lunes, 20 de julio de 2015

RESUMEN FIB

Tengo tanto sueño que no sé qué hago escribiendo esto en vez de dormir, pero me lo he pasado taaan bien que me apetecía contaroslo. Pero bueno, que sigo teniendo sueño así que creo que seré breve (aunque luego nunca lo soy).

Nos presentamos en Benicàssim mi amiga H, una amiga suya y yo el miércoles a eso de las 7 y buscamos nuestro hotel. Los dueños majos majísimos. Dejamos las cosas y nos vamos a ver un poco la zona y a comprar cena. Esa noche aún no había FIB pero había off-FIB que es en una discoteca donde van todos los que salen al festival. Nuestro objetivo de la noche era hacer amigos con los que pasar el resto de la semana y hacer botellón y demás. Y dicho y hecho. Al principio no había nadie que nos convenciera. Dimos unas cuentas vueltas a la discoteca y hablamos con unos cuantos tíos pero bah. Y cuando ya nos estábamos cansando le dije a H: dime a quién quieres conocer que yo te los presento. Y me señala a un chaval que estaba muuuuuuyy bien. Pensaba que sería imposible pero nos acercamos, y no recuerdo qué le dije a él o a su grupito que... Amigos amiguísimos para todo el FIB.

Al día siguiente queríamos ir a sacarnos las pulseras por la mañana y cuando fuimos al coche para llegar al recinto nos encontramos con que habían puesto un mercadillo donde lo teníamos aparcado y... Multa para nosotras y viaje en coche policial por todo Benicàssim para llegar al depósito de coches. Eso sí, nosotras visto que no había nada que hacer para evitar pagar, pues tomándonoslo a risas rollo: menuda forma de empezar el festival xD Y H haciéndome fotos sin que me viese el poli. En fin, que llegamos al recinto (yo sin entradas, sólo con un ticket de compra y H sin el certificado de empadronamiento, que es lo que piden para probar que somos de la C. Valenciana y coger el descuento) y no sé qué tipo de milagro nos lanzó el karma pero no nos pusieron ninguna pega. Así que así de contentas nos fuimos a comer y luego a la playa un rato (donde me encontré de pura casualidad a mi poli de Castellón, os acordáis?). A partir de aquí la amiga de H cogió una rutina completamente distinta a la nuestra. Ella es blanca pero blanca de verdad de no tener melanina y quemarse con salir un poco a la calle, además no sabe casi nada de castellano y no le gustaban los chicos que habíamos conocido en la discoteca por ser españoles. Así que hicimos planes separadas, pero realmente estuvo muuuy guay porque H y yo solemos estar de acuerdo en todo y nos pasamos el día riéndonos como si fuésemos fumadas aunque vayamos completamente sobrias.

Total, que después de la playa fuimos al hotel a cambiarnos y a beber y cenar algo. Esa noche vimos Crystal Fighters y Florence + The Machine. IN-CRE-Í-BLES. Me fliparon los dos. No nos fuimos muy tarde a dormir. Serían las 4 o las 5 porque no había más grupos que nos interesasen, se nos había pasado el ciego y cuando nos encontramos con los de la discoteca después de los conciertos vimos que sólo quedaban dos de ellos y que también iban de tranquis, así que nos quedamos un rato bailando y hablando y luego los acercamos a casa y fuimos a nuestro hotel.

El viernes hice una de las mías de desaparecer sin dejar rastro. Fuimos un poco antes al recinto a beber con estos y cenar por allí. Hicimos botellón de cerveza, ya verás tú... Pues me subió en CERO COMA y me puse como una cuba. Entramos a ver a Prodigy, que era el cabeza de cartel. Entre toda la multitud volví a encontrarme al poli de casualidad y me separé del resto sin darme cuenta. Entre los saltos de la gente y los empujones que les da a los tíos por meterse en los conciertos aparecí sabe Dios donde, pero con una alegría en el cuerpo... xD Me subieron a hombros. Yo más motivada que nadie, a pesar de que no conocía ninguna canción del grupo. Y cuando decido que es hora de buscar a los demás recuerdo que no tengo el móvil encima porque se lo di a H para que me lo guardara. Pues nada, movilicé a medio FIB buscando a alguien que tuviera datos en el móvil para hablarle vía Facebook, y así acabé acoplándome a unos tíos que se iban a beber al parking y prácticamente acabé la noche con ellos. No sé qué tipo de mensajes le envié a H, pero al día siguiente le pregunté con unas ganas de matarla increíbles por no haber contestado, y me enseñó el móvil diciéndome que no le había llegado nada y que habían estado buscándome. Bajó a la recepción de madrugada y nos quedamos hablando medio dormidas hasta las 8 o así.

El sábado, habiendo dormido nada y menos, nos levantamos a las 10 de la mañana para ir a Aquarama (parque acuático) porque los del hotel nos dieron un pase VIP para que entrásemos gratis. Nos pasamos el día súper fresquitas, comimos en el Burguer, por la tarde mientras Hannah dormía yo me quedé hablando con los dueños a la fresca (había uno bien guapete) porque no tenía nada de sueño... Me invitaron a un helado y todo. Y por la noche de nuevo al recinto. El cabeza de cartel esa noche era Blur pero a mí personalmente no me gustó nada. Canciones muy de llorar y el tío encocado seguro sin concentrarse a penas. Volvimos a beber con los de siempre y a bailar y demás pero esa noche no duramos hasta muy tarde porque los grupos no nos motivaban nada y estábamos un poco reven.

El último día, el domingo, hicimos mojito para beber. Nos pasamos media tarde recorriendo Benicàssim entre risas pidiendo en todos los bares si nos podían dar hierbabuena porque en Mercadona no quedaba y muchos otros sitios estaban cerrados. Al final conseguimos un buen manojo y con mezcla de rones que nos quedaban por ahí sueltos, un poco de limón exprimido y muuucho azúcar quedó algo decente.

Adivináis con quién bebimos? :P Pues eso. A las 21:20 entramos a ver Vetusta Morla (me encantaron) y nos pilló a H y a mí súper melancólicas y pensativas y de hecho luego cuando volvimos al botellón estábamos las dos como idas y a nuestra bola. Pero ella me contó sus ralladas mentales y yo le conté las mías, y una vez desahogadas volvimos a tope a beber y a ver a Bastille y a MO (este día había buenos conciertos). El siguiente en actuar era Madeon pero queríamos estar bien ciegas para ponernos a bailar música de DJ y decidimos salir fuera a robar alcohol. Primero pillamos una botella de Gordon's con Coca-Cola que había sobrado por ahí y nos obligamos a beberla de golpe con tragos de al menos 4 segundos. Luego nos fuimos al camping (yo nunca lo había visto) y pillamos una botella de Ginebra de la buena que había al lado de una tienda de campaña con una botella de tónica. Lo mezclamos todo en la propia botella y para adentro. Y mientras bebíamos, me senté en unas piedras que había al lado de unos guiris y estos nos acogieron y nos invitaron a cervezas y a conversación. Muuuuy guay. Toda ciegas volvimos al recinto y nos encontramos de pura potra con nuestros amigos. Nos pusimos en plan a tope, vimos al dueño del hotel que también nos invitó a cerveza, al amigo de una amiga de Valencia que me llenó de purpurina, a unos compañeros de la carrera, y no sé, muy guay. Después de eso ya tocó volver al hotel y comer algo (unas pringles y un farton) porque sino ya me estaba viendo potando el coche al día siguiente de camino a casa.

Me he dejado cosas en el tintero porque este blog no deja de ser mi blog de bulimia y sé que me leen conocidos y no me voy a meter en los temas personales, o de tíos, o de nuestras melancolías en Vetusta porque paso. Así en global: flipante. Con mil ganas de ir al Arenal la semana que viene y de repetir otros años.

Y con respecto al tema del cuerpo que me comentaba alguna en la entrada anterior, obviamente la foto que subí es una en la que me veía bien... (A lo Flau :P) La perspectiva es de cabezona y cuerpo diminuto y de tripa sólo se me ve una franja. Aquí os dejo unas cuentas fotos en las que podéis ver a lo que me refiero cuando digo que estoy fofa. Poco durarán así que disfrutarlas ahora.


Foto Snapchat de antes de ir a la playa. Perspectiva estratégica.

Foto de imprevisto en la playa. Veis lo culona que me he puesto y la tripita que sale?

                                                               FOTO ELIMINADA


Mirad la chicha del brazo.

Más o menos decente.

Resultado de la purpurina (Lunes por la mañana después de 4 días de festival. No estoy tan hinchada...)

Y que pongo las fotos únicamente para mostraros que no es que tenga alucinaciones, sino que efectivamente tengo mis mollas y mis cosillas, pero que eso no quita todo lo que dije de la aceptación en la entrada anterior. Que obviamente unos días estoy más hinchada que otros (en las del bikini blanco por ejemplo estaba pre-menstrual) y que tengo otras fotos en las que salgo divina. Que por mí claro que perdería algún que otro kilo pero que ni estoy deprimida por ello, ni estoy haciendo tonterías ni dejo de ponerme camisetas cortas ni nada. Hemos comido Pringles y bocadillos para cenar (sí es cierto que el desayuno pasaba inadvertido muchas veces pero todo lo demás no nos lo saltábamos), y hemos bebido como si fuesen a prohibirlo, y joder.... que me he duchado frente al espejo de mi baño y me he visto súper sexy. Y que igual mañana sin embargo me vuelvo a ver peor. Sabe Dios... Si se nos va la cabeza con tanta obsesión.

De hecho, el día del top negro me estaba viendo gordísima en todos los reflejos y le dije a H: "Este verano es el que más hinchada me veo" a lo que siguió un silencio, y pensé: "No dice nada porque le sabrá mal darme la razón". Sin embargo acabó diciéndome: "Pues yo al contrario. Te veo súper bien". Y bueno, que para gustos, colores. Y que para ser el verano que más hinchada me veo, es en el que mejor me lo estoy pasando.

Besos a todas :)) Y gracias por los comentarios de la entrada anterior... De verdad ^^

lunes, 13 de julio de 2015

HABLEMOS DE COMPLEXIONES

Hay épocas en las que me da por escribir entradas más costumbristas y otras, que las escribo más reflexivas. Y como estos días no tengo gran cosa que comentar de mis aventuras con la comida y el ejercicio, pues toca reflexiones.

Aún así os diré que comer estoy comiendo normal. Nada que destacar. Mi menú de verano vamos. Leche con lo que pille para desayunar (tostadas, cereales, valencianas,...), comida de mis papis al mediodía, merienda similar al desayuno si estoy en casa, o de helado o terracita si estoy fuera con amigos. Y cena pues pfff.... sabe Dios. O cerves y tapeo, o sobras de la comida en casa, o caprichos con mi hermana, o nada si no tengo hambre. Y así paso el día. De la playa a la piscina y viceversa, y dándole cada vez menos importancia a si estoy o no flaca.

Porque, sorpresa número 1. No tengo complexión delgada. WHAAT?! Que no que no, que tengo cuerpo de mami española que dará calorcito a su hijo cuando aún sea un feto, y que como buena nacida en Andalucía que soy tengo tendencia a acumular grasa y ganas de tapear a todas horas.

Que por qué lo sé? Pues porque yo también estuve flaquita una temporada y seguía teniendo molla por el cuerpo. Porque mi complexión es esa en la que si quieres estar fibrada tienes que currar. Luego hay chicas que tienen un cuerpazo de revista sin hacer prácticamente nada, y que las ves y dices: Uooh, qué fina y qué firme. Constitución my friends. Mi hermana, por ejemplo, es más huesuda que yo. No hace absolutamente nada y parece que tenga abdominales, porque se le marcan las costillas y los huesos de la espalda y no acumula casi nada de grasa. Cogió los genes de Alicante.

Sorpresa número 2: Buscamos la aceptación de los demás. Digan lo que digan de quererse a uno mismo y estar conformes con el cuerpo de cada uno, realmente lo que buscamos es que los demás nos aprueben. Si fuesemos los únicos habitantes de la Tierra poco nos preocuparía nuestro físico. O el rollo este que tanto se lleva ahora de ser fitness... Cuando estaba de moda el cuerpo de la Marylin, pues todos como ella; cuando se preferían los cuerpos palo, pues todos a pasar hambre y a luchar por el tight gap; y ahora que se ha puesto de moda levantar pesas, todos como locos a buscar un box de crossfit, aunque hace unos pocos años sonara raro eso de ver a una mujer ponerse cachas. Porque al fin y al cabo nos queremos a nosotros mismos cuando vamos acorde con la moda (a excepción de unos pocos casos a los que admiro). Yo aún estoy esperando que se pongan de moda las gordibuenas :P

Sorpresa número 3: La belleza es una actitud. Que no sé cuántas veces me habré repetido y hasta yo me canso de oírme. Pero haciendo un mix entre la primera y la segunda, me encuentro con que yo, con mi complexión de chica bajita y blandita, soy tan apetecible o más que cualquier otra con cuerpo de acero. Que si de ligar y encajar se trata, una personalidad fuerte y segura siempre hace más que unos abdominales marcados.

El fin de semana pasado estuve de fiesta en Valencia en el cumple de uno de los amigos de mi amiga (al que ya me había tirado en enero), y al salir de la discoteca otro de los de su grupito vino a buscarme para que fuera a acabar la noche a su piso. Y al día siguiente estuvo hablándole a mi amiga todo el santo día preguntándole qué le había contado sobre él. Ésta además me contó que en el taxi, otro de sus amigos (que además tiene novia), había estado comentando cosas sobre mí (no me especificó demasiado) y que repitió varias veces delante de ellas: "Es que Eva está muy bien".

Y lo cierto es que yo esa noche me reflejaba en todos los espejos y me veía especialmente enorme. Como hinchada de más, y encima con la típica cara de fumada de fiesta y cansancio acumulado (había dormido como 3 horas la noche anterior) y me preguntaba: Pero qué verá en mí el pavo este? Que encima parecía esculpido por ángeles. Pero una vez estaba al lío únicamente pensé: si estás aquí será por algo. Y actué de la forma más natural posible, como si de verdad me creyera que estoy buena.

Porque realmente, joder... Lo puse el otro día por Instagram (tenéis el link en la pestaña de arriba). Si no hubiese pasado por un TCA y no hablara de mi cuerpo con tanto desprecio... Si me viese como una Diosa griega y subiera fotos creyéndome como tal, igual hasta vosotras acababais viéndome así.

Os he hablado de mi hermana y siempre he pensado que su complexión me gusta más que la mía. Y la pobre... Aunque estoy segura de que le gustaría que fuese diferente, nunca se ha liado con nadie. Es una chica tímida y cerrada y sin ningún trastorno de la alimentación, pero simplemente le falta la actitud (o la oportunidad) para ligar con tíos que le atraigan. Y no me quiero meter más en este tema que miedo me da pensar quién puede llegar a leer esto y no me gusta hablar de terceras personas.

La cuestión es que volviendo al tema de las complexiones, hay que ser coherente con la que a cada uno le ha tocado y reforzar aquello positivo que tengamos. Que he conocido a chicas sanas sanísimas con una cinturita casi tan fina como mi brazo que si les enseño fotos de mi "peor época" pensarían que les estoy tomando el pelo porque eso para ellas seguramente sería estar gorda. Simplemente, porque hay que quedarse con el peso que a cada una le hace ver sana. Porque aunque yo no estuviera tan extrema, se notaba que ese cuerpo no era el mío, aunque en otra persona sí pudiera quedar bien. Hay gente cuyo peso estable le confiere un cuerpo extremadamente delgado y otra cuya genética le ha dotado de un culo enorme y unas buenas tetas. Y no hay nada ni mejor ni peor. Seguro que la chica flaca tiene complejo de plana y querrá tener más curvas; y la otra de culona o de demasiado grande. Que complejos nunca faltarán y distintas constituciones tampoco. Simplemente debemos aceptar la que nos ha tocado, mejorarla (si queremos) siendo coherentes con nuestra genética, y actuar como si fuésemos las tías más deseadas del mundo. Que desde la perspectiva adecuada todas estamos buenas.

Foto Snapchat echa de coña para una amiga pero.... (top top)

Y por último, únicamente comentar el caso de una amiga, que es posible que le sobren unos pocos kilos, pero es la tía más segura de sí misma que conozco y con un par de ovarios y ningún tipo de vergüenza la veo publicar en Facebook fotos como: ella misma comiendo un par de tostadas con nutella y comentando "Estas curvas no se mantienen solas". Porque sí. Porque Ole. Porque el que sufre es porque quiere. Que se la quiere más que a nadie y seguro que tíos no le faltan, porque transmite una seguridad y una personalidad tan fuerte que cualquiera se enamoraría de ella.

Besos a todas y buenas noches!

viernes, 3 de julio de 2015

OJALÁ (NO) FUESE UN ÁNGEL DE VICTORIA SECRET

No voy a entrar a comentar la hipocresía que existe en el mundo de la moda, donde se pretende vender que la imagen de sus modelos corresponde a mujeres reales que pueden comer todo lo que quieran y ejercitarse moderadamente, cuando en realidad únicamente viven para cuidar su imagen y lucir delgadas. No voy a entrar en ese tema porque (creo) que es algo que ya todos tenemos bastante claro.

Lo que me estaba planteando hoy yo es: OK. Supongamos que tras pedir un deseo a una estrella fugaz, de la noche a la mañana consiguiera tener un cuerpo digno de desfilar en la pasarela de Victoria Secret y la famosa marca de lencería me escogiera para sus eventos. Ahora únicamente debería mantenerlo. Y puesto que mi vida, mi sueldo y mi trabajo dependerían únicamente de mi imagen física, tendría todo el tiempo del mundo para ejercitarme y llevar una dieta adecuada a los requerimientos de la empresa.

Y bien, ¿tenéis idea de lo que esto supone? Según declaraciones de las propias modelos de Victoria Secret:

La dieta de Giselle Bundchen no permite azúcar de ningún tipo, nada de alcohol y carne sólo cada 15 días. Bundchen realiza una rutina de ejercicios diarios que incluyen artes marciales, incluso, entrenó Kung Fu hasta dos semanas antes de tener a su hijo.

Doutzen Kroes no consume carbohidratos ni azúcar. Kroes boxea, salta lazo, corre y hace mucho trabajo de piernas para endurecer los muslos y las nalgas.

Adriana Lima es uno de los ángeles más reconocidos y siempre ha dejado claro que ser parte de las elegidas por Victoria’s Secret es uno de los trabajos más exigentes que existe. Para el desfile anual de ropa interior, Lima es preparada dos veces al día por su entrenador personal, y nueve días antes del espectáculo no consume sólidos y se alimenta sólo de proteína en batidos y agua. Doce horas antes del show, deja los líquidos por completo. Cuando no está preparándose para el espectáculo, Lima consume mucha proteína y cero azúcar.

El secreto de Candice Swanepoel consiste en limitar las porciones de manera estricta. Una comida tiene que caber en su mano.

Ya no es sólo que en el deseo a la estrella se me tendría que haber pasado por la cabeza pedir también toneladas de fuerza de voluntad para sobrevivir comiendo prácticamente verduras y sopas, cero carbohidratos y a penas nada de carne sin ataques de ansiedad cada cinco minutos; también es que por lo visto el precio que me toca pagar para conseguir el cuerpo que tanto ansío es renunciar a todos los placeres que mi nivel de vida sí me permiten disfrutar.

Qué sería de los: "nos hacemos unas cerves esta noche?", o las horchatas/granizados en terrazas cuando el calor empieza a apretar. Ni hablemos de las noches de fiesta o los desayunos con churros y chocolate. ¿Pizza? ¿eso qué es? O decidir que este verano te apetece marcarte un crucero por el Mediterráneo. ¿Unos días en familia? Quizás, pero llévate ojo con lo que te metas en la boca, y ve pensando respuestas convincentes cuando tu hija te pregunte por qué no comes lo mismo que ella. Las palomitas en el cine, o un llaollao cuando empieza la temporada. Pasar una semana en la playa, o esquiando en la montaña, o simplemente el hecho de tener proyectos personales que te hagan sentirte valorada por algo más que un cuerpo trabajado. Que sí, que todos sabemos que si te matas de hambre y te ejercitas estarás buena, pero a veces las personas necesitamos que se nos reconozca por algo más que las horas que pasamos en el gimnasio.

Quizás ese sea el motivo por el que varias modelos decidieron abandonar la firma a principios de año igual que hizo Miranda Kerr en 2013.

El pasado viernes se hacía oficial la salida de la modelo Karlie Kloss de Victoria’s Secret y sólo horas después, Ed Razek, director creativo y de marketing de la famosa marca de lencería, confirmaba a través de su cuenta de Instagram que la veterana Doutzen Kroes también colgaba sus alas. De hecho, la top holandesa decidió abandonar la firma estadounidense la pasada Navidad, después del último desfile anual.


La marcha tan seguida de dos de los ángeles más conocidos y este retraso en dar la noticia han levantado rumores sobre la casa de lencería. Según la página web Page Six, la dedicación y el tiempo que exige la marca sería la primera razón por la que las modelos cuelgan sus alas. Deben comprometer al menos 50 días al año para los desfiles, sesiones de fotos y fiestas. Días que se suelen multiplicarse por el éxito de la marca. Este jueves, por ejemplo, tendrá lugar el primer desfile de baño televisado en la historia de Victoria’s Secret.
Ese compromiso les deja a las modelos poco tiempo para otras marcas y desfiles. Miranda Kerr ya abandonó Victoria’s Secret en 2013, después de cuatro años como una de las ángeles más mediáticas, para dedicarse a proyectos personales. “No puedo comprometerme a un contrato a tiempo completo”, decía entonces. “Son tres meses al año como mínimo”. Siguiendo sus pasos, Karlie Kloss se va porque, asegura, quiere dedicarse a estudiar en la Universidad de Nueva York; y Doutzen Kroes aprovecharía para trabajar con el resto de las marcas de las que es imagen, como L’Oréal, Calvin Klein o Dolce & Gabbana.
Que es obvio que son todas guapísimas y es inevitable aspirar a una imagen como la suya cuando aparecen con sus trajes y sus alas en los desfiles de Navidad, pero lo cierto es que no son chicas que deberíamos tener como modelos a seguir, a pesar de que esa sea su profesión. Nos intentan vender una imagen bonita y saludable cuando los medios para conseguirla son totalmente perjudiciales para la salud. Nos venden mujeres reales cuando hasta ellas mismas reconocen lo duro que resulta trabajar para la firma estadounidense.
No quiero tener que renunciar a todo lo que me hace feliz en esta vida para poder tener un cuerpo digno de pasarelas. Si he de elegir algún modelo a seguir prefiero fijarme en la gente que me rodea: flacas todas ellas, aunque con cierta celulitis, y con amor a los helados. Fieles compañeras de fiesta y de resacas, y totalmente expertas en hacerte sentir algo menos culpable cuando pasáis por un Mc Donald's con hambre de madrugada. Nunca desfilarán para Victoria Secret pero salen a ligar sintiéndose aún más preciosas que las que se hacen llamar modelos, y hacen topless en la playa sin importarles estar tan planas como una tabla de planchar. Son esas chicas capaces de ser tan guapas como para quitar el hipo sin haber tenido que pasar hambre en su vida. Que van a un restaurante y les sacan un plato de pasta más grande que ellas y empiezan a comer con un "Esto no me lo acabo ni de coña" y acaban repelando el tomate del plato con pan. Y no por ello se sienten mal con ellas mismas. Chicas que se sienten guapas, porque lo son. Porque (SORPRESA) la gran mayoría de mujeres no son modelos. De hecho, tienen un cuerpo súper normal. Y no por ello deja de ser un cuerpo bonito.
Y que sí, que veo genial que tú no quieras tener un cuerpo normal y que estés dispuesta a sacrificarte y controlar tu alimentación y a cumplir estrictas rutinas de gimnasio para eliminar esa celulitis que tenemos todas las mujeres y conseguir un vientre plano. Pues claro que sí. Hazlo si tienes las fuerzas necesarias. Quizás algún día también yo me lo proponga. Pero no lo hagas fijándote en modelos irreales, ni pasando hambre ni poniendo en riesgo tu salud. La gente que pasa horas ejercitándose también las pasa comiendo. Pero se comprometen al 100%. No vale eso de: hoy como bien y salgo a correr pero mañana me salto la dieta y lo echo todo por la borda, y al día siguiente me siento una inútil y restringo las calorías al máximo, y ya al otro vuelvo a comer sano y a motivarme a conseguir lo que quiero, porque ASÍ NO FUNCIONA. Y por eso digo que quizás algún día me lo plantee yo también. Porque sé que ahora no tengo tiempo ni ganas ni dedicación para un compromiso de ese nivel.
Y puestos a elegir modelos a seguir, voy a elegirme a mí misma. Porque habré pasado por un TCA y seguiré en proceso de curarme (aunque yo me veo prácticamente sana: 0 atracones, 0 vómitos), pero incluso cuando estaba bien metida en el trastorno tenía a varios amigos (que no lo sabían) advirtiéndome con frases como: "Eva, ten cuidado y no te conviertas en una creída". Porque habré podido pensar que estoy gorda, pero nunca he dejado de creer que soy la tía más alucinante del mundo.