establecido, empiezan a verse modelos plus size en revistas en las que antes hubiese sido imposible imaginar. Y una vez más, me encanta. Me encanta ver todo tan diferente, me encanta que la gente tenga que enfrentarse a imágenes que no quieren ver y que empiecen a aceptarlas. Pero ¿y qué pasa con las chicas delgadas? Me da la sensación de que acabamos con un extremo imponiendo otro extremo. Que es cierto que hay que darle mayor visión a lo que está en minoría, a lo que nunca se ha visto: modelos gordas, niños jugando a las barbies, … Pero que lo de toda la vida también es válido.

Me da la sensación de que no estamos pasando de lo que la sociedad nos impone, sino creando nuevas modas que la sociedad pueda aceptar. Que por algo se empieza, y sigo diciendo que me encanta, y veo súper necesario todo este movimiento para que la gente se llegue a plantear que una mujer gorda no deja de ser una mujer y que puede vestirse como quiera y salir por donde quiera; y que una niña puede ser astronauta o futbolista y un niño puede jugar a los bebés. Pero no perdamos el objetivo de vista. Las chicas delgadas también son reales, las niñas que juegan a las princesas también son reales y bombardear las redes sociales con vídeos e imágenes que dicen lo contrario, en mi opinión, lo que hace es crear una moda diferente. Como llevar el pelo de colores, o un lado de la cabeza rapado. La primera se llevaría todas las críticas, la última no es que se hubiese rapado en una sociedad respetuosa y tolerante sino que le pilló en un momento en el que su estilo sí estaba de moda.

Creo que al final lo más importante es lo de siempre: educar. Educar en el respeto. Que nos dé igual lo que decida hacer con su vida el de al lado, tanto si es lo impuesto por la sociedad como si no. Educar en tener ideas propias, en cuestionarnos hasta lo que nos hacen creer que es incuestionable. En poder dar nuestra opinión, sin que sea una ofensa o un insulto. Que podamos decir que no nos gusta algo sin que se nos tache de machistas, gordófobos, racistas o lo que sea porque no se ajusta a la “nueva moda”. Actuar con naturalidad, sin necesidad de hacerlo absolutamente todo políticamente correctísimo.  


Pienso que con esta forma de cambiar la sociedad pasa como con el tema este que decía Ciudadanos de Andalucía sobre darles peces para comer o enseñarles a pescar. Al final por ambos medios Andalucía queda saciada, igual que la sociedad terminará por ver como algo normal estos nuevos aspectos; pero de una forma Andalucía sólo puede comer temporalmente y de la otra podría comer de por vida. Y esta forma de cambiar la sociedad, no sólo me parece temporal (puesto que no la estamos haciendo tolerante y dispuesta a respetar los movimientos conflictivos que llegarán en el futuro), sino que además acaba marginando a quienes deciden quedarse con el estilo convencional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario