lunes, 21 de septiembre de 2015

Empieza un año completamente nuevo.

Dicen que septiembre es el nuevo enero y en mi caso va a serlo octubre más bien. Aunque aún me quedan 5 días para irme a Cracovia doy mi verano casi por terminado ya que estos días lo único que me queda por hacer son despedidas. Nota: las odio. Bueno en realidad es un sentimiento más bien de amor-odio porque en el fondo mola ver cómo tus amigos (los de verdad) te dicen que no te vayas y que te van a echar mucho de menos. Y te graban vídeos de despedida si están lejos para que no los olvides. Esa parte mola, pero la de darse cuenta de que realmente no voy a verlos en varios meses es la que cuesta un poco más. Pero vamos, que entre que tengo el corazón de piedra y que no puedo esperar más para conocer a toda la gente que me espera allí, gana más el sentimiento de amor que el de odio.

Estos días previos son los típicos en los que te pones a planificarlo todo ya que no quieres dejarte nada importante en España. Y aunque allá en diciembre, cuando empecé a tramitar todo el papeleo, pensaba que también me llevaría restos del TCA en la maleta, ahora tengo bien claro que me lo voy a dejar todo en España. E incluso en el pasado.

Empieza una nueva etapa y no sé si podré pasarme mucho por aquí (supongo que algún día de vez en cuando sí). No sé nada la verdad, ni cómo será vivir en residencia y compartirlo todo con todos, ni pasar 5 días de 7 (por decir algo) borracha, ni tener que ir a clase de empalme varios días a la semana, ni si me lo estoy inventando todo. Así que realmente pocos planes puedo hacer. Y la comida... La comida ya se verá. Es algo que inevitablemente me preocupa mínimamente porque no me apetece engordar, qué queréis que os diga. Porque si este año me hubiese quedado en España, ahora que ya me he curado, sé que por fin podría tener comida en casa sin miedo a atracarme y podría comer cosas fit (que las probé en Santander y están mazo ricas) y compaginarlo con el gym y ponerme cachon y voy a tener que esperar un año para conseguirlo. Pero como una vez allí me la va a pelar tanto todo y voy a hacer tanto lo que hagan los demás... xDD para qué pensar más. Esto se hace una vez en la vida y sólo hay una opción: disfrutarlo. Voy a intentar comer un poco normal cuando pueda (tampoco es plan de comer kebab todas las noches) y de hacer algo de ejercicio (que al fin y al cabo dudo que pasemos las 24 horas de fiesta). Pero que vamos, cero planificaciones. Sobre la marcha 100%. Lo que me apetezca en cada momento y lo que el Erasmus en sí me permita.

Sé de sobra que va a ser un año genial, que allí me va a dar igual todo y que cuando vuelva no querré volver. Y para qué hacer ahora planes a largo plazo? De momento a comprar mucha ropa de abrigo y a preparar la maleta que si algo tengo claro es que va a hacer un frío de c*jones !!

Espero seguir leyéndoos y manteneros un mínimo informadas. Me gustaría tener un poco de inspiración para hacer una entrada de despedida del TCA porque me gustaría recopilar todo lo que he sentido durante estos tres años pero oye... que no me viene. Hay tanto que contar y tanto que ya os he contado que yo qué sé...

Un besazo!! Os informo de todo por Instagram también!! jajaja @pennylane_94

2 comentarios:

  1. Pues mucha suerte con este nuevo comiezo, que te vaya muy bien!! disfruta que te lo mereces
    besos

    ResponderEliminar
  2. Estaremos pendientes!!! Jaja :) disfruta nena , que va a ser un año inolvidable !!!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar