jueves, 2 de octubre de 2014

Así va la semana

Buenos días chicas! Creía conveniente dar señales de vida por aquí. Estoy deseando saber qué tal os ha ido la semana.

 ¿La mía? Pues yo creo que no va mal. Y digo esto después de haberme pasado por el forro todos los plannings de comidas y la healthy life.

El sábado tuve un cumpleaños por la noche. Una de mis amigas del instituto cumplía 20 años y nos invitó a cenar a su campo. Hamburguesa a la brasa, patatas fritas y picoteos varios, y el clásico trocito de tarta después de cantar un "Cumpleaños feliz".

La jugada se repite el domingo, pero esta vez en el campo de mi novio. Él nos invitó a mí y a sus amigos a comer. En un principio iba a ser barbacoa pero el tiempo parecía lluvioso y por no jugársela compró cocas (tanto rellenas de pisto como la de mollitas) e hizo algunas longanizas y magro con tomate. Y de nuevo picoteos varios, hidratos por un tubo y tarta. Y... en fin, no sé. Normalmente este tipo de entrada iría acompañada de comentarios del tipo: "han sido dos días fuera de lo planificado y ahora toca volver a la rutina y seguir comiendo bien". Comentarios basados en compensaciones que ya me tienen muy cansada.

Lo cierto es que fui a ver a mi novio y a mis amigos y me lo pasé bien. Y disfruté de la comida. Más bien, no le di importancia. Siempre estamos pensando en si la comida nos hace daño, o si nos hace disfrutar o si nos alimenta, o si qué. Y los demás simplemente comen. Comen sin pensar una y mil veces en las consecuencias (positivas o negativas). Así que básicamente me senté en la mesa, comí de todo lo que me apeteció y luego nos fuimos a reposar la comida en una sombra junto a su piscina, mientras hablábamos y reíamos. No era momento de pensar en compensaciones.

Y en realidad, por algún motivo que desconozco, el lunes y el martes sufrí un poco de ansiedad. El lunes fui de paseo a la cocina no recuerdo ya ni las veces, y el martes me dio un flechazo por oreos para merendar. Y de manera un poco inconsciente sí hubieron algunas conductas compensatorias: el lunes me puse a dormir a eso de las 12 y me desperté sobre las 4 (en serio que no sé qué por qué estaba tan cansadame) y me salté la comida del mediodía. Sobre las 6 merendé para ir luego a clase de CROSSFIT y después ya no tuve hambre de nada más. Simplemente, se me descuadraron los horarios. No sabía ni qué hora era.

El martes, tuve un pequeño ataque de ansiedad después de comer y acabé comprando oreo en el supermercado. Después estuve haciendo recados durante dos horas por el centro y luego fui a casa de mi novio. Allí me vino el hambre y como él se estaba haciendo un tazón de leche con cereales, le acompañé.

Entonces una amiga me preguntó que cómo me iba el día, con respecto a la comida y eso. Una amiga que está tan metida en esto como cualquiera de nosotras y a la que mando un apoyo grandísimo cada día y también cuando lea esto. El caso es que yo le dije que todo iba bien. Que si se refería a si había cumplido mis plannings de comidas súper healthy power, que no. Pero que no me apetecía pensar en ello, que simplemente había comido lo que me había apetecido sin darle demasiada importancia al asunto.

Y es que solemos pensar que siempre que comemos algo que no anda en nuestros planes hemos recaído. Y... si supieseis la de ideas que se me pasaron por la cabeza el martes por la tarde al entrar al supermercado, os sorprendería tanto como a mí que sólo tomara unas cuantas oreo. En el momento fue como: ¿ya estamos otra vez? Pero... seguí andando hacia el centro camino de hacer mis recados sin darle demasiada importancia, porque al fin y al cabo, fueron muchas sí, pero seguro que tantas como las que se hubiera comido mi novio si le hubiese puesto el paquete delante.

Creo que una persona no está curada cuando deja de comer por ansiedad, sino cuando deja de darle importancia a saltarse lo establecido. Obviamente no pretendo estar comiendo lo primero que me entre por los ojos todos los días, pero precisamente por haberme dado el gusto al iniciar la semana, el resto de días que están viniendo los estoy haciendo de 11. Cero ansiedad, cero remordimientos. Y eso que os estoy escribiendo desde mi cuarto, estando sola en casa desde las 8:30 de la mañana. Me he hecho dos tostadas para desayunar con un yogur, y más feliz que una perdiz.

Obviamente que haya dejado de martirizarme después de saltarme las normas no quiere decir que ya esté curada, porque aunque muy leves, sí han habido conductas compensatorias... Pero en realidad no han sido ayunos ni tardes de ejercicio descontroladas. Fui al gimnasio una horita, como siempre. Y cuando tuve hambre, comí. Queda el típico pensamiento de fondo de "podrías hacerlo mejor", pero como siempre digo: avanzar ya es todo un logro.

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo, hacerlo "perfecto" seguir el plan al pie de la letra no seria recuperarse, no se trata de eso, sino de poder disfrutar las comidas, de darnos gustos de vez en cuando sin compensar o darle tanta importancia, etc. Claro que tampoco es el otro extremo, la recuperacion esta tal vez en el punto medio
    besos

    ResponderEliminar
  2. Tener perfectamente planeado todo y cumplirlo no es estar sano ni curado. Es como el ex-alcohólico que evitar beber no yendo al bar. Sólo son conductas evitatorias. Estás claro que son necesarias al principio, pero luego hay que ser capaz de llevar una vida lo más "normalizada" posible.

    ResponderEliminar
  3. Pues me parece muy bien! Haces muy bien en no darle importancia, tienes toda la razón en que muchas veces tenemos pensamientos que nos hacen sentirnos mal por comer tal o cual cuando en realidad muchas personas de nuestro alrededor también lo comen y lo disfrutan, no piensan en si está bien o mal o en si no entra en el plan.
    Aunque no hayas seguido el plan al pie de la letra yo creo que lo importante es que has comido lo que te ha apetecido, que si un día comes más pues bien y si un día comes menos pues también, lo importante al fin y al cabo es escuchar a nuestro cuerpo lo que nos pide y no sentirnos mal por ello.
    Y sobre mi semana?? Iba normal hasta que de pronto está yendo a mejor :))) sabes lo que es que después de casi 8 años sin regla, me haya vuelto???? ^_^ yupiiiiii estoy contentísima!!!!
    Guapa, nos vamos viendo por IG y continua con esos ánimos que eres muy fuerte!!

    ResponderEliminar