sábado, 3 de septiembre de 2016

Good bye Elche, Hello Valencia :)

Mañana me voy a Valencia de nuevo a pasar el año allí y hoy me toca pasar el día haciendo la maleta (pereeeeeza) y en uno de los descansitos, que van a haber muuuuuuchos, pues me he puesto a mirar el blog.

Como la entrada anterior es una retahíla de comentarios que no sabes ya ni cuál responde a cuál (aún así he contestado), así en plan esquema aclaratorio el asunto de debate ha surgido así:

Entrada 1: escribo una frase final diciendo que estoy a dieta. PUNTO FINAL. Un anónimo "opina" que claramente me he puesto a dieta porque no me acepto a pesar de que no me sobren kilos (así en plan verdad categórica, sin saber cuántos kilos tengo). Dice que no me gusta mi cuerpo y que me estoy autoengañando, opinando en plan gurú que todo lo sabe. Pero que me lo dice a modo de ayuda.

Entrada 2: Respondo a la anónima en tono sarcástico un poco harta de que, ya no sólo a mí, sino a otras amigas que conocí precisamente por estos mundos, pero que están infinitamente curadas y que hace más de un año creo yo que no hablo con ellas de nada que tenga que ver con los TCA, se nos meta automáticamente en el cajón de chicas no curadas por querer hacer un poco de dieta alguna vez. Que digo yo que igual la palabra problemática es la palabra "dieta". Si la cambio por "cambiar el chip" os gusta ya más? Y es que parece que hay gente tan metida en los trastornos de conducta alimentaria que no pueden apartar la mente de ellos ni durante un segundo. Y no sé si es por el miedo que sienten ellas mismas de no ser capaces de salir de esa tortura ninguna vez, que casi que se sienten más tranquilas si meten a las que están ya fuera dentro del círculo cada vez que ellas consideran que pueden meter un poquito el pie.

Me imagino lo que me dirían cualquiera de esas chicas que os comento si se enteran de que estoy escribiendo otra vez y leyesen la cantidad de comentarios que debo leer y las respuestas justificadoras que me toca escribir. Me aconsejarían cerrar el blog, como hice la última vez, y dejar de leer comentarios que sólo hacen que vuelva a tener el temita en mente y que sólo me pueden hacer mal, ahora que ya estoy fuera. Y tienen toda la razón. ¿Qué necesidad tengo yo de estar leyendo acusaciones?

Entiendo que cuando abrí el blog éramos todas amiguis porque estábamos todas metidas en el hoyo y todas sabíamos que restringíamos, porque lo sabíamos, y todas sabíamos que estábamos luchando para volver a caer en algún momento, y ninguna sabíamos cuándo iba a terminar todo eso, si es que iba a terminar alguna vez. Y eso nos unía. Pero cuando alguien empieza a salir del hoyo, parece que esa relación cambia.

Me quedaba flipando muchas veces con algunos comentarios que leía cuando aún era activa en el blog y estaba pasando por la recta final, por la cuerda floja que me podía hacer salir definitivamente o volver a caer. Ahí reconozco que aún era una chica débil aunque infinitamente más fuerte que al principio, y había mensajes muy constructivos que, tanto si eran en mi contra como si eran a mi favor, eran tan constructivos que necesitaba leerlos. Y que posiblemente al final me hicieron abrir los ojos y salir del agujero. Pero había otros que mediante su propia desconfianza te hacían desconfiar a ti misma de tus capacidades y hacerte creer que no te quedaba otra que volver a caer.

Y hoy en día... Después de más de un año sin vomitar ni una sola vez, totalmente ajena a las conductas anoréxicas/bulímicas, a años luz del pozo en el que estuve metida durante 3 años... Ahora ya parece que no se puede ser tan amiguis, porque ya no nos une lo mismo y la vida se ve infinitamente diferente desde la superficie del agujero que desde dentro. Y parece que son visiones incompatibles en muchos casos. Y no puedo hacer nada frente a eso, más que esperar con esperanza a que estéis fuera vosotras también.

Y que si durante la escalada (siguiendo con la metaforita que me ha salido en un momento) ha sido necesario vencer a atracones sin vomitar, o si ha sido necesario dejar el gimnasio, o enfrentarse a la comida basura para perderle el miedo, o lo que cada uno haya necesitado para salir, (que pueden ser mil cosas), si habéis subido de peso, que no os sintáis enfermas por querer bajarlo.

Si una vez fuera, a salvo, totalmente a salvo, veis que habéis subido de peso (algo muy frecuente en las recuperaciones), o que estáis muy por debajo de vuestro óptimo todavía (que también puede pasar), no tengáis miedo de querer cambiarlo. Ya estáis fuera. Y si volvéis a caer, es porque no lo estábais. ¿Y como se sabe si lo estás o no? Pues no se sabe... Supongo que será como el amor, que si dudas es porque no estás enamorado. Si dudas de que puedas ponerte a dieta sin obsesionarte, es que no se está curada. Si sigues renunciando a planes por miedo a engordar, si sigues teniendo vergüenza de tu cuerpo. En esos casos no estaréis curadas. Y ojo, que es sólo mi opinión. Esto por ejemplo, sí me lo podéis rebatir. De hecho, me encantaría saber más opiniones de lo que consideráis vosotros como curado/no curado, independientemente de que podamos estar o no de acuerdo.

Total, que como cualquier persona sobre la faz de la tierra, estás en tu pleno derecho de decir: oye, pues me apetece ponerme un poco en forma, o me apetece recuperar la resistencia que tenía cuando salía a correr o a hacer senderismo o a montar en bici; o me apetece reducir mi celulitis, a ver si comiendo un poco más sano y con ejercicio lo consigo; me apetece verme más tonificado; me apetece perder los kilos que he cogido últimamente. Estáis en vuestro pleno derecho!!!! Y si encima estás fuera, estás a salvo, ya no vas a volver a recaer. Ya no te obsesionas, vomitar HA DEJADO DE SER UNA OPCIÓN, ni se te pasa por la maldita cabeza; y aunque lleves toda la semana comiendo bien, salir a cenar fuera un jueves no hace que te ralles el resto de la semana pensando: joder, podría haber sido una semana perfecta y el jueves la cagué. Porque salir a cenar con tus amigos no es cagarla. Y ya no te lo dices a ti mismo para que te entre en la cabeza, ahora lo tienes bien metidito y te sale solo ver la vida así. Ya no te preocupa que el plan de la tarde haya incluído comer helado porque uuuuf, cuánto te apetecía comer ese helado, y qué bien lo estás haciendo mirando en perspectiva. Y así es como estoy yo.

Si en vez de hablar de dietas, hablamos de cambios de chip, porque me da igual las PALABRAS que utilicemos, igual entendemos que cambiar el chip es comer lo que quieras, siempre y cuando te NUTRAS adecuadamente de todo lo que tu cuerpo te pide: ni comer siempre macarrones y paella, ni siempre ensaladas. Pero sí de las dos cosas. Cambiar el chip es, a lo mejor, pedir una Coca-Cola zero en vez de una caña si tienes un objetivo en mente y sabes que esa caña no te va a ayudar a conseguirlo. Y sobre todo, si no necesitas una caña en ese momento y con la Coca-Cola te vas a quedar igual de bien. Y cambiar el chip también es tomarte la caña cuando la situación te pida una caña y saber que tu objetivo lo vas a conseguir igualmente. Porque en el equilibrio entra todo. E igual que entra de una cosa, entra de la otra. E igual que habrá días de helados, habrá días de no helados que tengas que decir: no, yo hoy no quiero. Y eso no es de gente enferma. Es de gente que sabe nutrirse, que sabe darse gustazos, que sabe que tiene un objetivo en mente, y que no se obsesiona.

Y por mucho que te quieras, y que salgas con tus amigos, y que seas feliz, y que hagas tu vida sin ponerte límites, tienes un objetivo. Y no sé qué entiendes tú por aceptarte cuando me lo escribes tanto en los comentarios, te pediría que me lo explicases la verdad... Porque para mí aceptarse es: vale, quiero tonificar/bajar la grasa/whatever, y aún no estoy donde quiero (LO ACEPTO) así que voy a seguir haciendo mi vida, y voy a seguir saliendo con mis amigos, y siendo feliz y vistiendo como quiero y haciéndome fotos, sin amargarme por no estar donde quiero. Pero voy a seguir persiguiendo mi objetivo.

Ponerse objetivos es sano. Tanto en lo físico, como en lo intelectual, como en relaciones personales, como en profesionalidad, como en sensibilidad emocional como en lo que queráis. Si aceptarse es decir: soy así y así me voy a quedar, podría morirme hoy aquí mismo, porque por lo visto esto es todo lo que puedo dar de mí.

Entrada 3: No os pido que me digáis que estoy recuperada. Que eso ME DA IGUAL. Que sólo pueden influirme (si es que me influyen) comentarios de personas que me conocen, aunque sea mediante Internet eh, pero que me conocen de verdad. Así que podéis criticarme de aquí a Lima, pero para que sea efectivo tendríais que esforzaros en conocerme primero. Así que como no os pido que habléis de mí, os pido que habléis de vosotras. Que sé que muchas no estáis curadas aún. O sí. No lo sé. No os conozco. Y no os juzgo. Imagino que estaréis yendo a terapia, así que ya os juzgarán allí.

Os pido que habléis de vosotras mismas, con vosotras mismas. Que seáis fieles de verdad a lo que pensáis, que le seáis sinceras tanto a vuestras psicólogas como a vosotras. Vosotras sabéis dónde estáis, y sino lo sabéis descubridlo. Y si alguna (ojalá que algún día pase), de verdad siente que ha llegado, que después de una larguísima lucha, de pálpitos que al final resultaron que no fueron ciertos, de dietas que no deberían haber seguido, si al final llega el pálpito verdadero. Creéroslo. La recuperación existe. Y sí, puede que aún no os haya llegado, y puede que ese pálpito final vuelva a terminar en recaída, y que no fuese tan final como pensabas. Pero curarse tampoco es pasar la vida teniendo miedo a las dietas los cambios de chip y aceptarse conformarse con lo que nos queda. Tenerle miedo a la comida es malo pero tenérselo a los objetivos también. El día que estéis curadas lo sabréis, y ese día seréis libres de proponeos la siguiente meta que queráis.

12 comentarios:

  1. Entiendes lo que quieres y coges lo que te interesa. Tú te has puesto a dieta de adelgazamiento para perder varios kilos, ese es tu objetivo y lo has dejado claro, no tergiverses. Dieta es muchas cosas, en tu caso es para adelgazar y lo dices tú misma, no sé por qué lo discutes tanto.
    Las palabras escritas se pueden malinterpretar. Ni plan gurú ni nada, simples opiniones de lo que le transmites a alguien. Esperaba otra reacción de ti al ya estar supuestamente curada, te lo has tomado a la defensiva a más no poder pero es cierto que no te conozco de nada, cada cual reacciona a su manera.

    Aceptarse es no llamarte bollete ni brazos gordos si eres así https://www.instagram.com/p/BJvKq4BB_aW/?taken-by=pennylane_94 sí, me baso en las fotos porque es lo que hay de ti y me horroriza que pienses así de ti cuando eres bellísima físicamente. Claro que pondrás la que más te guste, pero no es un photoshop hija.

    Los objetivos también pueden obsesionar, sean los que sean.
    No discuto que cada cual tiene su camino a la recuperación, no hay dos iguales, pero estar tan pendiente del peso que ni quieres decir, del % de grasa, de las comidas, etc, puede no ser muy bueno, ni para alguien que no ha sufrido un TCA en su vida. Pero si tú lo controlas y lo manejas y sabes perfectamente donde están los límites, fenomenal! Te aplaudo y no lo digo con ironía lo digo sinceramente. No pienses que es una cuestión de volcar frustraciones propias en los demás.
    Y repito que sólo son sensaciones que transmites a alguien, no he emitido ningún juicio ni he hecho afirmaciones inamovibles porque efectivamente no te conozco. Deja de tomarlo así.
    Sólo tú sabes lo que hay y lo he dicho varias veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que es una dieta y claro que es para adelgazar, si eso está claro. Pero me mantengo en que ni eso es motivo para considerar que alguien no está curado, ni el hecho de no estar haciendo ninguna me serviría para justificar que sí lo estoy. Que te agradezco de corazón que me veas tan guapa y tan bella. Si yo también jaja en serio, gracias. Pero que detrás de esa foto hay una retahíla de: ay espera, sacame otra, ay espera, ahora desde allí, ay no, así de improvisto. No hay Photoshop pero todo es bonito en instagram. Y en serio, ni me enfado contigo ni con nadie. Sólo me llama la atención cómo algunas situaciones "normales" se aplauden, y otras igual de "normales" se critican. Con todo el buen rollo y la curiosidad de este mundo, en serio, te pregunto: de verdad crees que una persona, por el simple hecho de querer cuidar un poco lo que come después de un año de exceso, sí, con el objetivo de adelgazar, muestra claramente que sigue teniendo TCA? Te lo pregunto, de verdad, por curiosidad y por sorpresa.

      Eliminar
  2. Si te has recuperado como dices es que nunca estuviste enferma de verdad.

    Jugabas a llamar la atención porque mami era mala y ahora has madurado? Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... Sí xD Eso era. Estás hecha un hacha!

      Eliminar
    2. Menuda niñata eres Miriam tronca, deja hablar a las doctoradas en psiquiatría!!!

      Eliminar
    3. Y me puto JARTO de quien te ha llamado niñata o quien ha insinuado que querías llamar la atención.
      Puuuuuuuuuuf

      Eliminar
    4. Flau lo escribe en tono sarcástico, la de arriba no sé qué tipo de tara padece...

      Eliminar
  3. Eva yo te he comprendido perfectamente! Quien no comprenda lo que quieres decir es solo una cuestión de tener una estructura mental diferente a la tuya, nuestra.
    Estamos curadas. Si quieremos ponernos un poco en forma es solo una decisión, que todo humano toma con normalidad en su vida.
    Además has dejado claro lo renunciar a la vida social ni a caprichos puntuales.
    Cuentas con mi apoyo.

    ResponderEliminar
  4. Me parece una falta de respeto increíble el numerito del primer anónimo, tanto para las que están recuperadas como para las que están en proceso. Vamos, que te recuperas y te quitan un pin...Aunque comentarlo siquiera es hacerle una feria que no merece. A veces me da la sensación leyendo de que hay gente que se llevaría una alegría si escribes una entrada diciendo que has recaído. Suena bruto pero leo algunos comentarios y es lo que me parece, de verdad. Asco de mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios mío! Vuelvo a recuperar la fe en la humanidad! Gracias por aparecer!

      Empezaba a pensar que las nuevas generaciones estaban condenadas a ser unas fracasadas, no sólo por no creer/confiar en sus propias capacidades, sino además por tener una nula comprensión lectora.

      Un besito guapa!

      Eliminar
  5. Te animo a que realmente no justifiques ni una sola vez más lo que eres, lo que has logrado ni lo que haces, te animo a que lo reflexiones. Nadie, absolutamente nadie sabe realmente por lo que has pasado, lo que eres ahora y lo que serás capaz de lograr.
    Por supuesto que una persona que se recupera puede llegar a tener un hábitos de alimentación x sin tener que obsesionarse. El problema es que el que no lo ha logrado aún es incapaz de entenderlo porque desde mi limitación veo tu supuesto fallo.
    No personalices los comentarios ajenos porque el que realmente desea ayudar nunca dirá a nadie lo que debe o no de hacer. Ahí no existe ayuda, es ego.
    La compasión por los demás que existe en estos foros es tremenda e inapropiada. No se ayuda generando culpa. Es más, no se ayuda al que no solicita consejo...

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Un beso para ti también ! Supongo que me puede el ver cómo tanta gente no se da cuenta de esas cosas...

    ResponderEliminar