miércoles, 24 de junio de 2015

VACACIONES

Hoola a todas!

Os hablo con una de las mayores resacas que pueda recordar. Anoche fue San Juan y en Alicante hay mucha tradición de salir a celebrarlo a la playa, hacer una hoguera, beber, y hablar con los amigos.

En un principio mis planes eran salir por Valencia con unas amigas a una discoteca aprovechando que teníamos lista gratis, y el jueves hacer la mudanza a Elche con mi padre. Pero ayer mismo por la mañana un amigo que vive en Barcelona y estaba pasando unos días en Elche (se vuelve hoy justo) empezó a decirme que me pillara un bla bla car y me bajara a hogueras, que no podía perdérmelo, que luego el jueves me subía con mi padre a Valencia en el coche y hacíamos la mudanza juntos, y al final me convenció. Se lo comenté a mi padre y me dijo que ahora ya no tenía clases en el instituto y que si quería podía subirse a Valencia esa misma mañana y hacíamos toda la mudanza ahí mismo. Y así fue la cosa.

A las 6 estábamos ya en Elche y yo había quedado con mi grupo de amigos a las 20:30 para hacer mojitos, pillar leña y salir hacia la playa. Pasé por Mercadona para comprar ron blanco y me encontré con el chico que me había convencido para venirme. Qué monos jaja reencuentro. Entre las prisas y demás sólo comí un plátano para cenar porque pensaba que luego en casa de mi amiga comeríamos algo pero se me lió la tarde que flipáis y llegué súper tarde a su casa y al final entre hacer mojitos y demás, no comí. Imaginaos con qué prisa me subió el alcohol...

La noche en sí muy muy bien, estuve con unos y con otros de risas y reencuentros, y recuerdo que acabé en una hoguera con unos tíos que estaban tocando la guitarra y cantando xD y que al final volví a Elche en el coche de unos que apenas conocía pero que teníamos a mi amiga en común (ojo). Pensaba que me dejarían en casa (qué inocente) y al final entre unas cosas y otras esta mañana he amanecido en su piso. He llegado a mi casa sobre las 12 (me han acercado en coche, eso sí) y me he duchado con un dolor de cabeza y una angustia en el cuerpo... No me sentía así desde mi 18 cumpleaños, donde por cierto también bebí mojito. Creo que voy a hacerle la cruz a esa bebida. He acabado vomitando, pero por primera vez en mucho tiempo, sin necesidad de meterme los dedos en la garganta. Me encontraba tan mal que ha salido él solito.

Y nada, me he puesto a escribir la entrada con un sueño terrible (habré dormido unas 3-4 horas, después de mi semana de insomnio de exámenes) y me he quedado durmiendo con la idea de levantarme a la hora de comer. Ssssi... A las 17:30 me he despertado. He bajado a comer una hamburguesa y media (le he dicho a mi padre que no quería nada muy pesado porque tenía mucha mucha angustia), un poco de melón y un mini Mágnum. Y me ha dado la vida (después de casi 24 horas sin comer y contando el plátano como comida...).

Así que nada, sólo quería deciros que así he inaugurado mis vacaciones y que no soy consciente de que haya terminado ya y no tenga que estudiar más. Que todavía me creo menos que este año no vaya a tener depresión post-vacaciones porque empiezo el nuevo curso en Polonia. Que tengo muchas ganas de verano y de viajes y de ver a todo el mundo y de disfrutar del sol y de la playa y de mi no-preocupación por lo que toque para comer. Que ayer salí con unos pantalones cortos y una camiseta a la altura del piercing y me sentía la tía más sexy de toda la playa, aún sabiendo que estoy más "gorda" que nunca. Porque sí, porque no me importa. Porque me veía piernas grandes pero me gustaban. Porque de verdad me he dado cuenta de que esquelética no estaba buena. Y que ahora mi "preocupación" ya no se basa tanto en reducir volumen como en reducir celulitis y flacidez. Que me gusto! Y sólo quiero ponerme un poco más firme. Y sé que como paso de hacer dieta en verano y que en Elche no tengo gimnasio no lo voy a conseguir. Y si supiéseis lo poco que me importa... Que tengo chicha en el cuerpo y que pocas fotos mías veréis en bikini este verano, pero que ya no me da vergüenza ir a la playa y que de verdad voy a disfrutar de estas vacaciones, porque ya no me importa lo que puedan pensar los demás porque sé que la única que piensa mal de mí soy yo misma. Y eso ya pasó.

Me voy al cine un rato con mi hermana que había quedado con mi vecina para tomar el sol a las 4 y obviamente se me pasó la hora hace mucho. Un besooo!!

Luego os cuento qué tal acabé el curso :) Seguro me acabaré olvidando pero intento que no.

jueves, 18 de junio de 2015

Sorprendentemente, todo sigue bien (EDITO)

Creo que no lo comenté por el blog, pero después de plantearme la opción de empezar a tomar antidepresivos, decidí buscar una solución más "natural" y descubrí (aunque ya había leído algunas cosas en mi época de más obsesa) que los suplementos de triptófano estimulan la producción de serotonina y por lo tanto calman la ansiedad, el apetito, la depresión y controlan el insomnio.

Llevo tomándolas desde hace 11 días (alternando entre 1-2 cápsulas/día) y me lo noto muchísimo. No sé si será efecto placebo, no sé si será que estos días se ha quedado mi compi en casa o no sé si es que me hacen efecto de verdad pero sigo con cero atracones y cero vómitos. Y he ido al centro y de haber querido comer dulces lo podría haber hecho, y estudiando en mi cuarto podría haberme atracado sin problema y... no. Simplemente, no me apetecía. He tenido mucha menos presión de exámenes, y no he sentido necesidad de picar entre horas. No estoy comiendo de menos tampoco eh, ni os penséis que son mágicas: he tenido también momentos de estrés (que aún sigo de recuperaciones) y también momentos de comer algo no planificado, pero todo dentro de los límites y sintiéndome genial por ello.

Hoy he tenido cumpleaños. Buffet libre en la parrilla de pollos planes. Imaginad la impresión que me daba el plan así de primeras... Pues al final he comido una pechuga de pollo, un pinchito, un filete pequeño de otra parte distinta del animal (no entiendo mucho de carnes pero tenía color distinto), un poco de ensalada, un par de patatas y agua para beber. Y luego, obviamente el debido trocito de tarta (no muy grande, tirando a pequeño). Pues de categoría! (en mi opinión)

Para mañana por ejemplo tengo pensado:
-Desayuno: Avena (40 gr) con un chorrito de leche + una cucharada de cola cao 0% + un kiwi
(Nunca tengo hambre al almuerzo)
-Comida: 100 gr de pasta cocida + tomate + trocitos de pollo (a modo de ensalada) y supongo que caerá un café
-Merienda: 20 cerezas aprox
-Cena: Una pulguita de pan de centeno con jamón serrano y tomate

Me ha dado por contar un poco las calorías a veces a modo de control, y este menú por ejemplo suma 958 kcal. Y no es que esté restringiendo. Soy consciente de que son pocas pero porque por lo general suelen subir a 1200-1400 kcal porque me da por meter alguna cosa más rollo algún yogur de postre, o algo más de fruta, o una tostadita, o lo que sea. Y lo veo bien, o sea que me doy márgen y eso, no es como cuando me ponía límites y me martirizaba si no los cumplía.

Y poco más que añadir. Corrí una 15K el sábado pasado con una amiga que me apunta a todas las carreras a las que se apunta ella. Y allá que fui, con cero preparación y después de haber pasado un mes con el culo pegado a la silla. Pero una experiencia increíble! Era carrera nocturna y había muchísima gente, muchísimo ambiente, muchísimos ánimos,... Valencia estaba preciosa y la llegada a meta fue una sensación de victoria inigualable. Me apetece probar alguna Spartan cortita. La de Valencia es en noviembre pero estaré en Polonia para entonces...

Igual salgo a correr de vez en cuando ya que en Elche no tengo gimnasio y a partir de este jueves estaré por allí. Me ha motivado la tontería esta de las carreras....

Un besazo a todas!!

EDITO: El triptófano lo venden en herbolarios. Yo he comprado la marca triptomax que además contiene vitaminas del grupo B, magnesio y hierro para ayudar a asimilarlo mejor. Vale 11,95€ y trae 30 cápsulas.

miércoles, 10 de junio de 2015

Never give up

Y efectivamente, ese estado tan pesimista ha pasado, lo que no quiere decir que ahora me encuentre bien. Es simplemente la relación de siempre: comer sin excesos = sentirse bien con una misma; comer con excesos = sentirse hecha mierda. Y esto es así aunque físicamente estemos exactamente iguales.

¿Qué quiere decir eso? Que esta semana a pesar de seguir de exámenes he comido bien, no he tenido excesos ni he vomitado, estoy algo más relajada y me veo algo mejor frente al espejo. Publiqué un post en instagram informando sobre mi estado de ánimo y mi pensamiento esporádico de tomar fluoxetina y esa misma noche me habló por whatsapp una amiga diciéndome que estoy pasando por una de las últimas etapas de todo este proceso, que ella también se veía fofa y mal cuando empezó a comer de todo y a normalizar, que se miraba en el espejo y era consciente de que le sobraban un par de kilos, pero que eso no hizo que dajara de comer, salir de fiesta y disfrutar del día a día. Ahora ella ha salido completamente de su TCA, está más guapa que nunca, entrena con pesas para tonificarse, come como una campeona y se le está poniendo un cuerpo que quita el hipo. Todo esto (que quede claro) por gusto, sin ningún tipo de comportamiento enfermizo y sin compararse ni martirizarse si los resultados tardan en llegar.

Así que me motivé muchísimo. Me motivé porque me estaba dando la sensación de que lo estaba haciendo todo mal. De que hace ya unos cuantos meses, con la excusa de "tienes que comer sin miedo" me había estado jartando un poco de más: kebabs post-fiesta, cervezas, fritos, helados a media tarde, crepes de resaca, postres dulces, etc. Y que aunque es cierto que le había perdido el miedo a la comida, ahora le estaba cogiendo demasiado cariño. Y me sentía mal. Sentía como que ya era tarde y que ahora me había acostumbrado a comer porquerías y que iba a engordar aún más. Y los pantalones ya me apretaban, y la cara ya la tenía más hinchada, y los brazos ya se me veían más gordos. Y de ahí mi depresión.

Pero a raíz de esa simple conversación me di cuenta de que el miedo a la comida no se pierde haciendo dieta ni comiendo sano o contando calorías, aunque estas sean de un número adecuado. Me di cuenta de que quizás no lo había hecho tan mal después de todo y necesitaba ese viaje a Polonia con Hannah para comerme un kebab post-fiesta, o pillar un par de hamburguesas del Mc Donald's si teníamos prisa por coger el avión, o de comernos una manzana de chocolate si nos apetecía a media tarde. Porque el miedo a la comida se quita comiendo sin miedo. Que quizás no vino tan mal pasar una tarde de quintos bebiendo cervezas para darme cuenta de que al día siguiente sólo iba a tener resaca, pero los mismos kilos encima. Y quizás haber pasado este último mes sin pisar el gimnasio me ha hecho darme cuenta de que igual que la forma física requiere tiempo para ganarla, también requiere tiempo para perderla. Y yo sigo estando en forma.

Al final, todas estas cosas me hicieron darme cuenta de que lo único que engorda son los atracones continuos, y que aunque obviamente debo cuidar lo que como en mi día a día, necesitaba perder el miedo a comer. Porque un kebab post-fiesta no engorda, ni tampoco las cervezas del sábado, ni un pequeño helado después de comer, porque estas cosas también entran dentro del balance que supone la dieta equilibrada.

Con todo esto escribí un nuevo post en instagram diciendo: "

Tras una sesión de ánimos de Luisinha directa al gym que me he ido, que ya le tenía yo ganas. Que no sé si se lo habré dicho alguna vez o si todas las veces que lo he pensado se ha quedado en mi cabeza pero eres mi total ejemplo a seguir! Y si tú, que no sólo has conseguido salir de la anorexia sino que además has sido capaz de quererte a ti misma y conseguir toda la fuerza de voluntad necesaria para mejorar tu cuerpo día a día con constancia y sin comportamientos enfermizos, también pasaste por una etapa como la que estoy pasando yo para salir de todo esto, orgullosa estoy de haber llegado hasta aquí. (Menuda frasecita, coged aire). Y que sí, que me veo flácida y los brazos grandes y fofos. Y es que así están. Pero lo único que debo hacer es seguir comiendo, y seguir saliendo de fiesta, y seguir disfrutando mi vida para seguir normalizando. Porque si me siento así ahora no es porque me haya descuidado, es porque nunca he dejado de luchar para acabar con mi bulimia. Y desde que os dije lo del tatuaje que no he vuelto a vomitar, ni a atracarme tampoco [me tatuaré una flor de loto en la nuca si paso todo el Erasmus sin vomitar]. Y ojalá algún día pueda decir que nunca más volví a hacerlo. Y ojalá estos brazos fofos me hayan ayudado a conseguirlo".


Como decía ella misma, todo está en la mente: unos días entramos al gimnasio sintiéndonos unas bolas y salimos creyéndonos Beyoncé. Por eso no me cabe duda que en pasar exámenes, en relajarme, en ir a la playa y ponerme morena, en hacer alguna ruta por la montaña y SOBRE TODO en dejar de comer con ansiedad, me sentiré la tía más pivonaza de toda España :P

Y me guardo unas reflexiones que me han venido hoy a la mente a raíz de hablar con varias amigas que (Sopresa) también tienen una relación de mierda con la comida para otra entrada, que esta va a quedar muy larga sino. Y me hacen plantearme si los raros hoy en día no serán aquellos que no padezcan TCA.

Un besito y buenas noches :)

Y al comentario de Rebel Sweet sólo decir que sí me he planteado muchas veces convertir todo este blog en un libro, pero tendría que ser el día que verdaderamente todo esto sea cosa del pasado y además con la cantidad de intimidades que hay aquí metidas... tendría que hacer un remake bueno jaja

A las demás, mil gracias por los comentarios, como siempre. Y gracias por estar ahí :)

martes, 2 de junio de 2015

No quiero ni leer mi última entrada porque me va a dar tanta pena ver que lo que vengo a contar ahora es tan distinto a lo que conté en su día...

Han llegado los exámenes, y con ellos la ansiedad correspondiente. Me paso el día estudiando en la universidad y comiendo ensaladas y fruta, para que al llegar a casa me entre ansiedad y empiece a comer todo lo que no he comido durante el día. Y luego pienso en compensarlo todo al día siguiente. Y alguna que otra vez he restringido de más, pero luego al siguiente día volvía el descontrol. Y qué puta mierda de todo.

¿Descontrol en plan qué? En plan haber ido a por una ensalada de Mercadona con toda la intención de cenar bien y rematarla con 4 mini helados de esos que imitan a los Magnum en versión pequeña. Y no sé... Me deprimo. Me deprimo porque el curso pasado, aunque también tenía épocas de depresión terribles, muy en el fondo de mi corazón sabía que realmente no estaba gorda. Mi miedo a comer era más por cómo podía llegar a verme en el futuro. Y ese futuro ha llegado. Por primera vez en mucho tiempo me veo gorda, con todas sus letras, en plan de no querer estar con nadie y que me de vergüenza pasearme por la biblioteca. Y estoy súper deprimida. Hasta el punto de pensar en tomar fluoxetina. Y si no lo voy a hacer es porque llega el verano y tengo los festivales y el Erasmus el año que viene y voy a estar rodeada de alcohol. Que sino ni me lo pensaba...

Y a lo mejor en un par de días me siento genial conmigo misma porque voy al baño y dejo de retener líquidos y me deshincho completamente y consigo comer como una persona normal, pero es que a los dos días siguientes volverá el bajón. Porque esto es un maldito círculo vicioso.

Y me queda la esperanza de que todo esto sea debido en gran parte a los exámenes, y a ver que tengo que recuperar un montón de parciales y que no me da la vida para todo lo que me queda por delante. Porque de ser así, en cuanto me den las vacaciones me pasaré el día fuera de casa súper entretenida y me olvidaré de la comida y de toda esta mierda. Pero mientras tanto.... me esperan noches largas de estudio, y días de estar sentada engordando el culo, y de no poder ir ni al gimnasio, y de sentir que la ropa me aprieta y que esta enfermedad no acaba.

Y siento que hoy no haya entrada feliz, pero así es la vida: una montaña rusa de emociones.

Y ya está nenas. Otro día habrá más y con mejores ánimos. Venía a dar señales de vida porque Bittersweet me lo ha pedido, y aunque no me gusta escribir cuando estoy tan hecha polvo, realmente sienta bien desahogarse un poco. Aunque si no hubiera tanta gente sabiendo el link de este blog me expresaría con mucha más sinceridad.

Buenas noches a todas, y en especial a mis nuevas seguidoras, que aunque no suela contestar a los comentarios, me hace muchísima ilusión que estéis ahí. Un besazo enorme y voy a seguir estudiando.

P.D. Me hace gracia que un día malo para Flau sea un día súper healthy para mí :P
P.D.2. Podéis dejar opiniones/experiencias sobre la fluoxetina.