viernes, 24 de octubre de 2014

¿Hacemos balance?

Hola a todos y a todas, que cada vez veo más chicos por aquí :)

He tenido que ir a por mi libreta de registros para poder recordar todo lo que debo contaros, porque hacía tanto tiempo que no pasaba por aquí que ya no sabía ni qué había estado haciendo estas dos últimas semanas.

Ya os dije que que siempre suelo seguir la misma dinámica: una semana bien, otra mal, y así sucesivamente. Y estas dos pasadas no podrían haber sido diferentes.

Después de la hinchazón y el malestar que me proporcionó mi cumpleaños, decidí empezar la nueva semana con buen pie. Y ya sabéis lo que eso significa: nada de restringir ni de compensar con ejercicio. Hacer cinco comidas al día con pan incluido y comiendo hasta quedarnos completamente sin hambre. Preparé un archivo excel con una planificación semanal para hacer la compra acorde con él y así no tener problemas ni tentaciones.

Os dejo el planning por si queréis seguirlo de base pero no está supervisado por ningún experto

Y todo fue genial. Desde el lunes 13 al viernes 17 cumplí (más o menos) lo planificado y además de no tener hambre ni ansiedad empecé a notarme mucho más deshinchada. Ese mismo viernes fui a ver a mi psicóloga (de nuevo la de Valencia, después de tanto tiempo). La puse al día sobre todo lo que había estado trabajando en Alicante y sobre mis progresos. Le enseñé los registros de esa semana y se sorprendió mucho de que lo hubiera estado haciendo tan bien: incluyendo pan en todas las comidas y cenas, cumpliendo las cinco comidas diarias, y perdiendo miedo a ciertos alimentos que antes contaba como prohibidos. Me sentí bastante bien conmigo misma y me alegré mucho de volver a trabajar con ella, pero me olía que la semana iba a acabar mal.

Y es que me esperaban demasiados eventos sociales en demasiado poco tiempo. El viernes salí de fiesta hasta las 5 de la mañana a una barra libre que organizaban los de medicina, y el sábado salí de cena con mi compañera de piso y nuestros respectivos novios. Bebimos barra libre de sangría y fuimos después a una cocktelería donde no fui capaz de pedir nada. 

Llegó el domingo y me sentía toda llena e hinchada. Y ya sabéis cómo funciona nuestra cabeza: en lugar de pensar que se debe a retención de líquidos (además estaba con la regla), tendemos a pensar que los excesos han pasado factura. Con todo este malestar en el cuerpo me fui de buena mañana a una cafetería a estudiar con mi amiga porque al día siguiente teníamos examen. Estudiamos en una cafetería para, a pesar de estar leyendo apuntes, tener la sensación de que hemos salido de casa, de ver gente, de quitarnos el pijama y de charlar un poco entre descanso y descanso. Fue el día que más a gusto estuve de todo el fin de semana. Bajando la resaca con el sol de la mañana y desayunando tranquilamente con buena compañía. Estábamos tan a gusto que hasta comimos allí, y ya a eso de las 5 de la tarde volvimos a nuestras respectivas casas a descansar un poco.

Pero el malestar y la hinchazón seguían estando presentes. Y, no sé, ¿sabéis esa situación cuando os sentís incómodas en la que la cabeza te dice "vamos a comer bien para que se pase pronto" y el corazón te dice "vamos a comer mal porque de perdidos al río"? Pues así estuve lunes, martes y miércoles. Me despertaba con ganas de acabar bien el día y en algún momento de la mañana acababa pasándome con algo, comiendo rápido porque no quería tener que hacerlo delante de mis compañeras, o aprovechando que me quedaba sola en casa para saltarme los planes. La ansiedad, el descontrol y las prisas me llevaban a dolores de barriga insoportables. Me sentía como si estuviera retrocediendo hacia atrás a pasos agigantados. Y al fin y al cabo, leyendo los registros me doy cuenta de que ni si quiera estaba teniendo atracones. Que tan sólo estaba tomando leche con cereales, pero con tanta prisa y vergüenza que me hacía sentir dolor y ansia. 

Y el miércoles estallé y acabé vomitando. Llevaba demasiados días acumulados como para haberlo evitado. No me siento orgullosa pero la verdad que tampoco culpable o impotente. Al menos conseguí frenar en seco el ciclo de dolor y malestar que tanto parecía estar costándome dejar. Jueves fui a la psicóloga y mientras pasaba las páginas de los registros yo sentía más y más vergüenza. Le dije: "no he hecho ni un sólo día bien". A lo que ella me respondió: "¿Cómo que no? Has seguido manteniendo las cinco comidas a pesar del malestar, has seguido introduciendo pan a pesar de sentirte hinchada, y has cenado incluso después de vomitar (aunque sólo fuera un yogur)".

Esta mujer siempre sabe hacerme sentir mejor. Mientras yo miraba las páginas con desesperación por ver todo lo que había hecho mal ella sólo parecía fijarse en todas las cosas que había hecho bien, en todo lo que había mejorado. Me dijo: uno de los problemas que presentan los TCA son los pensamientos del "todo o nada". La semana o ha estado bien o ha estado mal, como si los pequeños avances no importasen. Y tiene razón. Quizás sea porque para mí comer pan no sea síntoma de victoria, sino una contribución a subir de peso. Pero en el fondo sé que tiene razón, que a pesar de todos los impulsos que podían haberme llevado a tirarlo todo por la borda y dejar de comer, seguí mirando al frente y luchando por salir de esto.

Al final, el balance más claro que he podido sacar de todo es que ya no es tanto la comida en sí lo que me asusta, sino las situaciones. Soy capaz de comer un plato de espaguetis sin culpa (cosa que antes era imposible), pero me da miedo tener que comer con prisa algo rápido, salir a cenar con más gente o quedarme sola en casa.


SPAM SPAM SPAM SPAM SPAM

Mi chico está aprendiendo producción musical y la verdad es que le gustaría poder llegar lejos algún día con todo el tema de la música y el electro latino. Aquí os dejo la canción que acaba de sacar. Tened en cuenta que está empezando y no seáis crueles... Y si os gusta... Compartidla en Facebook o con vuestros amigos!! :D

12 comentarios:

  1. Sólo ver "plannings", "hacerlo bien", "hacerlo mal", "menús preestablecidos semanales" me da presión, así que no quiero imaginar a la auto-presión que debes estar sometida, cielo. No sé... quizá deberías fluir más, dejarte llevar, ver qué es lo que te apetece... no eres un robot. Al final la presión de hacerlo todo al milímetro puede darte ansiedad y acabar mal. Es lo que pienso... ¿no lo notas tú? Al menos hay progresos, siempre hay que tenerlos en cuenta guapa!! Un besazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí.. sé que puede parecer un poco presionante lo de tener que apuntarlo todo. Al principio quizás lo era pero ahora espero al final del día para apuntarlo todo y la verdad que tener un poco de planificación de la semana me viene mucho mejor que tener que improvisar sobre la marcha... Además que es el método que utilizan todas las clínicas, para poder ser conscientes de qué ha podido provocar cierta actitud, o si hay algún comportamiento que se ha repetido siempre después de tal cosa, etc. Pero gracias por el comentario guapa! :)

      Eliminar
  2. Hola Miri, concuerdo con el comentario anterior... o sera que yo soy un desastre y siempre que planeo algo hago todo lo contrario y es peor.
    Que bueno que tu psico te marque las cosas buenas, que te alimentas bien, tus avances.
    Seguí así, no me presiones.
    Te mando un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  3. Lo importante es seguir caminando en buena dirección :)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa!
    Queria preguntarte por tu experiencia con la psicologa. Tú notaste una mejora al empezar terapia? Y ella te da pautas para ir perdiendo miedos y tal o eso es más trabajo suyo y su papel es mayormente para desfogarte?
    Es que bueno...yo hace meses que vi que el tema alimentación de me iba de las manos¡ pero creía que podría sobrellevarlo sola, pero ahora creo que no... pero tampoco se si un psicologo me diria como hacer las cosas mejor o va a der solo para que yo expñique como me siento y tal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alba! Yo era como tú... El tema alimentación era algo que pensaba que controlaba pero que realmente hacía fatal, hasta el punto de acabar en bulimia como has podido comprobar. El caso es que pensaba que era algo de lo que se podía salir con fuerza de voluntad personal, pero por insistencia de mi novio decidí visitar a un psiquiatra para que me derivase a un psicólogo, uno normalito, de los que pasan consulta en el propio hospital/centro de salud. Y a mí, personalmente, me pareció una pérdida de tiempo. Iba allí, me obligaba a hablar de mis desgracias y salía llorando hacia mi casa, jueves tras jueves. El caso es que sólo duré cuatro sesiones. Me superaba. Y pasé el resto del curso convencida de que los psicólogos no servían para nada. Y cuando estaba a punto de llegar el verano y vi que seguía igual o peor que al principio decidí volver a pedir ayuda profesional, pero esta vez en una clínica ESPECIALIZADA en tca. He visto que tu blog está escrito en catalán/valenciano. Si eres de la Comunidad Valenciana infórmate sobre las clínicas "Previ", que es a la que voy yo y la verdad que noto el buen trabajo que hacen. Allí lo que hacen es darme pautas, información y demás para poder ir saliendo semana a semana de todo en lo que me metí.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. *
    Buenas, te leo desde hace algún tiempo y sinceramente te admiro, has conseguido avanzar muchísimo, no sentirte mal ni tener remordimientos por comer un plato de espaguetis, no creo que yo pueda conseguir algo así.

    Me alegro mucho de que estés pudiendo avanzar y no pienses quelas piedras del camino suponen un atraso, para nada, poder seguir hacia delante es lo importante y tu lo estas haciendo.

    Cómo es eso de que tienes dos psicólogas?, una en alicante y otra en valencia?. Yo hubo unos meses que compaginé la privada con la publica, pero ya sólo voy a una.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  8. En la carrera siempre nos dicen que hay que sacar lo positivo de las intervenciones, aunque salgan mal, hay que recalcarles que han hecho algo bien a la persona a la que se interviene, para que siga intentándolo con la autoestima bien alta!

    Y joder realmente lo estás haciendo de calle porque no desistes y sigues en la lucha, y porque tienes mejores hábitos!

    Un beso muy fuerte, no estoy muy inspirada pero siempre quiero pasarme a dejarte mis deseos de recuperación.

    ResponderEliminar
  9. Lo importante es que lo sigues intentado!! que bueno que alguien te ayude y valore lo positivo. Tendemos a ser muy perfeccionistas.
    Gracias por el planning esta bueno
    besos

    ResponderEliminar
  10. Wow, me impresiona cuán variada es tu dieta. ¡Felicidades! He tomado algunas de las comidas como ideas, gracias por subir esto.

    ResponderEliminar