jueves, 4 de diciembre de 2014

Adelgazar restringiendo (Parte I)

Hoy he recibido una motivación especial para escribir en el blog. Y es que muchas sabéis que de vez en cuando recibo mensajes de chicas que me piden consejo/ayuda para poder superar el problema que están pasando y que aunque intento intervenir de la mejor forma que puedo, nada igualará al trabajo de un profesional. Sin embargo hoy me ha escrito alguien diferente, alguien que no esperaba: mi hermana. Me ha dicho que está muy preocupada por una amiga suya que está comiendo muy poquito y además alguna que otra vez se ha producido autolesiones o ha tenido pensamientos suicidas. Así que le he pedido el teléfono de su amiga y he empezado a hablar con ella. Quizás sea porque no me lo ha pedido ella y me lo he propuesto yo misma, o tal vez por la cercanía que existe al ser amiga de mi hermana, pero verdaderamente tengo la intención de hacerle ver que no ha elegido la opción correcta.

Y la cuestión es que el tema es el mismo de siempre, y es aplicable a cualquiera de nosotras: ¿por qué elegimos la restricción de nutrientes como método de adelgazamiento? Queremos perder peso, y en vez de seguir una dieta apropiada a nuestra altura, edad y complexión, seguida y programada por expertos en nutrición, decidimos jugar a ser dietistas y aplicar nuestra propia lógica: si dejo de comer, adelgazaré.

No, si en principio razón tenemos. La única pega es que el precio que debemos pagar es dejar nuestra salud por los suelos. Hace poco la psicóloga me dijo que realizara una lista con los pros y los contras de la restricción de calorías. Si tantas ganas tenía de restringir, sería porque algo muy bueno tendría que aportarme, ¿no? Bien pues pensemos:

Empecemos con los contras, que creo que acabaremos antes. Comer menos calorías de las que nuestro metabolismo basal necesita nos lleva a una ralentización del mismo: cuando no comemos lo suficiente el cuerpo se pone en modo alarma y decide parar por completo nuestro metabolismo para almacenar todo lo que decidamos meterle. Aislamiento social: el miedo a comer más de X calorías nos hace renunciar a eventos sociales, a cenas de grupo, a comidas familiares o a helados una tarde con amigas. Frustración: al poner un límite tan bajo de calorías es más que probable que acabemos pasándolo, y que en realidad sigamos en déficit calórico, pero lo único que nosotras vemos es fracaso y frustración, pensamos que nunca conseguiremos nuestro objetivo y mantenemos una actitud pesimista y negativa durante todo el día. Pérdida de cabello y debilidad: si no damos a nuestro cuerpo lo que necesita para realizar sus funciones vitales no podemos esperar otra cosa que falta de energía, falta de defensas, mareos, pérdida de cabello, debilitamiento de uñas, fatigas,... Atracones: El cuerpo necesita pedir glucosa como sea para intentar que sobrevivamos el mayor tiempo posible, así que es obvio que sintamos hambre al restringir y que muchas veces acabe en atracón. Y por suerte este no es mi caso, pero también se podría añadir a la lista las Autolesiones: y es que toda la frustración ya comentada y la infelicidad por no conseguir el cuerpo deseado muchas veces lleva a cortes y lesiones en nuestro propio cuerpo.

Y como pros.... ¿Adelgazar? Ese es el pro, ¿no? ¿Hay alguno más? Parece que pasar hambre, distanciarse de la gente, frustrarse, perder vitalidad, estar tristes y apagadas, insultarse a una misma y querer desaparecer de este mundo se ve totalmente compensado por un numerito apropiado en la báscula. ¿Y es esto totalmente cierto? Porque apuesto a que muchas de nosotras hemos llegado a ver ese ansiado número que pone a nuestro IMC por debajo del normopeso y no por ello nos hemos sentido más seguras de nosotras mismas. No por ello nos hemos mirado al espejo y hemos pensado: ahora sí. No por ello hemos decidido dejar de restringir y volver a comer con normalidad. No hemos conseguido volver a cenar con amigos ni estar a gusto en nuestra piel. Entonces... ¿qué es lo que hemos ganado?

Esta chica, la que os comentaba, me decía que ella sólo quería adelgazar un poco más y ya cuando su IMC estuviese por debajo de lo saludable volvería a comer con normalidad. Y por más que me haya dolido decepcionarla, he tenido que decirle que eso es lo que todas hemos pensado en un principio, pero que ninguna hemos sido capaces de hacerlo. Si sabemos que hemos adelgazado gracias a dejar de comer (500 kcal al día es igual que nada), y nos da pánico la idea de volver a recuperar el peso perdido, ¿cómo vamos a poder meter de repente 2000 kcal diarias a nuestra dieta sin miedo a engordar? Y si al miedo que ya de por sí tenemos añadimos que hemos dejado nuestro metabolismo a paso de caracol, que sentimos dolores de barriga cada vez que comemos algo un poco más pesado, o que de vez en cuando se produce algún atracón que nos hace sentir obesas, eso de volver a comer con normalidad de la noche a la mañana empieza a complicarse.

Entiendo que cuando el hecho de estar delgada toma una importancia tan grande en nuestras vidas seamos capaces de hacer cualquier cosa para lograrlo, pero os contaré un secreto: se puede adelgazar sin renunciar a estar nutridas, manteniendo nuestro pelo sano, la piel brillante y las ganas de vivir presentes. De verdad... si lo que queréis es mantener un cuerpo delgado y firme durante toda vuestra vida no juguéis a dejar de comer porque sí vale, igual empezáis a ver resultados rápidamente pero con la misma velocidad que vinieron se irán, a no ser que paséis el resto de vuestra existencia a base de aire y entonces lamento que esa existencia será bastante corta.... Y encima seguiréis estando igual de flácidas.

Los resultados duraderos son los que cuestan trabajo y esfuerzo y ocurren poco a poco. Son los que se consiguen combinando una dieta sana con ejercicio físico, que encima nos pone fuertes y firmes. Y lo mejor de todo, estaréis consiguiendo vuestro objetivo al mismo tiempo que adquirís hábitos saludables que podréis continuar usando durante años (y así mantener vuestro peso estable). Porque cuando lo hacéis mediante la restricción estáis adquiriendo malos hábitos día tras día, y pensáis que luego seréis capaces de llevar una dieta sana así porque sí. Pero desde luego es algo mucho más difícil de lo que creemos. Sino no habría sobrepeso en España, cualquiera podría seguir unas pautas alimenticias sin ninguna complicación. Y si esto no ocurre es porque cuesta acostumbrar al cuerpo a seguir una serie de hábitos, y mientras restrinjáis esos hábitos van a estar cada vez más lejos de vuestro alcance.

El título de la entrada dice "Parte I" porque pretendo hacer una segunda parte con testimonios de varias personas que me he ido topando durante estos dos años, que creo que son buenos ejemplos de cómo finalmente han conseguido su objetivo en el momento en el que dejaron de restringir. Dejaron de poner a su cuerpo en estado de alarma, de pasar hambre y acabar en atracones, y consiguieron el cuerpo que querían como debían haber hecho desde un principio.

No voy a ser tan hipócrita de decir que no entiendo a las chicas que siguen optando por restringir como método de adelgazamiento porque yo he sido una de ellas durante bastante tiempo, y lo sigo siendo en algunas ocasiones. Pero justamente por eso quiero que entendáis que no es tan fácil como solemos pensar en un principio. Lo único que intento con esta entrada es haceros ver a todas y a mí la primera que realmente nuestra meta tan buscada y querida está justo en dirección contraria. Queremos un cuerpo bonito y sano y lo único que hacemos es quitarle energía y vitalidad, cuando en realidad la solución es alimentarlo debidamente y moldearlo con ejercicio. Luchad por lo que queréis. De verdad, hacedlo. Pero elegid el camino adecuado.


9 comentarios:

  1. Son las hipócritas reglas de esta sociedad, que si no eres delgada y con las medidas 90-60-90 te excluyen, pero mi lema es "mientras más gordita más bonita".

    Muchas adolescentes se ponen a dieta cuando ven a modelos como Adriana Lima o Miranda Kerr, pero ignoran que estas bellezas "artificiales" se alimentan todo el día de claras de huevo y cogen horas de sueño para estar en el gimnasio. ¿Esto es sano? ¿Esto es normal? Me parece que no.

    Que los kilos bonitos son, y si se burlan los de siempre, es decir, los machitos de finde, pensad que lo hacen de todo y con todas.

    ResponderEliminar
  2. Es un asco tronca, yo elijo lo fácil, no puedo evitarlo.
    Y sí, flácida y jodida.

    ResponderEliminar
  3. Que bueno que no solo te ayude para tu misma salir sino ayudar a otras que pasan por lo mismo, me parece genial lo de los testimonios y concuerdo con que no es la mejor forma el restringir.
    Sobre tu comentario, creo que los trastornos alimenticios nos dan beneficios tambien como el no enfrentan todas las cosas que estan detras y cuando eso deja de ser el centro de nuestra vida nos damos cuenta de que habian muchos vacios y cosas por resolver y asusta porque tal vez la enfermedad era refugio y daba seguridad y falso control
    besos

    ResponderEliminar
  4. Hola. Hoy he estado leyendo tu blog y me ha dado que pensar. No tengo anorexia ni bulimia, solo que he desde hace un par de anos con la universidad me puse muy gorda( demasiado). Todos me veian y me lo decian,incluso mi madre cada vez que me veia era come verdura te hago algo a la plancha,estas mas gorda has ejercicio y a todo el mundo le decia esta a dieta ahora. Eso me ponia fatal,me duchaba con la luz apagab por n verme,me metia en paginas proanas para hacrr dietas super estrictaa y si las hacia y adelgazaba 3 kilos en una semana y eso me hacia estar feliz pero cuando llegaba a casa y mi madre seguia con lo mismo y n veia cambio me ponia fatal ycuando me quedaba sola comia sin parar. Nunca he vomitado perp lo he intentado y cuando n podia lloraba toda la noche. Asi que de 80 kilos baje a 73 xon ese metodo,semana sin comer con mareos y cuando volvia a casa atracon por mi madre. Despues de ese tiempo mi eatomago se estropeo y decidi comer mas sano y es lo que sstpy haciendo,me hice un imstagra donde nos seguimos y ahora comiendo bien estoy adelgazando ahora pesp 68.8 pero creo que me estoy obsesionando con las fotoa y las veces que me pesp al dia. Cuando me peso y veo wue he subido 100 gramos empiezo hacer seporte,beber agua y me.veo gorda no quiero ni salir de casa :(. Hoy escribo esto porque nose necesito tu opinion. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy triste que lleguen a ser nuestras propias madres las que nos inculquen el culto al cuerpo la verdad...
      Creo que sabes de sobra lo que opino de adelgazar restringiendo y de optar por el vómito y demás... Si has conseguido bajar a 68 kilos comiendo sano creo que debería seguir haciéndolo así. Pero sin obsesiones de verdad. Esconde la báscula en algún sitio alto o quítale las pilas o algo así y pésate una vez a la semana. La obsesión es tu peor aliado para mantener los resultados en el tiempo. Hazte un plan de ejercicio semanal y de comidas que creas que serás capaz de cumplir. No hagas foto a todo lo que comas ni te sientas obligada a tener que contar al mundo tu menú. qué más les a los demás lo que comas o dejes de comer? Haz lo que te haga feliz y cuéntanos lo bien que te ha ido el día o qué te ha preocupado. Yo hace mucho que dejé de subir fotos de comida a instagram porque realmente... me parece una conducta obsesiva. Prefiero comer lo que quiera sin sentirme observada, y contar cualquier otra cosa que no me recuerde que estoy en tratamiento por tca. Sinceramente creo que es importante despejarse y focalizar otras actividades que nos recuerden que hay mucho más por lo que luchar y disfrutar en esta vida a parte de la comida.
      Un besito :)

      Eliminar
  5. adelante con este blog. puede ayudar

    ResponderEliminar
  6. Hola, primera vez que escribo en un blog. Yo sufrí anorexia. Si, lo admito a un año de haber pasado por esta enfermedad. Recién ahora viendo atrás puedo admitir lo mal que estaba. Como salí? Primero el medico y el apoyo (amenaza en aquel momento) de mis padres que me obligaron a comer si quería seguir cursando en la facultad y haciendo voluntariado. Subí de peso, pero igual seguía desconforme con mi cuerpo a pesar de haber salido de los 43 kg con 1,58 de altura. Llegue a 50 kg y lloraba al ir a la nutricionista a pesarme y ver mi panza hinchada. Finalmente empece a alimentame bien a veces, y otras con atracones de galletitas o dulces. Me mude sola al ver q ya tenia un peso acorde : si! Mi oportunidad para volver a mi "panza plana"! Pero unos días seguía una dieta de 300 cal y al otro me daba atracones. No volví a bajar de peso por mas que lo deseaba. Tenia trastornos de alimentación a pesar de no estar baja de peso. Así seguí seis meses, viéndome gorda y fea de cuerpo a pesar de haber empezado en gimnasio. 55 kg.
    Un día me entregan un folleto de un deporte nuevo : CROSSFIT. no tenia idea que era, pero con tal de quemar mas calorías decidí empezarlo. Me cambio la vida! LA SALVO! Empecé a ver gente con cuerpo normales y hermosos. De a poco fui ganando fuerza y musculo. Subí de peso pero ya no me importó! Tenia un lindo "culo" y me formé todo en cuerpo. Superaciones diarias, equipo de trabajo, constancia!
    Ahora reconozco que todavía quiero bajar na panza pero no hago comiendo cosas sanas y q me hagan rendir bien en en deporte hermoso!
    Se puede salir!

    ResponderEliminar
  7. sinceramente, el sentir hambre y aguantarla me hace sentir superior a los demás y es algo tonto que no deberua pasar pero sucede y ese es el hecho. Hay veces (casi siempre) me hundo en un hueco pero el hecho de ver un hueso mas prominente es la mejor recompensa que puedo tener

    Cariño <3

    ResponderEliminar
  8. Mi cabeza se divide en dos partes donde en una te doy la razon y me entran ganas de hacer las cosas bien. Donde entiendo que lo que hacemos nos perjudica de un modo inexplicable.
    Pero la otra parte me dice que esto es lo que me merezco y no mas, que es la unica forma y que aunque se sufra mucho la recompensa es hermosa y vale completamente la pena.
    Creo que estoy justo en el peor momento de todo, donde estoy atascada, y aunque sepa lo que es mejor para mi sigo eligiendo lo que es peor. No se si este tipo de cosas se basan en bajar de peso, supongo que se trata del odio a una misma lo que nos hace hacer este tipo de cosa, el querer destruirnos aunque sepamos las maneras correctas de hacer las cosas...

    Me gusto mucho esta entrada!
    Espero que estes muy bien y que sigas escribiendo asi.
    Un beso grande y que andes muy muy bien!

    ResponderEliminar