lunes, 6 de octubre de 2014

Esto empieza a llegar a su fin.

Empieza a llegar a su fin porque ya no sé qué más contaros. Porque ya no me lamento. Ya no sufro.

Creo que todas las chicas que nadan en su propio TCA andan buscando la perfección. Cuando te das cuenta de que no existe, dejas de nadar. Siempre pensé que más delgada significaba mejor, y ahora que he conseguido establecerme en un peso sano me siento más feliz que antes. Quizás la pregunta fuese, ¿mejor en qué? Porque ahora me siento más fuerte, más segura, más tranquila, y más guapa. Creo que antes no tenía nada de esto. Tan sólo tenía una talla 34, y nada más. Y creo que no compensa.

No sé si lo recordáis o quizás ni siquiera llegué a escribirlo, pero hace algunos meses me dije a mí misma que cuando me sintiera fuerte compraría un bote de nutella y conseguiría terminarlo en su debido tiempo, sin atracones de por medio. Ese día ha llegado, chicas. Esta mañana he pasado a por un bote de nocilla sabor almendras, y tras probarlo he vuelto a dejarlo en su armario.

Sabe Dios cómo acabará ese bote. Quizás lo acabe tirando a la basura en un ataque de ansiedad o me lo acabe en una misma tarde, pero lo que me importa en este momento es que me siento con las fuerzas necesarias para tenerlo en mi despensa.

Muchas me dijisteis hace algún tiempo que no dejara nunca de escribir. De momento no pienso dejar el blog hasta que deje de ir a mi psicóloga, y para eso aún queda bastante. Después... quién sabe. Cuando consigues tener una relación normal con la comida no te apetece hablar de ello. Hablar de comida significaría seguir preocupándome por ella. Y aún me preocupa, por eso sigo escribiendo. Pero en un futuro todo se verá.

De momento la semana ha acabado perfecta. Sin atracones, sin vómitos y sin remordimientos. He salido a pasear con mi novio con un yogur helado enorme por merienda, y he comido kit kats para almorzar cuando me ha venido el antojo. He seguido yendo al gimnasio, como hacen las personas normales: sin obsesiones, tan sólo por gusto, durante el tiempo adecuado. Me he sentido bien.



8 comentarios:

  1. ¡Qué alegría da leerte, de verdad! Menudo ejemplo de quererlo y no cansarse hasta conseguirlo. Ni nos conocemos y me siento súper orgullosa de ti y me da mucha alegría verte así de feliz, guapa y adorable! Sigue así guapi! un besazooooo de las pesadas matriculeras :)

    ResponderEliminar
  2. Suena bien que sea posible. Ojalá lo sea.

    ResponderEliminar
  3. Se te ve y lee contenta :) mientras te ayude escribe, luego puedes dejarlo, es para ti.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Es un placer leer a gente como tu que tiene muchas ganas de recuperarse, mirar hacia adelanta y luchar contra enfermedades que hacen que la gente no pueda disfrutar de lo bonito que la vida te regala.
    Att. @mundorokista_anorexia (ask)

    ResponderEliminar
  5. Que guapa eres!

    Ay, esta entrada me ha puesto contenta y triste a la vez.

    Contenta porque admiro tu empeño y tu lucha por sobrevivir y salir de esto, de dejar atrás el control que ejerce la bulimia y volver a recuperar tu libertad. Triste porque algún día dejaré de leerte y te echaré de menos, aunque vale más que estés sana y feliz (aunque no puedo evitar sentir penita igualmente)

    Un beso guapa y espero que el bote de nocilla haya durado lo que tiene que durar y no te haya vencido!

    ResponderEliminar
  6. Miriam como me alegro de oir esto!!!!
    Hasta ahora no había tenido el valor de escribir, pero hoy me siento con fuerzas!!

    El curso pasado me fui a Valencia para seguir con mi carrera, todo iba cada vez peor hasta que apenas dos meses de acabar el curso una compañera de clase me dijo que ella había estado en Previ así que decidí hacer algo por mi y empezé tratamiento allí..creo que este fue el principio, el primer paso de mi recuperación...allí aunque durante poco tiempo empezaron a enseñarme el camino...cuando llegó el verano me volví a Galicia mi querida tierra, creí que estaba preparada para seguir adelante yo sola....pero como estarás imaginando no fue tan fácil y todo se volvió como al principio.

    Fue mi madre quien me animó a intentarlo aquí en Vigo, este verano abrieron un centro en el que tratan precisamente nuestros problemas es el Instituto de tratamiento de la conducta, Itca, al principio no sabía bien que hacer, otra vez a contarle toda mi vida a un extraño, a repetir aquello de lo que no quiero acordarme.....
    Ahora llevo ya mes y medio y sólo puedo decir, que de ESTO YO SALGO!! mi sicóloga es maravillosa me entiende y apoya en todo momento, incluso cuando no me lo merezco..ya sabeis a que me refiero.... y he de deciros que tanto escucharla a ella como escucharte a ti Miriam me hace tener cada vez más fuerza para salir adelante.
    Quiero deciros a todas las demás que no os quedeis solas, que busqueis un sitio donde sepan ayudaros, que esto es demasiado dificil como para hacernos las fuertes y creer que podemos con todo, que nosotras somos lo primero y sobre todo que sí que es cierto que
    PODEMOS!!!
    Un besiño a todas

    ResponderEliminar
  7. Después quizás encuentres otro modo de orientar el blog y te hayas encariñado con él. Por mi parte, ojalá te quedes, chica fuerte.

    ResponderEliminar