domingo, 14 de septiembre de 2014

Hola chicas, no creo que me extienda mucho porque tampoco tengo muchas ganas de escribir. Pasaba más que nada para dar señales de vida y que sepáis un poco de mí. Espero volver a tener inspiración pronto para escribir entradas más reflexivas como las que suelo hacer normalmente.

La semana que estuve en casa, después de haber vuelto del Camino de Santiago no fue especialmente bien. En la clínica con Diana estuvimos planificando cosas para cuando fuera a Valencia, que era lo que más miedo nos daba a las dos. Hice un plan de comidas y una lista de actividades para cuando me diera ansiedad en mi nuevo piso o me encontrara sola. Pero aún no estaba en Valencia. Estaba en Elche sin ningún plan concreto, tan sólo quedando con alguna amiga cuando el Sol nos permitía salir a la calle sin morir de insolación. El resto del día me quedaba en casa dejando las horas pasar y lo que es peor, con mis padres y mi hermana teniendo que empezar sus trabajos o institutos. Vamos, que vomité. Me quedé sola un par de días sin nadie que me viese o me impidiera dejarme llevar por mis impulsos, y acabé en el váter. Al menos ya no me doy atracones antes de ello. Tan sólo comí un par de helados y fui directa al baño a expulsarlo todo. Estuve toda la semana sintiéndome como una mierda. Volvieron los pensamientos típicos: "cuándo acabará esto", "cada día estoy más gorda", y desprecios varios hacia mi comportamiento.

No me apetecía ni salir, pero hay que hacerlo. Hay que ver a la gente que te quiere sobre todo cuando queda poco tiempo para mudarse de ciudad. El caso es que estuve viendo a varias amigas y haciendo la maleta hasta que el domingo por la tarde nos fuimos mi novio y yo en el coche de su madre hasta nuestros nuevos pisos.

Y primera semana por aquí. No está yendo mal, sobre todo porque tengo a mi novio cuidando de mí todos los días. Me da miedo el momento en que deba quedarme sola, como siempre. Esto cansa demasiado.

He empezado las clases. Parece que me van a gustar las de este año. Voy motivada. Sobre todo porque de una forma u otra el tener que ir a la uni o estudiar por las tardes también me mantiene la mente ocupada. Además este año me apetece ponerme las pilas y sacar mejores notas.

Me he apuntado al gimnasio y creo que es lo que más me está motivando a hacer las cosas bien de todas las actividades que podría tener en mente. Probé la clase de crossfit el viernes y llevo dos días con unas agujetas increíbles. Me da la sensación de que en poco tiempo voy a poder definir todo lo que me apetezca, y además expulso adrenalina por un tubo y me despejo bastante. Está guay. Tenía ganas de volver.

Lo dicho, no me apetece hablar demasiado. Todo va igual. Uno días más, otros días menos. Sigo estando cansada, sigo viéndome gorda, sigo obsesionada con la comida, pero siempre avanzando hacia delante. No sé. No sé qué pensar ni qué deciros. Cuando me encuentre mejor volveré a escribir entradas motivadoras y algo más interesantes.

Cuidaos.

8 comentarios:

  1. Es que si fuera fácil no sería real.
    Pero ojalá sea posible.

    Yo ahora ya no creo en ello. Tengo algo tirando de mí hacia ocultar y volver, otra parte tirando a reconocerlo y pedir "más" ayuda.
    Y no me inclino demasiado hacia ninguno de los lados.
    Y cada vez me entra menos ropa.

    ResponderEliminar
  2. Crossfit, Wow, suena a un reto, adrenalina y sudor... Me gusta la idea, platicanos como te va con eso :)

    ResponderEliminar
  3. No todo es color de rosa en la recuperacion sino no seria real, no tienes que escribir solo entradas motivadoras, lo importante es que a ti te ayude el blog. Primero tu luego motivar a otros, ademas asi la gente sabe que es real que hay recaidas, que hay dias que no da ganas de nada, etc. Animos, esos dias pasaran no pierdas la motivacion
    besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Miri!!
    Gracias por dar señales!
    Que bueno que estés con crossfit!! No solo es motivador hacer ejercicio, sino el ambiente, las personas como se cuidan su aspecto físico, te motivan mas :)
    No siempre las cosas van bien, pero no todas las entradas tienen que ser buenas, puede haber grises.
    Te mando un abrazo!
    Cuidate!

    ResponderEliminar
  5. Caer de vez en cuando es inevitable, lo importante es que cada vez esas caídas sean desde menor altura y menos frecuentes, y parece que eso lo estás consiguiendo. No le tengas miedo a estar sola. ¿Sabes? Yo antes tenía miedo a la compañía. Me gustaba que nadie estuviera lo suficientemente cerca como para conocerme o poder sufrir por mi, que si algún día quería destruirme no arrastrase a nadie conmigo. Ahora voy aprendiendo a estar acompañada, porque es bonito saber hacer las dos cosas, y estoy segura que eres lo suficientemente fuerte para convivir sólo contigo misma. No te desanimes.
    PD. Te he contestado en mi blog, pero te lo digo también por aquí por si no me lees. En instagram soy @cristinasintina, pero no te he comentado mucho por ahí :)

    ResponderEliminar
  6. Hola linda! Siento no haberme pasado en tanto tiempo, la verdad es que tampoco he tenido una buena racha y he preferido alejarme un poco de los blogs y todo esto...
    Esto es así, hay subidas y bajadas, días mejores y peores, épocas en las que parece que nada vale la pena... Pero en el fondo sabemos que no es así, que por mucho que nos cansemos merece la pena levantarnos otra vez.
    Lo importante no es si caemos o no, si no seguir levantándonos. Que no se nos pase ni por la cabeza la idea de desistir. Y si se nos pasa, desecharla pronto.
    Vas por buen camino, llegarás lejos :)
    Me gustaría que leyeras la última entrada que he subido a mi blog, creo que te puede gustar: http://whispers-fromsilence.blogspot.com.es/2014/09/dont-look-back-youre-not-going-there.html
    Un abrazo preciosa, cuídate y mucho animo!! Tú puedes!

    ResponderEliminar
  7. Yo tmb recaí la semana pasada, vomité dos veces después de tres meses sin hacerlo. Vuelta a empezar! con más ganas y sin torturarme. Los atracones y picoteos existen, pero corro una horita en el gimnasio y fuera. Poco a poco.

    Mucho Ánimo!!! espero que la próxima vez vengas más contenta!

    Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  8. Uf, qué mal la recaída, pero te das cuenta y eso cuenta mucho. Me alegro de que sigas estable con el resto, e intentes hacer cosas y no detenerla, seguir adelante.

    Ahora tienes la oportunidad de empezar cosas nuevas y verás que este año cambiará mucho cómo ves algunas cosas. ¡Un beso! <3

    ResponderEliminar