viernes, 3 de julio de 2015

OJALÁ (NO) FUESE UN ÁNGEL DE VICTORIA SECRET

No voy a entrar a comentar la hipocresía que existe en el mundo de la moda, donde se pretende vender que la imagen de sus modelos corresponde a mujeres reales que pueden comer todo lo que quieran y ejercitarse moderadamente, cuando en realidad únicamente viven para cuidar su imagen y lucir delgadas. No voy a entrar en ese tema porque (creo) que es algo que ya todos tenemos bastante claro.

Lo que me estaba planteando hoy yo es: OK. Supongamos que tras pedir un deseo a una estrella fugaz, de la noche a la mañana consiguiera tener un cuerpo digno de desfilar en la pasarela de Victoria Secret y la famosa marca de lencería me escogiera para sus eventos. Ahora únicamente debería mantenerlo. Y puesto que mi vida, mi sueldo y mi trabajo dependerían únicamente de mi imagen física, tendría todo el tiempo del mundo para ejercitarme y llevar una dieta adecuada a los requerimientos de la empresa.

Y bien, ¿tenéis idea de lo que esto supone? Según declaraciones de las propias modelos de Victoria Secret:

La dieta de Giselle Bundchen no permite azúcar de ningún tipo, nada de alcohol y carne sólo cada 15 días. Bundchen realiza una rutina de ejercicios diarios que incluyen artes marciales, incluso, entrenó Kung Fu hasta dos semanas antes de tener a su hijo.

Doutzen Kroes no consume carbohidratos ni azúcar. Kroes boxea, salta lazo, corre y hace mucho trabajo de piernas para endurecer los muslos y las nalgas.

Adriana Lima es uno de los ángeles más reconocidos y siempre ha dejado claro que ser parte de las elegidas por Victoria’s Secret es uno de los trabajos más exigentes que existe. Para el desfile anual de ropa interior, Lima es preparada dos veces al día por su entrenador personal, y nueve días antes del espectáculo no consume sólidos y se alimenta sólo de proteína en batidos y agua. Doce horas antes del show, deja los líquidos por completo. Cuando no está preparándose para el espectáculo, Lima consume mucha proteína y cero azúcar.

El secreto de Candice Swanepoel consiste en limitar las porciones de manera estricta. Una comida tiene que caber en su mano.

Ya no es sólo que en el deseo a la estrella se me tendría que haber pasado por la cabeza pedir también toneladas de fuerza de voluntad para sobrevivir comiendo prácticamente verduras y sopas, cero carbohidratos y a penas nada de carne sin ataques de ansiedad cada cinco minutos; también es que por lo visto el precio que me toca pagar para conseguir el cuerpo que tanto ansío es renunciar a todos los placeres que mi nivel de vida sí me permiten disfrutar.

Qué sería de los: "nos hacemos unas cerves esta noche?", o las horchatas/granizados en terrazas cuando el calor empieza a apretar. Ni hablemos de las noches de fiesta o los desayunos con churros y chocolate. ¿Pizza? ¿eso qué es? O decidir que este verano te apetece marcarte un crucero por el Mediterráneo. ¿Unos días en familia? Quizás, pero llévate ojo con lo que te metas en la boca, y ve pensando respuestas convincentes cuando tu hija te pregunte por qué no comes lo mismo que ella. Las palomitas en el cine, o un llaollao cuando empieza la temporada. Pasar una semana en la playa, o esquiando en la montaña, o simplemente el hecho de tener proyectos personales que te hagan sentirte valorada por algo más que un cuerpo trabajado. Que sí, que todos sabemos que si te matas de hambre y te ejercitas estarás buena, pero a veces las personas necesitamos que se nos reconozca por algo más que las horas que pasamos en el gimnasio.

Quizás ese sea el motivo por el que varias modelos decidieron abandonar la firma a principios de año igual que hizo Miranda Kerr en 2013.

El pasado viernes se hacía oficial la salida de la modelo Karlie Kloss de Victoria’s Secret y sólo horas después, Ed Razek, director creativo y de marketing de la famosa marca de lencería, confirmaba a través de su cuenta de Instagram que la veterana Doutzen Kroes también colgaba sus alas. De hecho, la top holandesa decidió abandonar la firma estadounidense la pasada Navidad, después del último desfile anual.


La marcha tan seguida de dos de los ángeles más conocidos y este retraso en dar la noticia han levantado rumores sobre la casa de lencería. Según la página web Page Six, la dedicación y el tiempo que exige la marca sería la primera razón por la que las modelos cuelgan sus alas. Deben comprometer al menos 50 días al año para los desfiles, sesiones de fotos y fiestas. Días que se suelen multiplicarse por el éxito de la marca. Este jueves, por ejemplo, tendrá lugar el primer desfile de baño televisado en la historia de Victoria’s Secret.
Ese compromiso les deja a las modelos poco tiempo para otras marcas y desfiles. Miranda Kerr ya abandonó Victoria’s Secret en 2013, después de cuatro años como una de las ángeles más mediáticas, para dedicarse a proyectos personales. “No puedo comprometerme a un contrato a tiempo completo”, decía entonces. “Son tres meses al año como mínimo”. Siguiendo sus pasos, Karlie Kloss se va porque, asegura, quiere dedicarse a estudiar en la Universidad de Nueva York; y Doutzen Kroes aprovecharía para trabajar con el resto de las marcas de las que es imagen, como L’Oréal, Calvin Klein o Dolce & Gabbana.
Que es obvio que son todas guapísimas y es inevitable aspirar a una imagen como la suya cuando aparecen con sus trajes y sus alas en los desfiles de Navidad, pero lo cierto es que no son chicas que deberíamos tener como modelos a seguir, a pesar de que esa sea su profesión. Nos intentan vender una imagen bonita y saludable cuando los medios para conseguirla son totalmente perjudiciales para la salud. Nos venden mujeres reales cuando hasta ellas mismas reconocen lo duro que resulta trabajar para la firma estadounidense.
No quiero tener que renunciar a todo lo que me hace feliz en esta vida para poder tener un cuerpo digno de pasarelas. Si he de elegir algún modelo a seguir prefiero fijarme en la gente que me rodea: flacas todas ellas, aunque con cierta celulitis, y con amor a los helados. Fieles compañeras de fiesta y de resacas, y totalmente expertas en hacerte sentir algo menos culpable cuando pasáis por un Mc Donald's con hambre de madrugada. Nunca desfilarán para Victoria Secret pero salen a ligar sintiéndose aún más preciosas que las que se hacen llamar modelos, y hacen topless en la playa sin importarles estar tan planas como una tabla de planchar. Son esas chicas capaces de ser tan guapas como para quitar el hipo sin haber tenido que pasar hambre en su vida. Que van a un restaurante y les sacan un plato de pasta más grande que ellas y empiezan a comer con un "Esto no me lo acabo ni de coña" y acaban repelando el tomate del plato con pan. Y no por ello se sienten mal con ellas mismas. Chicas que se sienten guapas, porque lo son. Porque (SORPRESA) la gran mayoría de mujeres no son modelos. De hecho, tienen un cuerpo súper normal. Y no por ello deja de ser un cuerpo bonito.
Y que sí, que veo genial que tú no quieras tener un cuerpo normal y que estés dispuesta a sacrificarte y controlar tu alimentación y a cumplir estrictas rutinas de gimnasio para eliminar esa celulitis que tenemos todas las mujeres y conseguir un vientre plano. Pues claro que sí. Hazlo si tienes las fuerzas necesarias. Quizás algún día también yo me lo proponga. Pero no lo hagas fijándote en modelos irreales, ni pasando hambre ni poniendo en riesgo tu salud. La gente que pasa horas ejercitándose también las pasa comiendo. Pero se comprometen al 100%. No vale eso de: hoy como bien y salgo a correr pero mañana me salto la dieta y lo echo todo por la borda, y al día siguiente me siento una inútil y restringo las calorías al máximo, y ya al otro vuelvo a comer sano y a motivarme a conseguir lo que quiero, porque ASÍ NO FUNCIONA. Y por eso digo que quizás algún día me lo plantee yo también. Porque sé que ahora no tengo tiempo ni ganas ni dedicación para un compromiso de ese nivel.
Y puestos a elegir modelos a seguir, voy a elegirme a mí misma. Porque habré pasado por un TCA y seguiré en proceso de curarme (aunque yo me veo prácticamente sana: 0 atracones, 0 vómitos), pero incluso cuando estaba bien metida en el trastorno tenía a varios amigos (que no lo sabían) advirtiéndome con frases como: "Eva, ten cuidado y no te conviertas en una creída". Porque habré podido pensar que estoy gorda, pero nunca he dejado de creer que soy la tía más alucinante del mundo.

6 comentarios:

  1. Quien quiere esa vida? debe ser muy dificil tal como describes en esta entrada y concuerdo que no deberian ser nuestros modelos a seguir, hay miles de modelos a seguir mas reales, y en todo caso tenernos a nosotras mismas de modelo como escribes tampoco es mala idea.
    te felicito por seguir en proceso de curarte
    besos

    ResponderEliminar
  2. Que entrada tan bien escrita y explicada. Muchas gracias por compartir. La voy a poner en mi blog...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. No dire nada más porque tublo dijiste todo.
    Si bien es cierto que los TCA son síntomas de que algo está funcionando mal (generalmente en la familia), no se puede negar que la influencia del estereotipo de mujer super delgada y exitosa tiene una gran influencia.
    Yo soy morena, mido 161 y peso 54 kilos, de contextura un poco grues con rostro grande, no soy preciamente delicada, pero como tu señalas me considero la mujer más inteligente y brillante; pese a que tengo bulimia y ahora estoy en terapia. Es que acepto que el estereotipo si influyo en mí, que aún me afecta cuando mi madre me dice que no coma porque engordaré, pero no dejaré que esto me impida crecer y desarrollar mis talentos ni me impedirá ser felíz.
    Te veo curada, pero si tienes un mal día recuerda que eres humana y tienes derecho a tenerlo, que eso también es parte de la vida. Sigue adelante.
    Te deseo lo mejor y eres un rjplo de mujer para mí, confío en llegar al punto donde te encuentras.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, yo tampoco pienso privarme si me apetece un helado!!!! Es verdad que me controlo, pero no hasta extremos. Besos!!
    Esa es la actitud!!

    ResponderEliminar
  5. Aplausos !!!

    Y por añadir algo ... como dice Xhelazz "todos somos atractivos y atractivas con poca luz y buena lencería , qué más da ser guapa que guapo si todos somos hijos del orgasmo "

    Muchas veces somos tan exigentes con nosotros mismos ... y sin sentido , pq nosotros no vivimos de eso xD

    ResponderEliminar