jueves, 25 de septiembre de 2014

Cuando los fantasmas empiezan a morir

Realmente no tengo nada que contar pero... me siento feliz y quería compartirlo. En realidad me siento extraña. Extraña pero feliz. Extraña porque siento que me falta algo y feliz porque eso que me falta son los fantasmas que me han estado acompañando durante tanto tiempo.

Sólo han pasado un par de semanas. Sé que no es concluyente, que anteriormente también había pasado semanas cumpliendo mis horarios de comidas y sintiéndome bien por ello. Pero hay GRANDES diferencias.

La primera es que ahora no me está costando hacerlo. Recuerdo perfectamente una semana en concreto, poco después de que mi novio me regalase un planificador semanal de Mr Wonderful. ¿Os acordáis? Bien pues escribí todas las comidas del día y le pedí que me acompañara en todo momento durante esa semana porque iba a ser muy estresante y no quería volver a caer. Así lo hizo. Pasamos todas las mañanas y tardes juntos (creo que estábamos en época de exámenes y no había clases). Conseguí cumplir el planning a rajatabla y perdí un par de kilos. Me sentía genial. Genial y con una ansiedad enorme. El único motivo por el que conseguí respetar los horarios era porque estaba acompañada. De haberme quedado un segundo a solas me habría faltado tiempo para abalanzarme sobre la despensa. Tenía que reprimir los pensamientos hacia la comida y se hizo duro. Lo mismo pasó alguna que otra vez: acompañada y acumulando ansiedad. Al final esas épocas siempre acababan en recaídas porque la compañía no podía durar eternamente y la ansiedad había crecido demasiado.

Sin embargo estas dos semanas a penas he podido ver a mi chico, he pasado algunas mañanas a solas y aún así he comido lo que debía, en el momento en que sentía hambre y permitiéndome el lujo de improvisar sin comer de más en ningún momento. Cinco comidas perfectas que me quitaron el hambre y la ansiedad. Pan, lácteos, dobles meriendas si era lo que necesitaba, etc. He dejado de restringir y posiblemente haya perdido peso sin haber tenido que someterme a un esfuerzo extra.

No tengo la báscula en Valencia. Y la verdad que tampoco la quiero. Justamente, si los fantasmas se han ido, es porque se ha ido también la obsesión. Y volver a medir y contar sólo conseguiría que esta volviera.

No os voy a engañar. Sigo pensándome dos veces el momento de cenar. Y de hecho una noche me acosté sin comer nada. Pero sólo fue una. Todas las demás cociné algo apropiado (carnes, bocadillos, ensaladas o revuelto de huevos con gambas) y no las típicas dos tonterías que solía tomar antes para saborear algo dulce y pensar que con eso bastaba.

Sinceramente, no me reconozco. ¿Sabéis por qué creo que esta vez puede ser la definitiva? Hace unos pocos párrafos os he hablado de las otras "buenas rachas" que ya había tenido antes. En esos momentos me sentía feliz también, pero sabía que sería algo efímero. Sabía que la siguiente recaída estaba cerca, seguramente a causa de esa ansiedad acumulada. Ahora no veo el momento de recaer. Soy incapaz de imaginármelo. Y es que obligarse a hacer las cosas bien sólo crea más estrés. Comer bien es algo que debe salir natural, guiado por las necesidades de cada momento. Y hubo un momento en el que las necesidades me llevaban a atracarme, e inevitablemente a coger peso. Pero gracias a esos momentos, han podido llegar otros en los que las necesidades me piden comer bien, en el que no me apetece comprar dulces y comerlos sin control. Ya no me atrae.

Tuve que pagar las consecuencias de haber entrado en la bulimia. Y tras tener un cuerpo delgado que ni siquiera me gustaba tocaba volver a engordar. Pero cuando algo malo pasa, empieza a ser parte del pasado y dejamos de tenerle miedo.

Antes era incapaz de curarme porque me daba miedo engordar. Ahora que ya lo he hecho, ha dejado de asustarme. He visto lo que es, me he sentido fea y gorda y me han entrado ganas de quedarme en casa durante el resto de mi existencia. Y después, como por arte de magia, me he sentido capaz de cambiarlo. He aceptado que no estoy gorda, y que necesito comer para vivir. He aceptado que los atracones nos hacen subir de peso, hacer cinco comidas al día no.

He sufrido, sí. Pero cuando ese sufrimiento pasa al fin, nos damos cuenta de que ha valido la pena. Porque nos convertimos en personas libres, libres de sufrimiento. Y cuando se deja de sufrir es cuando se está preparado para volver a nacer. Y ahora yo estoy renaciendo. Estoy viendo mi vida de forma distinta. Ya no quiero ser flaca, quiero estar sana. Quiero hacer ejercicio y tonificar mi cuerpo. Sin prisa, sin obsesiones. Ahora sé que puedo comer sano y que antes de que sea consciente de ello, consiga el peso que me corresponde. En realidad, el peso ya me da igual. Sé que voy a ejercitarme y a ver mis piernas duras. Y ya no quiero ver dos alambres colgando de mi pelvis. Quiero ver dos piernas fuertes y bonitas que me permitan vivir aventuras y enfrentarme a cualquier cosa. Y os aseguro que de esta forma cualquier persona está más guapa. Porque al fin y al cabo la belleza es una actitud.

Verano 2013



Otoño 2014



11 comentarios:

  1. Pero si estás bellísima y delgada!! Seguramente tú sí notes que has cogido peso o no, pero exteriormente se te sigue viendo bastante delgada. Las ideas de normalizar las comidas para tener el peso que te corresponde suenan a: ya adelgazaré porque no me pegaré atracones. Sigue en tu mente la idea de adelgazar, aunque no la tengas siempre presente, queda un pequeño resquicio (esto lo deduzco por las cosas que has escrito, más que nada, que no te siente mal guapi, no lo digo a malas ni mucho menos). 2 kg arriba o abajo no son nada, no sé en qué peso estarás pero estoy segura de que se acerca más al infrapeso que a la media del normopeso. Debes comprenderlo. No puedes verte gorda porque no lo estás en absoluto... quizás te comparas, y la comparación te hace sentir mal. Pero antes no estabas sana! Y mucho menos mentalmente. Estás recorriendo el camino exitosamente y te animo a que sigas así y a que veas la realidad. Eres preciosa! Y el cuerpo también cambia, no lo olvides! Siempre has de ver lo mejor de ti. Besazos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente de una foto a otra hay 6 kilos de diferencia. Estoy en un IMC de 20. No me sienta mal en absoluto guapa. Sé que es tu opinión y que te preocupas por mí. Pero realmente he empezado a ver la realidad. Por supuesto que quedan resquicios. Aún hay trabajo que hacer, pero siento que ahora sí puedo lograr salir de esto. Y lo de que quiero adelgazar. En fin, ya ves que sí subí de peso. Y únicamente quiero comer bien y adelgazar para estar sana. Si haciendo eso no bajo de peso asumiré que así es como debo quedarme. Ahora lo único que quiero es comer bien sin atracones ni vómitos. Un beso :)

      Eliminar
  2. No creo que se te vea gorda, si subiste de peso te queda muy bien y no lo digo por decir, pero eso es lo de menos lo importante es como te sientes y se te nota distinta en la actitud, en la forma de expresarte, hay muchas marcas que van mas alla de lo corporal, lo importante es que tu lo notes!
    besos

    ResponderEliminar
  3. Ay, tengo la lagrimica colgando del ojo....Pero es de alegría, eh? Porque cuesta cambiar el chip, pero una vez que lo haces....Madre mía, qué diferencia!!!!! Comparto cada una de tus palabras, porque cuesta, es duro, pero cuando te pones a ello, la verdad, te sientes mejor. Ojalá todas y todos tomaran tu ejemplo, porque es el único camino que te conduce a la paz con uno mismo. Besos!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, por fin puedo leerte! :)

    Que te voy a decir! Que me alegro mucho, llevas mucho tiempo esforzándote y tarde o temprano tenía que llegar todo esto, tenías que ser capaz de poder comer sin llegar a los atracones, de una forma sana en la cual tu cuerpo no se engorde más ni adelgace más. Estás preciosa y haces bien en que te de igual el peso, ya sabes que el músculo tb pesa así que dos personas pueden pesar 60 kgs (por decir un peso), pero una puede estar gorda debido a su altura y la otra puede estar delgada pero tonificada, así que en realidad aunque el peso sirve tampoco es una medida del todo fiable.

    Continua por ese camino, que ya sabes que te apoyamos todos y si un día te caes no te desesperes, que lo importante es que tienes mucha fuerza de voluntad y cada vez te caerás menos!!

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  5. me alegre tanto por ti y por todas las que creemos que se puede acabar con los TCA sin llegar a la obesidad.
    Estás hermosa. Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Ojalá se vayan y no vuelvan más, y que te dejen en paz para siempre. Siempre hay esperanza, siempre hay posibilidad de recuperación, siempre hay un momento.

    Yo te veo preciosa en todas las fotos, además de que adoro tus piernas, y aunque digas que tienes 6 kilos más estás prácticamente igual, o al menos yo no te veo nada gorda, estás delgada, casi igual, perfecta.

    Un beso guapa, y me alegro de que todo esté yendo así y me alegra sobre todo poder leerlo.

    Sigue cuidándote así de bien.

    ResponderEliminar
  7. Woww, me he quedado O_o, te admirooo, que seguro no fue facil llegar a esto, que esta entrada te ha quedado hermosa y se nota que ha salido desde lo más profundo de tu corazón, sigue luchando porque esto sea de por vida, no dudo que así será. Me ha motivado leerte, ya quiero estar en la misma tónica que tú.
    Un besito <3

    ResponderEliminar
  8. Vi tu cuenta de Instagram y fui siguiendo tus publicaciones. Sufro de TA desde hace un año y llevo desde julio yendo a terapia. Me siento muy identificada contigo respecto a tus emociones y sentimientos. Estarás cansada de leer cada día lo mismo pero sólo quería dejar mi huella para darte las gracias porque con este tipo de cosas normalizamos una enfermedad que está a la orden del día y que muchas veces se esconde por la vergüenza de que nos llamen superficiales,cuando el problema de fondo no tiene nada que ver..te animo con tu mejora a que no decaigas, porque ( y te lo dice una enferma de TA) ahora mismo mucho más recuperada estás preciosa, y tienes un cuerpo super bonito ( aunque todavía queda camino). Mucha fuerza y ánimos :)

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado leerte así, tan feliz, tan optimista, y ¿Sabes? yo también creo que esta vez tu recuperación será todo lo definitiva que puede ser una recuperación de un tca. El problema en mi opinión en la cura de cualquier trastorno de la alimentación es lo que tú has expresado: que la obsesión/preocupación por peso y comida termina formando una parte de la recuperación. Hoy me dijeron que quedar el primero en una competición no sólo era cuestión de capacidad física, sino también mental. Que los que quedaban primeros lo hacían porque querían ganar, y porque sabían que podían ganar. Supongo que esto es algo parecido. Quieres curarte, te dejas llevar, sabes que puedes y lo estás consiguiendo. Y además estás preciosa.

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa, hace poco que me he hecho instagram y he empezado a seguirte la verdad que se te ve una chica estupenda y te admiro por todo lo que has conseguido. Yo nunca JAMAS he hablaso esto con nadie pero creo que lo necesito aunque sea escondida tras una pantalla y es que creo que soy bulímica. Me avergüenza mucho decir esto me siento nose como si hubiera fracasado lo peor es que la mayoría de mi entorno no creo que se lo imagine ya que soy la típica chica que siempre esta sonriendo y haciendo el tonto. Muchas veces me pregunto como he llegado hasta aquí... Se que siempre he querido ser delgada y nunca lo he conseguido soy grande y siempreeeee he odiado mis muslos tengo fijación. Siento por la chapa que he metido pero me gustaría poder hablar con alguien me siento sola en este mundo como si yo misma tuviera dos partes la que los demás ven y la mia a escondidas llena de atracones y lo que viene después....
    Muchas gracias

    ResponderEliminar