lunes, 29 de agosto de 2016

Ya te estaba echando en falta, anónimo de mi corazón

Oye, qué suerte esto de tener anónimos en tu vida que saben más de ti que tú misma eh? Ojalá los hubiera descubierto antes. Y yo aquí perdiendo el tiempo con una nutricionista que dice que tengo un 28% de grasa y un IMC un poco por debajo de 25 y que convendría bajar un poco ambos índices. La próxima vez que la vea le diré que revise los datos que a mí no me tima, que una desconocida que me ha visto por fotos de instagram (ya sabes, estas tan naturales que salen a la primera casi sin preparar) dice que no me sobra ningún kilo.

Pues gracias por aclarármelo querida anónima, porque a mí no se me ocurre otra cosa que irme a la playa a pasar el día en bikini delante de todos mis amigos y el resto de desconocidos que hay por la costa, con lo poco que acepto mi cuerpo. Ahora que sé que en realidad no me sobra nada ya me quedo más tranquila.

Y yo aquí, de viaje, probando las cosas típicas del norte como si se pudiese perder grasa comiendo de todo. No, no, no. Si hago dieta es porque sólo puedo comer pollo y arroz. Y agua, mucha agua. A ver si me creo que puedo hacer una dieta en la que no me prohíba comer nada, como si me creyese normal o algo y supiese lo que es la moderación. Enferma, que soy una en-fer-ma. ¿Cómo no me había dado cuenta antes? Si me lo está diciendo bien claro: quiero adelgazar. Eso lo prueba todo. Tendré que avisar al resto de la población que quiera quitarse los kilos que haya cogido recientemente, que se pensarán que tienen derecho a ponerse en forma. ¿Pero quiénes se han creído?

Ah, no… Se me olvidaba, que ellos sí que pueden. Ellos no han sufrido un TCA. Perdona eh, que el día que firmé para ser anoréxica se me olvidó leer la letra pequeña que decía que si en algún momento de la larga vida que me queda por vivir, después de coger unos kilos que no me corresponden, decido hacer dieta y ejercicio para estar sana y en forma, automáticamente vuelvo a ser anoréxica. Independientemente de que ya no me dé vergüenza ir en bikini en público, independientemente de que hasta me guste cómo me queda el bikini, independientemente de que pueda comer de todo, de que me permita amoldar mi dieta a los planes que se me ponen por delante. Que no cuente calorías, ni piense en un peso meta. Independientemente de que lo haga por reducir grasa, porque para mí hacer ejercicio y andar por la montaña no es una obligación, sino un placer. Porque me gusta estar fuerte, aunque no esté delgada. Independientemente de que no quiera ser un palito, sino una chica sana. Que no, que quien es anoréxica lo es de por vida. Y ya está. Aunque estés persiguiendo el mismo objetivo que tu amiga que también ha ganado peso, aunque lo estéis haciendo igual de saludablemente, aunque os la pele que sea un proceso largo y os la pele que ahora os toque salir por ahí a hacer vida con unos kilillos de más. Aunque os la pele que el aguacate sea todo grasa porque os la pela cuántas calorías tenga porque sabéis que estáis comiendo bien y que os gusta. Y lo mismo nos pasa con el chocolate o con la cerveza. Eliminarlas no es opción. Tomarlas con cabeza, sí. Pero no, leches. Que ella es normal, pero yo soy una EN-FER-MA.

Hey, gracias por aclarármelo todo. Que ya me estaba creyendo yo que podía ir a una nutricionista a que me valorase de forma objetiva, y hacer una dieta sana para bajar un poco el porcentaje de grasa a uno más saludable. No, no, no. Yo a comer bollos y a aceptarme y quererme mucho. Porque si has tenido un TCA y ahora quieres tener un IMC óptimo es porque no-te-quie-res. Que no me entra en la cabeza aaaay. Da igual que me mire al espejo y piense que soy la tía más sexy del planeta y suba fotos y vista como quiero y me sienta guapa y no pierda jamás la actitud de triunfadora. Mientras siga viendo grasa en mi cuerpo que mi nutricionista también ve, y quiera convertirla en músculo y subir picos más altos es que no me quiero. Y punto pelota.

Pues nada maja, me voy a dormir hoy llena de conocimiento ;)

Y dejo ya el sarcasmo que me gusta tanto que no sé nunca cuando parar. En fin guapuras, que sí voy a abrir el blog de viajes porque me gusssssta mucho viajar y escribir jejejeje

Y también me gusta mucho cerrar bocas eh, así que ponedme a parir todo lo que queráis que a mí me va a seguir resbalando, pero así desarrollo un poco mi creatividad mientras os contesto. Y ya, pues si algún día el destino os cruza en mi camino y me llegáis a conocer en persona, pues igual os tragáis vuestras palabras. Tranquilas, que son sin calorías. Uy, no. Lo he vuelto a hacer. Hablando de calorías… Si es que no me curaré nunca…

Ya os pasaré el link del blog cuando tenga material.

Un beeeeeso!!

P.D. Ha pasado tanto tiempo (o lo que yo considero una cantidad de tiempo larga, porque para mí cada segundo cuenta) desde que de verdad estaba enferma que ya ni me acuerdo de hasta qué puntos llegaba. Y conductualmente soy tan otra persona… Que estos días estamos en los pirineos y por supuesto que hemos hecho senderismo. Pero en otra época hubiese sido un senderismo súper forzado, exigiendo el máximo de mí cada día y cumpliendo unos objetivos de km aunque esté oscureciendo o aunque el tiempo pinte mal. Sino, habría fracasado.


Y ahora ha sido un senderismo tan de disfrutar. Tan de que si algo no sale como habíamos previsto y tenemos que volver antes al coche, nos dé igual porque estábamos viendo sitios chulísimos igualmente. Tan de no preguntar cuántos km hemos hecho a no ser que mi padre se ponga a proclamarlos todo orgulloso. Y no son actitudes que tome pensando: “Eva, enferma. No preguntes cuántos km hemos andando porque entonces van a descubrir que no estás curada. Actúa con normalidad, insensata”. Lo de que me dé igual cuántos km hemos andado, y en cuánto tiempo, y con qué desnivel para saber cuántas calorías habré quemado es algo que acabo de pensar ahora, mientras me daba cuenta al escribir de cómo he cambiado. Es algo que me sale natural. Hacer deporte por placer, por autosuperación, sin pensar en las calorías y sin castigarme por no llegar. Y que claro que voy a subir a instagram la foto en la que más tonificada salga y con la pose más estilizante, pero no me importa tener otras tantas fotos con algo más de celulitis o con algún michelín adivinándose por debajo de la camiseta. Y claro que voy a hacer comentarios con mi hermana mientras veamos las fotos, como hace ella cuando se ve las piernas algo más grandes de lo que le gustaría, y como hace cualquier persona NORMAL cuando una foto no le convence. Imagino que comiendo bien y siguiendo con el ejercicio poco a poco irán desapareciendo. Y si no ocurre, que puede que no ocurra, porque como ya he dicho me gusta comer de TODO y como ya dije en otra ocasión, tengo una constitución que no tiende a la delgadez (también se me martirizó por afirmarlo aunque sea tan cierto como que sea rubia y lo tenga tan asumido como que soy mujer) pues ya está. Pues no ocurrirá. Y fin. Pero no por ello dejaría de comer sano o de hacer ejercicio. Y no por ello seguiría estando enferma. Que la alimentación y el deporte son parte de nuestra vida, amores míos. Y que hay que saber alternarlos de forma adecuada para ser personas sanas. Que no es todo cuestión de thigh gaps, perlas de mi alma; aunque os cueste entenderlo, cojón.

25 comentarios:

  1. Por qué tan a la defensiva? Fenomenal si fuera cierto todo, y no quiero decir que no lo sea. Si tan guapa y sexy y bien te sientes no necesitarías ponerte a dieta y por nutricionista. Si quieres alimentarte más saludablemente sabes bien como hacerlo. Y etc. Y ya, si te enciendes tanto es por algo, hay cosas que parecen lo contrario. Parece que no eres transparente total. Que no son comentarios destructivos ni con mala baba... Sólo tú sabes lo que hay y son tus decisiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira corazón, todo esto ha surgido porque en la entrada anterior dije que estaba a dieta. Nada más. Y lo hice a propósito y además hice ver que lo hacía a propósito porque aún así alguien saltaria. Y ni siquiera sabes cuál es mi ingesta diaria.

      Durante mucho tiempo, más chicas de las que me hubiese gustado, totales desconocidas (como imagino que eres tú) me pedían consejo sobre sus propios problemas. Y yo no sabía nada de ellas!! Me resumían un poco sus casos claro, pero yo no me creía con potestad ninguna para diagnosticarles nada. Les decía, en su mayoría, que fuesen al psicólogo y que allí las tratarian mejor que hablando conmigo. Podía pensar que tenían h o b, pero no sabía nada de ellas. Con mi psicóloga de previ necesitamos 4 sesiones de una hora (o no recuerdo si eran incluso de 2 horas) para recapitular todo mi historial y empezar a trabajar a partir de ahí. Y posteriormente, visitas semanales ultra detalladas para ver cómo iba avanzando. A santo de qué iba yo a decirle a una chavala por Internet lo que padecía y lo que tenía que hacer?

      Entiendo (o quiero entender) que sólo tienes buenas intenciones cuando me dejas comentarios pero tus acusaciones no tienen ningún tipo de fundamento. Y es lo que quería mostrar con tanta ironía. No es que me ponga a la defensiva porque sienta que vas a descubrirme. Me daría igual contestar 80 mil preguntas que tuvieras en mente o volver a la psicóloga a que me dé ella su opinión. Me daría lo mismo. Incluso si me dijese: oye Eva, yo creo que aún no estás para hacer dietas eh. Me importaría cero tener que dejar de hacerla y seguir yendo a terapia y decirte que tenías razón. Pero no puedo hacer como si nada cuando veo que hay gente diagnosticando por Internet a chicas que no conocen de nada. Que una cosa es opinar y otra acusar. Y son muy distintas. Y suerte que yo soy lo suficientemente madura y justa conmigo misma como para que ese tipo de comentarios no me afecten. Pero puede haber chicas que lleven mucho tiempo con el alta psicológica dada, que ya ni se acuerden de que tuvieron un TCA, que ni se planteen la opción de recaer, y que se hayan dado cuenta de que llevan un año comiendo demasiadas pizzas y demasiadas pocas verduras (por poner un ejemplo), y que haya llegado el verano y digan: ups.. Parece que la ropa me aprieta un poco, igual debería bajar unos kilos y comer un poco mas sano. Me parecería una falta de respeto que por el simple hecho de tomar esa decisión, alguien tuviera el valor de decirle que no, que no está curada. Y aún puede que alguna pobre chica se lo crea y todo, y que por no dejarle nunca desprenderse de la etiquetita, de verdad acabe por no curarse jamás.

      Eliminar
    2. No me importa debatir eh, en absoluto, de todo lo que tú quieras; pero si esto va a volver a ser una sucesión de acusaciones sin fundamento y voy a tener que repetir lo mismo uuuuuna y otra vez pues pa qué. Dejaré las entradas sobre mi proceso para quién quiera leerlas y pasaré a comunicarme únicamente por el nuevo blog. Hay mucha gente que vivió mi enfermedad en primerísima persona y que ahora siguen conmigo y me conocen como la palma de su mano y se emocionan de ver cómo he cambiado, sobre todo por dentro. Y a ninguno se le ha pasado por la cabeza decirme que si hacía dieta iba a recaer. Saben que estoy curada, y que puedo hacer lo que quiera, igual que ellos.

      Ah, y esa es otra, seguro que si decido hacer dieta por mi cuenta saltarian las alarmas: ten cuidado, ve a un médico! Pero si decido ir a un médico: y eso para qué? Es que no sabes ya tú solita lo que tienes que comer? Pues ok. Como de costumbre, voy porque me da la gana.

      Llevo casi un año por ahí fuera e igual que muchísimos compañeros pensaban hacerse analíticas de sangre para ver cómo estaba todo. Pues yo he tenido que ir al alergólogo, a la ginecóloga, al dentista y sí, a la nutri también. Lo suyo es ir al médico de vez en cuando y tomar medidas para restablecer lo que esté fuera de lugar. Sin más.

      P.D. Sí, una se puede ver guapa y aún así querer adelgazar. Cuando era peque estaba gordita y jamás de los jamases pensé que fuese una chica fea. Estaba escribiendo una entrada sobre eso hasta que vi tu comment y me enfosqué. Ya otro día si eso la comparto.

      Eliminar
    3. Lo hiciste a propósito pero es cierto. Tú lo tomaste como una acusación y yo simplemente di mi opinión. Cuántas chicas abiertamente curadas y por dentro siguen mal, no es nada sorprendente. Sólo te digo que me da rabia cuando dices cosas feas sobre ti porque no te lo mereces y porque no son ciertas (en otros posts). Que mires por tu salud es fenomenal, todos debemos hacerlo. No es nada difícil recaer y conozco varios casos, amigas y hasta familiares. Sólo me da rabia y me entristece. Siento dudar de tu palabra, podía no haber dicho nada, pero era lo que me transmitías y te lo dije, no lo tomes a mal! Si te parece una falta de respeto siento que lo tomes así, creo que no me expresé con malas palabras aunque el tema sea peliagudo. Dudar o no creer no es una falta de respeto, y a mí tampoco me importa debatir porque si de verdad estás fuera de esto es muy interesante conocer el proceso y el camino y ayudaría a muchas personas.

      Eliminar
  2. Es que curada y no curada no me jodas, términos dicotómicos, menuda puta chorrada. A ver si me explico, que ni siquiera psicólogos y psiquiatras se ponen de acuerdo para diagnosticar cualquier trastorno mental, porque se basan en criterios que no dejan de ser subjetivos (¿cómo coño se mide la obsesión de alguien?), y viene aquí a la peña a lanzar diagnósticos como si fueran alguien que tuviera puta idea de lo que dice.

    Curada es una palabra vacía, y no estarías curada tampoco si ahora te la sudara todo y como te ves bien te dedicaras a comer mierda, y eso le pasa a mucha gente delgada y luego vienen las consecuencias físicas, porque de hecho quizás los TCA no son más que consecuencia lógica de una sociedad que ha dejado de ver la comida como la gasolina que es y que la ve como un simple objeto de consumo más, que consumen compulsivamente, y se encuentra el equilibrio con este tipo de trastornos.

    Y mi pregunta para el anónimo sería también que si todo el mundo que hace dietas está enfermo, además dieta hacemos todos, la dieta es lo que comemos, independientemente de que sea sano o no, nosotros le ponemos la connotación de que es una dieta para adelgazar, y esto es algo que me molesta y me molestaba cuando empecé con el entrenador personal de decir que estaba a dieta: todo el mundo me miraba y me decía: pero qué dices, si estás muy delgada -y entonces tenía que añadir: no es una dieta para adelgazar -porque de hecho yo con la dieta y con el gym he engordado 3 kg, pero claro, kg de calidad, me gusta más mi cuerpo que antes.


    En fin a tí Miriam jaja, te diría que tienes demasiadas cosas que hacer como para perder el tiempo contestando pero bueno, es un ejercicio de prosa interesante jajaja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja si te digo la verdad estuve respondiendo ayer en el coche, que tuvimos un viaje de vuelta a casa eterno. Aún así no me importa proponerme plasmar lo que pienso con palabras, de una forma que pretende ser clara y que transmita. Práctica para mi futuro de profesora :P

      Lo estaba pensando después de enviar la respuesta, que ya decía Nietzsche que el lenguaje lleva a confusión. Que todos sabemos lo que es una mesa pero tenemos diferentes visiones de lo que es la libertad, por ejemplo.

      Y pensé justo lo que acabas de decir, que el problema de todo esto es lo que piensa la gente cuando escucha la palabra "dieta", porque fue la única palabra que utilicé, además malintencionadamente. Porque como tú dices, la dieta es el conjunto de alimento que ingerimos diariamente, pero como no es la única acepción que tiene, y cada uno la entiende de una manera, muchas veces reflejando lo que cada uno lleva dentro de sí, pues ya vienen los puñales, sin siquiera preguntar antes.

      En fin, gracias por tu respuesta Flau! Un besazo.

      Eliminar
    2. Nadie dio ningún diagnóstico, sólo son impresiones. Y yo comprendo perfectamente el término dieta, lo malo es que sí es para adelgazar en este caso, dejemos la hipocresía.

      Eliminar
    3. Pues yo he leído grasa corporal, puedes reducir grasa sin bajar de peso, de hecho yo tengo menos grasa corporal que hace 9 meses y peso 3 kg más.

      Eliminar
  3. Yo lo que no entiendo del mundo blogger (no os voy a decir quien soy pero fui muy activa durante años) es la obsesión que a veces tenemos las que escribimos por justificarnos. Parece que en vez de un intercambio de opiniones (siempre que no vayan al cuello y tengan un mínimo de respeto)- que es lo que se supone que va a pasar en un blog abierto con opción a comentar- queramos a veces que nos aplaudan todo sin más y nos emberrinchamos si alguien disiente. Yo la primera, ojo, que cerré mi propio blog porque no aguantaba ninguna disensión de lo que yo decía que para eso es mi vida y mejor lo sabré yo y blablabla...y para pasarme el día emberrinchada, preferí dejarlo. Visto con el tiempo, había mucha gente opinando sin tener ni puta idea y gente que daba muy en el clavo, pero me jodían igual.
    En mi caso fui muy infantil al cerrarlo, pero ahora como lectora anónima veo a muchas chicas que hacen exactamente lo mismo: enrocarse en su postura.
    Dicho esto, entiendo que a ·Miriam· le joda que se ponga en duda algo que tanto esfuerzo le habrá costado conseguir. ¿La "curación" es posible? Si leo este blog es porque quiero creer que si. Para mi no lo ha sido ni confío en que nunca lo sea al 100%, pese a no hacer las burradas que hacía antes y apenas vomitar (he tenido pocas recaídas). Pero en mi caso (hablo siempre de mi caso particular) conseguir no atracarme y no vomitar ya me aportaría una calidad de vida increíble.
    Al tema, que yo te diría que no te crispes ni te crispen, que sigas adelante y trabajando y fortaleciendo lo que has conseguido...y que no te sientas atacada porque la gente dude. Las cuentas te las tienes que rendir tu, que eres la que has estado jodida y la que le has echado huevos para mejorar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, pero también creo que hay mucha peña que detrás del anonimato suelta pila de tonterías y por qué no ya que es tu blog y tal pues decides contestar, casi en plan educativo como dice Miriam...

      A mí con el tema de comida/peso no me han dicho mucho, pero con mi relación aluciiiiiiinas, de todo, rollo casi llamarme tonta que hacía conmigo lo que quería y tal, pero bueno la verdad es que exponiéndome así era normal y también me gustaba leer esas cosas porque me convencían de la clase de persona que no quiero ser jeje.

      Eliminar
  4. [Qué largas me quedan siempre las respuestas leñe, pero es lo que hay]

    Pero si a mí que me critiquéis o que estéis en desacuerdo conmigo me importa cero. Si me entretiene, de verdad. No voy a ser yo aquí la poseedora de la verdad absoluta tampoco. Que no creéis que esté curada? Pues bien. Si yo por las noches el sueño lo concilio igual de bien. Tanto por ese tema, como si hablan mal de mí por tema chicos, como dice Flau, que últimamente se abusa demasiado del término "puta", como si se me criticase mi forma de vestir como cualquier cosa. Pues bien. Pero dentro de lo borde y lo arisca que soy, que lo soy, de ahí que mis respuestas sean así de encendidas siempre (no lo llevéis a lo personal tampoco), también soy una samaritana sin remedio. Y yo respondo así, no porque me sienta ofendida ni desprestigiada, sino porque me sorprende (y preocupa) que haya tantísima gente tan reacia a creer que alguien pueda estar curado después de un TCA. Justamente pienso, que el hecho de que yo me vea así, me demuestra que creo firmemente en que la "curación" existe. Pero esa necesidad de demostrar que en realidad es todo fachada... No sé, me dice mucho de vuestra falta de confianza en vuestra propia recuperación...

    Y ya no por mí, que a mí me podéis decir misa que yo soy de ideas muy claras y por más que lo intentéis ni voy a pensar que no me acepto, ni que no me gusta mi cuerpo ni que sigo enferma. Lo digo pensando en la gente que pueda leer esto, o en las personas a las que les podáis decir lo mismo que me estáis diciendo a mí y que de verdad piensen que querer perder grasa es sinónimo de no haber salido del TCA !! Es que perdonad que me sorprenda tanto, pero a mí lo que me sorprende es que realmente penséis así.

    Que si a mí la nutri (que por cierto fui acompañando a mi madre, que ella sí que estaba a dieta, y de paso me pesó a mí) me hubiese dicho que estaba como una rosa, pues amén hermana. Pero como resultó que tenía la grasa alta y el IMC alto, que no esperaba menos, pues dije: ea, a mover el culo. En otra situación me podría haber dado un ataque de ansiedad. Pero no, le dije: "pues pensaba que iba a ser peor" y tan pancha. Y no es que me vea mal, en absoluto. Es que un % alto de grasa en algún lado se tiene que meter. Y la ropa de toda la vida del Señor me quedaba apretada. Pero vamos, en cuanto me la pueda volver a poner, yo tan feliz. Y ahora, pues tan feliz también, pero consciente de que quiero bajar la grasa. Y si veo una foto en la que me salga papada, o el brazo más gordo o cualquier cosa, pues sí, lo comentaré, con el sentido del humor que nunca he dejado de tener. Que tampoco sé por qué decir que tengo una constitución diferente a la de mi hermana o decir que he cogido peso y que tengo los brazos más gorditos que antes es dejar de quererse. Son verdades como casas y eso sí que es aceptación. Pero ya está! No pasa nada. Pues sí, en esta foto tengo papada, y ya está, no me voy a poner a llorar. Pero podré comentarlo y reírme cuando vea la foto y decirle a mi hermana que menudo bollete. ¿O me la tengo que poner de perfil porque me acepto mucho y me quiero mucho? Son cosas que veo tan diferentes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, el caso es que es una realidad distorsionada, porque de bollete o brazos gorditos no tienes nada hija. Que tengas un poquito más de grasa de lo que dicen los íncides vale, pero no estás gorda ni bollete ni nada por dios. Qué distorsión!

      Eliminar
    2. Pues nada maja, igual es que eres conciudadana mía y yo aquí sin saberlo y me ves en persona más de lo que yo pienso. Que puede ser eh, no dejas de ser un "Anónimo". Porque te veo tan segura de cómo es mi físico, que supongo que me habrás visto mucho. ¿O sólo te basas en mis fotos? Igual hasta eres tú mi nutri, que te sabes todas mis medidas.

      En fin, (esto va por tu siguiente comment) ya me dirás tú dónde te he dicho yo que me vea gorda. Más bien todo lo contrario. Pero claro, (ah!, oh!) resulta que como soy de acumular grasa en el tronco superior (y esto es una verdad, intentes rebatírmelo por donde intentes rebatírmelo) y que como suelo ejercitarme andando y a penas si he cogido un par de pesas en mi vida, tengo las piernas mucho más firmes que los brazos, donde suelo acumular más grasa. Y es algo que tengo asumido y que no me va a evitar ponerme tirantes, ni tops ni lo que me dé la gana.

      Y oye, lo dicho, que igual me conoces mejor que mi propia familia y estoy yo aquí desprestigiándote. Pero cuando te digo que nos ponemos a mirar fotos mi hermana y yo, porque a veces le digo: ¿cuál quieres que suba a instagram? ¿cuál te gusta más? Pues a lo mejor ella elige una en la que ella sale bien, y yo le digo: ¿justo esa? que yo salgo medio hablando/con los ojos cerrados/con los brazos gordos (porque sí, porque no somos unas pedantes y se suele utilizar esa palabra, incluso cuando sabes, porque lo SABES, que dentro de los parámetros bla bla bla tú no eres una persona gorda). Y entonces yo puedo elegir otra, y mi hermana (que le pasa justo al revés y tiene una carita súper huesuda y unos brazos meeeega finos, pues acumula la grasa en las piernas) me puede decir: ¿justo esa? Que me salen unas piernas enormes. Y sabe perfeeeeeectamente que no está gorda. Y se va a poner pantalones tan cortos como para que mi madre le diga que es una fresca. Pero en las fotos, pues mira tú por donde, que nos suele gustar salir bien. Pero a nosotras, y a cualquier persona del mundo mundial. Y si me conoces nada más que por fotos, que salgo o con los brazos estirados, o con manga larga, o con la mano en la cintura, o con infinidad de poses que siempre hacen que acabe eligiendo esa foto para subir, pues obviamente como comprenderás no tienes una imagen muy completa de nosotras. Y cuando le hago bromas a mi hermana en plan: "si anda, esa vamos a subir, mira qué brazo!" Pues ella se ríe y me sigue el rollo. No me dice: noooooo, tienes el brazo genial. Porque si es verdad que justo esa foto no me hace justicia, pues es verdad. E iba a decir ahora: para muestra un botón, y enseñar cualquiera de esas fotos (que tengo para elegir) pero paso de ampliar más el temita y que ahora pasemos a analizar una mísera foto.

      Porque siempre me acabas hablando de mí, y de mi supuesta distorsión, y no me gusta que hables de alguien a quien no conoces, porque es que no te queda otra que patinar.

      Eliminar
    3. De lo que sí estoy dispuesta a debatir es de los motivos que te hacen creer que cualquier persona, independientemente de que sea yo o Santa Teresa de Calcuta, no está completamente curada: que si querer adelgazar es porque no te gusta tu cuerpo, que si hacer dieta es síntoma claro de tener TCA. Todo eso ok, debatimos. Pero no me vengas con afirmaciones sobre mí misma si no me has visto nunca... Porque ni sabes lo que como (y te sorprendería saber la cantidad de variedad que ingiero y lo poco que me importa rematar con unas onzas de chocolate SI DE VERDAD me apetecen), ni sabes en lo que consiste mi dieta, ni sabes lo que me la suda que suba de peso si bajo la grasa y aumento el músculo, ni sabes cómo tengo los brazos en persona, o la tripa o las piernas o el color de los ojos. Ni sabes lo que opino de ellos. Ni sabes que me obsesiono incluso menos que mis amigas, y que muchas veces si hablamos de comida es justo porque ellas sacan el tema o se rallan por algo. Ni sabes que conductualmente soy mucho más "normal" que muchas de ellas. Y habrá quién se tome ciertas palabras súper a pecho, pero no es mi caso. E igual que un día puedo decir: madre mía qué mofletes me salen en esta foto no? Otro día puedo decir mientras estamos mi padre y yo pensando ejercicios para hacer en la playa: pff... Si es que no sé qué más hacer, estoy inmejorable.

      Eliminar
  5. Y por Dios, no crucifiquéis a alguien por pronunciar la palabra dieta. Parece que cuando se habla de "volver a la normalidad" sólo se tiene en cuenta volver a comer pizza o tortilla de patatas; pero volver a reducir un poco cuando hemos tenido una época de excesos como hacíamos "cuando éramos normales" no es recuperación.

    Y por último (si es que no se me ocurre nada más), todo el tema de "no te gusta tu cuerpo porque quieres adelgazar". Vamos a pensar un segundo en la web WeLoverSize que supongo que la conoceréis. Se hace una apología tremenda a la aceptación de todo tipo de físicos SIEMPRE sin censurar la palabra gorda. ¿Que están gordas? Pues sí, ¿y qué? Lo aceptan y se quieren. Pero no van a dejar de decir que están gordas. Y si quieren bajar de peso, pues perfecto también. Pues sí, amores, yo volví del Erasmus bastante más hinchada que como me fui. Y lo tenía aceptadísimo tanto antes de irme como al llegar. Así que perdonad que no entienda la relación entre verse más gorda y no quererse o aceptarse. El saber que iba a subir de peso no me cambió conductualmente en absoluto: no iba a privarme de nada. Y luego, tocaría ser consecuente, tanto con el físico, como con los estudios, como con poner al día las fichas médicas, como con las obligaciones. CON-TO-DO. ¿Quererme? Muchísimo. ¿Conformarme? No, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la normalidad no es pizza, la normalidad es comer de todo lo que te gusta moderadamente y sin miedos. Macarrones, arroz... no ensaladitas. Bueno, si tú te consideras gorda yo considero que hay un problema, eso es todo.

      Eliminar
    2. xDD mis ensaladitas llevan como mínimo pasta, huevo, aguacate, atún y nueces, además de la base verde y el tomate. Con opción de cambiar la pasta por garbanzos o lentejas; y de añadir gambitas o cualquier otra cosa que se me pase por la cabeza. Descuida, que hambre no paso. Y sí, también como paella, y macarrones boloñesa y cocido, y también pescado al horno con patatas, y hamburguesas. Sé perfectamente lo que es comer de todo. Sé perfectamente lo que es comer con normalidad, y sé que querer bajar de peso cuando lo subes también es normalidad. Y claro que hay quién lo confunde con obsesión y vuelve a entrar en el bucle y no se permite salir de su plan de comidas y recae y nunca deja de obsesionarse con el peso y con la dieta. Pero también hay quienes están capacitados para cambiar los cereales por unas tostadas en el desayuno, evitar comer helados por amor al arte si realmente no tienes ganas, dejar de picar entre horas, y si una noche te dicen de salir a cenar a la sureña y compartís entre 4 raciones de calamares, lágrimas de pollo, croquetas y chopitos, con sus correspondientes 2 cubos de cervezas, pues acudes, y ni te rallas, porque tú sabes que estás comiendo bien el resto del tiempo, y que estás comiendo NORMAL y que ya no estás obsesionada. Y si un día estás hasta la coronilla de desayunar tostadas y te apetecen cereales, pues te los comes. Y para mí seguiría estando a dieta. Habrá quién no pueda concebir la palabra "dieta" sin la palabra "obsesión" pero aquí, a servidora, se le da bastante bien. Y oye, ya he bajado al 26% de grasa so... Not bad.

      Eliminar
  6. Y ojo, que entiendo perfectamente vuestra postura eh, que es totalmente cierto que hay muchísimas más recaídas que recuperaciones y que este tipo de comportamiento (hacer dieta, ejercicio, etc.) suelen propiciar las recaídas. Y no me gustaría tampoco que alguien leyendo esto decidiera hacer régimen y a raíz de eso tuviera que caer, pero es ley de vida. Nadie se ha curado jamás sin caerse antes 20 mil veces. Así que, en caso de que pasara eso, le serviría de lección. Igual que a mí otras 80 dietas me sirvieron de lección en su día. Pero que quede claro que también conozco chicas 100% curadas, y que en el día a día de una persona "normal" también existe el deporte, el cuidarse, el exceso, la compensación, el verse más gordas, el proponerse adelgazar (en qué lista de año nuevo no existe ese propósito?) y que no son términos que tienen que quedar vetados a las personas ex-anoréxicas. Que entiendo que os salten las alarmas, pero no los atribuyáis automáticamente a tener fantasmas dentro.

    ResponderEliminar
  7. Las recaídas pueden venir igual por dieta/ejercicio que por "pasar de todo" y "comer como todo el mundo" (las mías vinieron por lo segundo, por ejemplo- Soy el anónimo ex blogger de unos comentarios atrás). Porque nosotras no hemos pasado lo que todo el mundo y no hemos tenido una relación "como todo el mundo" con la comida. Es una línea muy fina y, pese a que soy pesimista con mi propia recuperación total (con la mía, estoy seguro de que mucha gente lo supera...yo aún sigo en ello) tengo claro que "dejarse llevar" y despreocuparse no suele ser buena idea. Es difícil hacérselo entender al entorno, y no les culpo. Les saltan todas las alarmas, y en cierto punto lo puedo comprender. Pero para mi al menos ha sido más peligroso el despreocuparme y comer "como los demás" (porque eso me ha llevado a más de un atracón con su consiguiente bucle) que el cuidarme, planificar ejercicio, menús... No con la obsesión con la que lo hacía antes, pero tomándomelo en serio. Por mi experiencia creo que es la única manera de mantener un equilibrio...pero vamos, tampoco es que yo sea un gran ejemplo en estos temas :)
    Suerte y sigue así de bien, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo de razón tienes pero creo de verdad que se puede salir aunque para mi lo veo negro... En fin... Algo habrá que hacer.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Atracón y bucle vienen porque restringes, porque sigues teniendo miedo a coger peso. No se cura con conductas X, se cura en la cabeza y en el concepto que tienes de ti misma. Cuando se cure, no habrá más castigos físicos. Dicho suena sencillo pero hay mucho trabajo detrás.

      Eliminar