domingo, 24 de agosto de 2014

Entrada rápida para que sepáis dónde estoy

Hola guapísimas!
Perdonad por desaparecer sin dar explicaciones pero el día 19 de este mes me vine a León en tren con mi novio para hacer el Camino de Santiago desde allí. Hoy es nuestro quinto día y mañana ya entramos en Galicia :D

Ya os contaré la experiencia y demás, que la estoy escribiendo deprisa y corriendo desde el iPhone y no son condiciones...

Me alegra ver nuevas lectoras por aquí. Muchas gracias por dedicar vuestro tiempo a mirar mis entradas. Me alegra que Princesa Irónica se haya decidido a leerme porque al parecer ha sido gracias a haber empezado su recuperación. Bienvenida!

Una de las anónimas que me escribís, mi clínica se llama Previ.

Y a las demás, tengo ganas de leer noticias vuestras. A ver si encuentro algún hueco antes de volver a Elche.

Se os echa de menos. Un besazo!

martes, 12 de agosto de 2014

Ataquemos el bucle atracón-ayuno

Uff... Una semana llevo ya sin escribir. Perdonad la tardanza. Os voy a poner un poco al día de lo que ha ido pasando este tiempo.

El domingo día 3 salí con mis padres y mi hermana rumbo a Granada, donde está el pueblo de mi madre, por lo que la anterior entrada la escribí ya allí. Estuvimos hasta el día 8 (gracias a Dios) porque me habían dado cita en la clínica para ese viernes. De lo contrario habríamos pasado un par de días más allí. Y digo "gracias a Dios" porque el pueblo al que vamos es mucho más pequeño y deshabitado que lo que yo estoy acostumbrada (creo que ya os hablé de él cuando tuve que ir en Semana Santa). En resumidas cuentas: un par de calles llenas de casas viejas y gente mayor, por lo que vida social cero. Pasé las tardes yendo a la playa o a andar con mi padre y las mañanas leyendo o trabajando en el ordenador.

Los primeros días fui controlándome muy bien con la comida aunque me ponía enferma ver la cantidad de aceite y patatas fritas que hacía mi madre para el medio día. Además, las pequeñas salidas senderistas hacían que me sintiera más en forma. Sin embargo, como me suele pasar, los últimos días empecé a comer un poco más de la cuenta, a lo que se le sumó un inesperado estreñimiento.

El viernes 8 tuve la cita a las cinco de la tarde (ahora os comento los temas que tratamos), y después pasé por casa de mi novio para dormir allí con él, ya que llevaba una semana sin verle. Como me sentía ultra llena por la falta de visitas al baño, tomé una de mis infusiones para el tránsito y semillas de lino en la cena. Y de repente, con toda la vergüenza del mundo y en casa de mi novio, empecé a notar retortijones. Me había dado una suave diarrea. Al final conseguí dormir sin muchos dramas y por la mañana le pedí a mi padre que me recogiera cuanto antes para llegar a casa y poder ir al baño a gusto. Y bueno, desde ese día la verdad es que sigo bastante estreñida a pesar de los all bran y del agua que estoy intentando incrementar en mi dieta.

Las fiestas de mi ciudad han empezado y salí tanto el sábado 9 como el domingo 10. Sobra decir que el sábado estuvo el ambiente mucho más animado que el domingo, y el lunes preferí salir a hacer ruta con mi padre por la montaña. Es increíble como toda la hinchazón que llevaba acumulada por el estreñimiento, las comidas de más y el alcohol (por alguna extraña razón cuanto más hinchada me siento más ganas de comer me entran), se vio completamente eliminada por una simple salida senderista. Andar por el campo me despeja la mente, me hace pensar en cualquier cosa menos en mi problema, me quita el hambre, me ejercita, y además por lo visto me deshincha. Esa misma noche cuando me duché me vi hasta un poco más delgada. Pero sigo sin querer pesarme. Hasta que no me estabilice un poco y note que verdaderamente estoy menos hinchada no quiero hacerlo.

Y bueno, hoy la mañana la estoy pasando en casa pero con cero ansiedad. Por la tarde me voy de compras con mi amiga la que me saca de quicio con este tema, pero creo que con no dejar que entre al mismo probador que yo evitaré sentirme mal con mi cuerpo. No sé qué tallas elegir... Siento que la 34 ya se me está quedando pequeña. En fin, voy a intentar no hacer un drama de lo que pueda pasar en el centro comercial.

Por cierto, malas noticias, al final tanta hinchazón pudo conmigo, el domingo acabé sola en mi casa dándome un atracón y vomitándolo después. El malestar no hizo que dejara de salir de fiesta esa noche pero bueno... sé que estuvo mal. Aunque también sé que conseguí sentirme un poco menos hinchada...

Espero haber sido breve, y ahora os cuento todo lo que me dijo la psicóloga. (quien quiera puede dejar de leer aquí)

Primero me enseñó el típico esquema-bucle que define a la bulimia:

Baja autoestima ---> Preocupación extrema por la silueta y el peso ---> Dieta estricta ---> Atracones -->
Vómitos auto-inducidos (y vuelta a empezar).

A veces los vómitos en lugar de llevarnos a la baja autoestima nos llevan directamente a más atracones, y estos atracones nos llevan directamente a la preocupación extrema por la silueta, volviendo a la dieta estricta y sin poder salir nunca del círculo vicioso. Es obvio que es necesario cortar el bucle en algún punto, y al parecer lo más efectivo es cortarlo en la dieta.

Lo típico: 5 comidas al día y no más de 4 horas sin ingerir nada. Fácil de decir, difícil de hacer. Pero hay que conseguirlo. Se lo he dicho a la psicóloga miles de veces. Me resulta IMPOSIBLE hacer cinco comidas al día cuando el resto de mi familia hace dos y media, porque me río yo de sus cenas de: un yogur y un poco de fruta. Me siento un poco gorda yendo a comer cada cuatro horas cuando ellos comen cada 7-8. Se lo he dicho varias veces pero es obvio que ellos no van a comer sin hambre sólo por mí. Y eso hace que no pueda evitar pensar: pues si ellos así viven bien y no tienen TCA, por qué no iba a poder yo? Pues porque yo sí tengo TCA y pasar mucho tiempo sin comer me produce atracones. Si yo solita me contesto, pero que no me entra, que no.

Siguiente punto: LA DIETA.
Me dio unas pautas para seguir que os puedo copiar en una entrada a parte si queréis pero vamos... la típica dieta de desayuno con leche y cereales, la media mañana de zumo o fruta, la comida completita con verduras, carne e hidratos (ADEMÁS DE PAN Y FRUTA), merienda similar al desayuno y cena similar a la comida.

Lo siguiente que estuvimos viendo fueron los ANTECEDENTES AL ATRACÓN.
Es bueno conocerlos para evitar estas situaciones que nos llevan a comer sin control y así romper también el bucle que nos lleva a la bulimia.

- Dieta y hambre asociado: no restringir, no hambre, no atracones.
- Romper alguna regla dietética: cuando decimos "bah, de perdidos al río". Si no hay reglas dietéticas que romper no hay sentimiento de culpa.
- Estar sola (¿algo que añadir?).
- Falta de estructura del tiempo: cuando nos quedamos sin planes y comemos para matar la ansiedad. Tener ocupaciones en el día podría solucionarlo.
- Emociones negativas: Sentimientos desagradables como el aburrimiento, el disgusto (aquí enlazamos con los ejercicios de la semana pasada, donde tuve que escoger qué emociones me hacían llegar al atracón).
- Haber aumentado de peso.
- Sentirse gorda (al menos no es tan raro lo que me estuvo pasando en el pueblo)
- Tensión premenstrual
- Beber alcohol

Y una vez localizados los que nos afectan a cada una (en mi caso creo que todos), hay que intentar reducirlos y así evitar la catástrofe final.

Ya os he dicho que nosotras de momento vamos a atacar a la parte de "dieta estricta", que son básicamente los puntos 1 y 2, así que me ha hecho elaborar una lista de los alimentos que yo considero prohibidos (alimentos que me gustan pero intento evitar a toda costa). La intención es que vaya agregándolos a mi dieta o empezar a verlos normales para que si en algún momento acabara comiendo alguno de ellos (ya sea por salir a cenar con amigos, o tener que comer en casa de alguien que no posea artículos dietéticos, o en nuestra propia casa) no sintiera esa sensación de culpa y de "pues ya, sigamos comiendo".

Los míos de momento son todos estos:
- Productos enteros (yogur, leche)
- Aceite (en fritos, ensaladas,...)
- El tocino del jamón serrano
- Galletas, bizcochos, crepes, gofres, churros,...
- Muesli
- Cosas con chocolate (galletas, chocolatinas, natillas,...)
- Chorizo
- Carnes que no sean pavo/pollo
- Alcohol
- Cosas de bolsa (patatas, cheetos, doritos,...)
- Burguer King/Mc Donalds
- Yogures helados, o helados
- Chucherías
- Cosas no light (refrescos, cola-cao,...)
- Frutos secos
- Salsas

Demasiado trabajo queda por hacer... jaja

Por último me entregó un artículo a cerca de un estudio que se realizó hace 50 años sobre el comportamiento de la bulimia. Consistía en reducir a la mitad la ingesta calórica de 36 voluntarios durante seis meses y volver a renutrirlos tres meses después. Todos los voluntarios eran hombres saludables sin ningún tipo de antecedente de TCA. Al principio no se notaron muchos cambios pero conforme la inanición continuaba se fueron produciento síntomas como: ansiedad, depresión, cambios de personalidad, descenso de la concentración, apatía, trastornos en el sueño, debilidad, hipotermia, descenso del interés sexual, hipotensión, atracones, masticar chicle, preocupación con la comida, colección de libros de recetas, y muchos más, todos ellos comunes con la anorexia o la bulimia.

El estudio muestra la capacidad adaptativa del cuerpo humano para mantenerse en un peso consistente. El organismo se defiende de un peso que no le conviene. Cuando los voluntarios volvieron a realimentarse no se convirtieron en personas gordas. Recuperaron su peso inicial más un 10% extra que tras otros seis meses consiguieron eliminar de forma natural.

Conclusión: las dietas intensas reducen el peso corporal y conducen a sentimientos de hambre produciendo debilidad, irritabilidad, depresión y vulnerabilidad emocional. Los estudios indican la relación existente entre hacer dieta y episodios de atracones como defensa natural del organismo a la restricción alimentaria. Por lo tanto, los regímenes conducen a comer más, no siendo un medio eficaz de controlar el peso.

Y creo que bastante rollo os he soltado ya por hoy... jaja Un besito a todas.

Hoy os toca PREGUNTA:

¿CUÁL ES EL MAYOR MIEDO QUE TE SUPONE EMPEZAR UNA TERAPIA DE RECUPERACIÓN?

Aunque os invito también a elaborar vuestra propia lista de alimentos prohibidos.

lunes, 4 de agosto de 2014

Sobre el IMC y los factores que conducen a la bulimia

Buenos días a todas.

En la entrada anterior os comenté que ya habíamos empezado a estudiar temas relacionados con mi enfermedad en la clínica en la que me están tratando. Os pregunté si queríais conocer en más profundidad lo que me dijeron y como me dijísteis que sí, pues aquí os traigo la información.

En primer lugar os copiaré los factores que conducen al TCA:

Existen TRES tipos de factores (predisponentes, precipitantes, y mantenedores)

- FACTORES PREDISPONENTES (predisponen a padecer un trastorno alimentario aunque no necesariamente se ha de dar)
         
  •            FACTORES SOCIOCULTURALES: Moda de la delgadez, ideal de belleza, presión por la imagen (el bombardeo de anuncios de productos light y dietéticos que vemos cada día), burlas acerca del aspecto físico, comparaciones,...

  •              FACTORES FAMILIARES: Escasa comunicación, incapacidad para resolver conflictos, hábutos de alimentación de la propia familia, sobreprotección, actitudes y creencias con respecto a la imagen (quizás la madre o el padre tenían una idea de belleza que trasmitieron a los hijos), expectativas demasiado altas respecto a los hijos, antecedentes de problemas psicológicos,...

  •              FACTORES INDIVIDUALES
  1.                    BIOLÓGICOS: Genética, sexo, IMC elevado, pubertad precoz,...
  2.                    PSICOLÓGICOS: Rasgos de personalidad (autoexigencia, perfeccionismo),                trastornos afectivos,...

- FACTORES PRECIPITANTES (producen la enfermedad)
Comenzar una dieta hipocalórica, comparaciones, divorcio,...

- FACTORES MANTENEDORES 
Consecuencias psicológicas de inanición, pensamientos sobre el cuerpo y el peso, aislamiento, refuerzo social (qué guapa estás, estás más delgada)

Este último se da sobre todo en el inicio del problema, cuando empezamos a adelgazar sin llegar a ningún extremo y empezamos a recibir halagos de la gente que nos rodea, sintiéndonos mejor nosotras y queriendo hacer un mayor esfuerzo por seguir adelgazando. Cuando nuestra imagen corporal empieza a ser preocupante es cuando este tipo de comentarios cambian por otros del tipo "estás adelgazando demasiado, no sigas bajando el peso, estabas mejor antes".

En la cita del pasado viernes descubrimos que en mi caso, sí se estaban dando la mayoría de los factores, de forma que imagino que en futuras sesiones los trabajaremos para saber de qué forma o medida acabaron produciendo mi trastorno alimentario.

En segundo lugar, tratamos el tema del IMC, un parámetro ORIENTATIVO que a mi parecer no tiene en cuenta nada más que el peso y la altura por lo que no se debe tomar como una matemática exacta, ya que la complexión, metabolismo o tendencia a engordar/adelgazar de cada persona también influyen mucho en el peso final de cada individuo.

Todos sabemos (o deberíamos saber) que el IMC es el cociente entre el peso de cada persona en kg y su altura en metros al cuadrado. Por norma general se considera que el NORMOPESO se encuentra entre 20 y 25. Entre 18 y 20 está considerado INFRAPESO. Entre 15 y 18 se trata de CRITERIO DE ANOREXIA NERVIOSA, y por último, por debajo de 15 es un claro CRITERIO DE HOSPITALIZACIÓN. Según me dijo, una chica con un IMC inferior a 15 no puede estar por la calle.

Como bien he explicado, en la famosa fórmula únicamente se tiene en consideración el peso y la altura de cada persona, pero en realidad habría que echar un vistazo también a la genética de cada persona. Una persona de hueso fino y pequeño tamaño con antecedentes de delgadez en su familia podría tener un IMC de 19 perfectamente y estar dentro del normopeso. Del mismo modo, una persona de hueso ancho con antecedentes de gordura y dificultades para mantener un peso bajo, debería buscar su normopeso por el 24 o 25.

Lo que la palabra normopeso quiere decir es: AQUEL PESO EN EL QUE EL ORGANISMO PUEDE REALIZAR TODAS SUS FUNCIONES VITALES CON NORMALIDAD (sin falta de nutrientes ni esfuerzos). Sin pasar frío, ni tener mareos, ni bajones de tensión o de glucosa.

Y esto es así... Nos esforzamos en querer llegar a ver un numerito en la báscula sin llegar a conocer cómo es nuestro cuerpo, como si todas las personas debieran de pesar lo mismo. Según me dijo, todas las modelos e ideales de belleza que intentan inculcarnos tienen un IMC por debajo del que deberían, lo que significa que no son chicas sanas, y no sé por qué nos empeñamos en imitar cuerpos enfermos. 

Parece que somos incapaces de aceptar un IMC de 20, como si fuese algo malo o feo, y lo cierto realmente es que es el límite inferior de un peso sano, y es en el que me encuentro yo actualmente, y no creo que sea una chica gorda. Si adelgazar significa volver a quedarme como el verano pasado, cuando todos me veían como si estuviera enferma, mejor quedarme como estoy, con un cuerpo capaz de realizar todas sus funciones vitales. Y ahora ya, si queréis tonificar o perder flacidez del cuerpo, es otra cosa. Pero os aseguro que dejar de comer no os hace los músculos más fuertes.

Y acabo esta entrada diciendo que, lejos de cálculos, exámenes del grosor del hueso o medición de la velocidad del metabolimo, el normopeso no es siquiera un número. La mejor forma de calcularlo es comer sin esfuerzo, sin necesidad de hacer dietas que nos cuesten seguir, o restricciones que nos hagan pasar hambre. El peso que seamos capaz de MANTENER comiendo sin hacer sacrificios será vuestro normopeso. Y recalco la palabra mantener, porque eso de pesar un día 50, a los dos días 48, a los 4 días 52, no es otra cosa que marear al organismo y estar haciendo justo lo contrario a lo que deberíamos para tener ese peso sano.


Hoy la tarea es:
REALIZA TRES PROMESAS PARA MEJORAR TU SALUD MENTAL (ideas: ir al psicólogo, dejar de quedar con una persona tóxica, decirte tres cosas bonitas frente al espejo por las mañanas,...)

REALIZA TRES PROMESAS PARA MEJORAR TU SALUD FÍSICA (por favor, no digas adelgazar o dejar de comer tal cosa. Ideas: tomar más vitaminas, ir al médico a hacer un chequeo médico, hacer estiramientos de espalda/piernas... dos veces a la semana,...)

viernes, 1 de agosto de 2014

Dejemos de alimentar a la sociedad que tanto odiamos

Buenas a todas :) ¿qué tal os ha ido la semana? ¿llegásteis a dejar vuestra carta en algún lado? Yo aún la tengo pendiente si os soy sincera, porque tampoco he recorrido muchos sitios esta semana, y pasado mañana me voy al pueblo de mi madre en Granada y me parece más interesante dejarla por allí en algún supermercado o periódico de cafetería. Ya os contaré.

Y bueno, hay días que únicamente me pilláis con ganas de contaros cómo ha ido mi semana, y otras como hoy, que estoy más reflexiva. Y es que esta mañana he estado de nuevo en la clínica con mi psicóloga y hemos estado estudiando los factores que me condujeron a padecer esta semi-bulimia. Los tres grupos principales son: Factores que predisponen, factores precipitantes y factores mantenedores. Y en el primer grupo, en los predisponentes, encontramos los factores culturales entre otros. Es decir, la imagen que la sociedad nos impone y nos presiona a conseguir ese ansiado cuerpo que te convertirá en una triunfadora. Y yo me pregunto, ¿quién esa sociedad? ¿es una señora malvada y amargada que disfruta imponiendo modas que obsesionen a la población? ¿o más bien es la propia población, víctima de estas modas que nosotros mismos imponemos? 

Y es que no sé si nos damos cuenta de esto, pero ¿quiénes somos las que rechazamos tener un cuerpo con curvas, un poco de chicha en la barriga, un culo grande o unas piernas con carne? Ni falta hace comentar las que subís entradas con THINSPO... Si esa es vuestra inspiración, ¿no sois vosotras parte de esa sociedad que premia la delgadez extrema y devalúa a las chicas con imperfecciones?

Yo misma, como todas, cuando voy a la playa empiezo a mirar a chicas y a compararme con ellas (cosa que intento dejar de hacer a toda costa) y empiezo a criticar cuerpos que no encajan con el que todas tenemos en mente, pensando: "bueno, no estoy tan mal". ¿Y al final del día qué encontramos? Que ninguna de las chicas en las que nos hemos fijado era perfecta. Quizás una tenía unas piernas un poco anchas de más, otra tenía algo de celulitis, la que era delgada de piernas tenía el vientre hinchado, la que era plana de tripa tenía las caderas anchas. Y al final resulta que quitando esas fotos tan preciosas que llenan los THINSPO nos encontramos con que en el mundo real no existe el cuerpo que tanto ansiamos. 

Y ahora dejemos de mirar sus "defectos" y fijémonos en ellas en sí. Posiblemente todas estén acompañadas de amigas o parejas, sonriendo, tomando el sol, hablando o disfrutando de un helado fresquito. Acércate y diles que son chicas feas. Atrévete. No lo hacemos porque en realidad, si no nos fijamos en las cosas que sólo a nosotras nos atormentan, vemos la playa plagada de chicas preciosas, con más o con menos culo, pero preciosas al fin y al cabo. Porque al final, esa sociedad que rechaza cuerpos imperfectos, somos nosotras mismas. Las chicas que verdaderamente se aceptan, las que no se obsesionan por la imagen y salen a la calle a comerse el mundo creyéndose las más guapas del lugar, yo creo que esas chicas no forman parte de esa tan criticada sociedad.

Y posiblemente más de una me diga: todo eso está muy bien, pero si me veo gorda ningún chico me querrá. Para empezar, la mayoría de chicas que leo tanto por blogger como Instagram tienen pareja, y las que no, consiguen ligar cada vez que salen de fiesta o conocen un grupo nuevo de chicos, o les piropean por la calle de vez en cuando. Y para continuar... ¿en serio? ¿seguís pensando que a los chicos les gustan los huesos? Casualmente hace un par de horas encontré estos artículos por internet. Me gustaría que los leyeran:


El no encontrar pareja no se debe al cuerpo que tengamos, sino a la actitud que adoptamos por pensar que no merecemos estar con nadie. 

Y creo que no voy a enrollarme más, que no os quiero cansar. Si os interesa saber el resto de factores que estuvimos tratando en la clínica decídmelo y os los copio en otra entrada o edito la actual.

Y ahora, el reto!!
Hoy os toca pregunta:

¿TIENES UN MODELO A SEGUIR O ALGUIEN QUE TE INSPIRE EN TU RECUPERACIÓN? HABLA DE ESA PERSONA. ¿POR QUÉ TE INSPIRA?

Espero vuestras respuestas :) Un saludo y buenas noches!