viernes, 18 de julio de 2014

Nueva pregunta

Hola a todas! Como bien os dije todos los lunes y viernes plantearía la siguiente fase del reto, y aquí estoy. Antes de nada quería daros las gracias a todas las que participásteis, tanto públicamente como en privado. Me pareció que era una pregunta interesante para empezar porque es bastante frecuente encontrarme con chicas que luchan por salir de su trastorno alimentario pero realmente piensan que nunca llegarán a conseguir la recuperación total. A estas chicas yo les suelo decir que eso depende de lo que entiendan por "estar recuperada". Y por eso os planteé la pregunta y me gustó mucho que os paráseis a pensar, porque yo creo que principalmente lo que todas buscamos con la recuperación es poder llevar una vida normal que no esté controlada por la comida, pero después de tanto tiempo ya no recordamos lo que comen las personas normales.

A veces parece que vemos imposible la recuperación total porque la vemos como un estado mágico  en el que podremos comer todo lo que queramos sin que exista ni un pequeño remordimiento. Pero lo cierto es que la gente que no padece ningún TA (y más en estos últimos años) también se cuida y se preocupa por las grasas o calorías que tienen los alimentos que van a consumir. Yo veo la recuperación como la posibilidad de llevar una vida normal que no esté controlada por la comida, una vida en la que no necesite planificar todo con antelación ni sentir ansiedad cada vez que me propongan salir a cenar fuera, donde sea capaz de distinguir cuándo tengo hambre y cuándo no y actuar en consecuencia, y donde la preocupación por comer sano no sobrepase la línea de la obsesión. 

Y a pesar de que existe una preocupación generalizada por llevar un estilo de vida saludable, todo el mundo (tanto sanos, como no sanos, como enfermos, como recuperados) tiene excesos de vez en cuando. Y se comen la tarta en los cumpleaños, y toman turrón en Navidades y acaban llenos hasta reventar cuando entran a un buffet libre. Y también sienten un mínimo de remordimiento, y un pequeño pensamiento de "esta noche cenaré ligero" también pasa por su mente, porque a veces olvidamos diferenciar lo que es darse un atracón de lo que es simplemente comer un poco más en un evento social. Y ni si quiera debe ser un evento. Yo he visto a mi novio ir al supermercado, coger el bote de mantequilla, pensárselo dos veces y volver a dejarlo. Y lo hace porque, según me dice, sabe que se lo va a acabar en dos días como ya ha hecho otras veces. Y no tiene ningún TA. Y es un comportamiento idéntico al nuestro cuando evitamos el pasillo de los dulces porque sabemos que no pasará más que esa tarde en la despensa, pero nosotras lo vemos como "seguir metidas en esto" y ellos lo ven como "vamos a cuidarnos un poco".

 Por eso yo creo que sí es posible llegar a la recuperación, pero porque sé que la recuperación no va a hacer que me convierta en la chica perfecta, que siempre come lo que debe sin sentirse nunca mal. Yo lo único que pido es estar sana y llevar una vida como la de cualquier persona que me rodea: con mis días buenos, mis días malos, mis épocas de estar más rellenita, y mis épocas de estar más delgada (a ver si os pensáis que la gente "normal" se ve divina de la muerte y nunca ha pensado en hacer dieta). Y si quiero cuidarme y comer sano y hacer ejercicio, bien que lo veré, pero sabiendo guardar el límite entre la normalidad y la obsesión. Y para eso aún me queda mucho trabajo.
La siguiente pregunta es:

¿QUÉ FACORES CONTRIBUYERON A TU ELECCIÓN DE ESCOGER (O NO ESCOGER) LA RECUPERACIÓN? ¿HUBO UN PUNTO CONCRETO EN EL QUE SE PRODUJO EL CAMBIO DE OPINIÓN O FUE UN PROCESO LENTO?

Una sencillita para el lunes que tenéis menos tiempo :)

Espero que tengáis muchos planes para el fin de semana! Os deseo lo mejor, un besito enorme!!

P.D.: Muchas gracias a los anónimos y nuevos seguidores! Y a mis lectores instagrameros también. Es que como no sé quiénes sois ni tenéis un blog al que poder escribiros no puedo contestaros los comentarios, pero los leo todos y me encantan! Me alegráis el día guapos :D

6 comentarios:

  1. Holaa!!
    En respuesta a tu pregunta, yo intenté recuperarme hace 3 años, pues dejó de bajarme la regla y me asusté muchísimo, pero mi intento de recuperación solo fue comer todo lo posible sin culpa y dejar de verme en el espejo xD me hizo ganar 7 kilos en 2 meses y terminé volviendo a esto, siempre pensé que cuando llegara al peso que quería podía recuperarme pero nunca llegué a ese peso, entonces me empezó a bajar la presión y me pusr mal y yo igual quería seguir así, y te empecé a leer y leerte me animó a recuperarme, así que, gracias, tú me has dado mucha mucha fuerza, tanto que decidí que no podía estar así para siempre, aún quiero bajar de peso prro no a la meta que me propuse en esos "días" si no a un peso sano, al peso "ideal" sin pasarme de delgadez y llegar ahí dr forma sana, y si no llego ahí nunca, al menos aceptarme y gustarme como soy

    Un saludo, linda, tambièn todos queremos saber cómo te va y no solo tu respuesta a la pregunta, cuentanoss si quieres :3 un abrazo

    ResponderEliminar
  2. pues me ha gustado mucho tu reflexión sobre lo "normal" y el trastorno!! ;)

    En mi caso, yo siempre me he querido recuperar, desde la primera vez que lo hice, dije.... esto no puedo hacerlo mas (bulimia) Bueno rectifico, las primeras veces que lo hacia no le daba importancia porque veia que era algo que "controlaba". Luego se repetian mas a menudo los episodios intentaba no volver a hacerlo pero era una buena solucion despues de un atracón... y Cuanto más queria solucionarlo mas en el hoyo me metía (unos 5meses intentando salir por mi cuenta y en silencio) y así al final he acabado en terapia; y es la mejor decisión que pude tomar... el contarlo en casa y mi madre me buscara esta solución. Si no lo hubiese hecho, seguiría igual de mal a día de hoy, porque cada vez estaba mas quemada...

    un besazo guapii

    ResponderEliminar
  3. Hola! Te leo desde hace mucho y, aunque quise contestar a la pregunta anterior, al final se me pasó y no lo hice pero he de decir que estoy muy de acuerdo con lo que has puesto tú. Para mí, estaré recuperada cuando la comida, la distorsión corporal, la obsesión con lo físico y los alimentos, los sentimientos negativos, etc., dejen de condicionar mi vida; es decir, cuando me digan "tenemos una cena el sábado" y no tenga insomnio durante una semana, me ponga enferma de los nervios, me dé una crisis de ansiedad... cuando pueda salir un día a comer fuera y me pida algo que me apetezca; cuando no me pese cada día y el peso decida si será un día malo o un día bueno... En definitiva, que pueda llevar una vida normal. Como tú bien decides, no soy ingenua, sé que no ocurrirá que vaya a estar súper feliz con mi cuerpo, con la comida y con todo porque todo el mundo tiene algún complejo, todo el mundo se siente muy lleno un día y cena menos, todo el mundo... pero para mí, la recuperación sería poder llevar una vida normal.
    Con respecto a la siguiente pregunta, me parece bastante difícil de contestar. Llevo muchos años siguiendo tratamiento pero quizá fue hace unos meses cuando decidí que no quería seguir así. ¿Por qué? Un poco por el malestar perenne que desde hace tiempo me acompaña por aquello de "todo lo que me he perdido y lo que me estoy perdiendo" y en segundo lugar, pero no menos importante, por un tema de salud, de no encontrarme bien, de estar viviendo ahora las consecuencias que nunca pensé que tendría. Aun así, no sé si estoy cerca o lejos (más cerca que en otros momentos, seguro) pero en el camino estoy, difícil, largo, a veces parece una tortura, pero creo que lo conseguiré, tengo fe en mi recuperación y antes o después, llegará.
    Como seguiré contestando, firmaré con un seudónimo y así puedes saber quién soy cuando conteste a otras preguntas.
    Marta P.

    ResponderEliminar
  4. Hola, guapa!
    Excelentes planteamientos de la recuperación y la 'normalidad'.

    En mi caso, el darme cuenta de que tenía un problema/enfermedad me llevó a querer recuperarme. El darme cuenta de que tenía un problema fue un proceso lento. Desde muy pequeña era muy golosa (al punto de comer cucharadas de azúcar si no tenía golosinas), pero era flaca. Siempre tuve miedo a engordar, me pasó a los 15 y empecé con las dietas. Como era gorda pensaba que era mi deber buscar cómo bajar.
    Resumiendo, después de hacer mucho loco (pastillas, laxantes, tratamientos estéticos y otras cosas que no sirven) empecé a considerar la idea de un 'problemilla' pero como no tenía una bulimia típica por no vomitar, pensaba que era solo gula y ganas de adelgazar.
    Cuando llegué a mi meta (IMC = 24.99) no pude parar y seguía queriendo bajar más, teniendo atracones, comiendo emocionalmente y compensando de formas absurdas y poco sanas (los vómitos no son la única forma de joderse con la bulimia) y subiendo/bajando de peso cada nada. Totalmente inestable.
    Interesandome más por la salud y el fitness, fui aprendiendo más y conociendo más a fondo los TCA, llegué a reconocer que tenía un rpblema y que quería cambiar. Uds entienden lo feo que es vivir con una obsesión con la comida y el peso.
    En mi caso creo que tuve la ventaja de no haber crecido en esta era pro-TCA ni tener una identidad relacionada con el TCA, por lo que aceptar algo así como 'bueno', 'inocente' o 'herramienta para bajar de peso, no me hace click en la cabeza. PAra mi es algo que hay que atacar.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  5. Es raro ese sentimiento de querer sentirse normal, al menos en mi caso me pasa que algunos días lo deseo con toda el alma y otros lo gozo, lo que me hace pensar que estoy más enferma aún por querer eso.

    En cuanto a la pregunta, son sentimientos encontrados, porque aún me encuentro en el sobrepeso, y aunque ya he bajado bastante, son como kilos fantasma, es decir, siento que lo que importa no es lo que ya hice, sino lo que me queda por hacer. Por eso es que a veces busco más la enfermedad que la cura, porque hay un pensamiento ilógico que dice que ese es el único camino a pesar de pasarme horas investigando sobre las funciones del cuerpo frente a la comida. Sé que tengo un problema, sé que mi TA ha ido teniendo modificaciones durante los años (pasar de atracarse y sólo sentir culpa y no hacer nada al respecto a restingir la ingesta de una manera insana.) Y sé que tengo en mis manos la posibilidad de cambiar eso, pero el admitirlo frente a la persona que me puede sacar de todo esto... ah, no es sencillo.

    Creo que no me puedo considerar en recuperación hasta que no quiera admitirlo frente a un profesional y me pone mal no tener los pantalones para decidirme por lo que quiero.

    ResponderEliminar
  6. Holaaaa ;) pues a mi lo que me motiva a querer recuperarme son los dias buenos que tengo y pienso en los dias malos que me paso de mal humor en mi cuarto sin querer salir o sin querer quitarme el pijama...yo una chica de 19 años!! Lo pienso y me doy hasta lastima por eso pienso que son dias perdidos que me causan esta maldita enfermedad... Ademas esos dias cambio mucho de humor, la pago con mi familia, no los respetos y no les doy lo que merecen pq en parte tb pienso que sean responsables de todo. Pero despues me demuestran cuanto me quieren, pasamos momentos buenisimos y pienso en ellos y en que todo esto no merece la pena. Aunque sigo pensando que lo puedo hacer sola..

    ResponderEliminar