jueves, 12 de junio de 2014

Una vez tocado fondo sólo se puede ir hacia arriba.

Ayer fue un día intenso para mí. Los atracones siguen ahí y si los vómitos no hacen lo propio no es por falta de ganas sino por incapacidad, que es más penoso aún... 
Como ya dije en la entrada anterior, estoy decidida a empezar terapia porque de nada me sirve estar una semana en lo alto de la ola si al final siempre acaba rompiendo y me vuelvo a caer. Son muchas las personas que me han dicho que no conocen a nadie que haya salido de esto sin ayuda. Quería ser la primera, pero supongo que tanta gente no puede estar equivocada. La bulimia,como cualquier TCA es un problema serio, una auténtica enfermedad. Y al igual que quien padece cáncer, necesita de tratamiento para su cura, nosotras también.

Yo soy una persona que cuando se decide a algo tarda un poco de tiempo en dar el primer paso. Tenía claro que lo pimero que iba a hacer era pasar por AVALCAB (Asociación Valenciana Contra Anorexia y Bulimia), pero hasta ayer no llegué a pedir cita. Su horario de atención al cliente sólo es de lunes a miércoles por la tarde y siempre encontraba alguna excusa para no llamar: o se me había pasado el plazo, o tenía que ir a clase a revisar un examen,o simplemente se me olvidaba. Y ayer, después de un último atracón, me sentí débil, me quedé dormida intentando olvidar lo que había hecho. Y cuando llegaron las 16:30 llamé. Me dijeron que pasara esa misma tarde a las 18:00 y que allí me informarían de todo lo que necesitara. 

Y tras un largo paseo allí me presenté. Le conté a la encargada mi historia brevemente y ella me hizo algunas preguntas. Tras un par de lágrimas y muchos tragos de agua, empezó a explicarme las opciones que tenía en Valencia. 

Por un lado, están los servivios públicos: cita con el médico de cabecera, psiquiatra y el tratamiento correspondiente (generalmente fármacos y psicólogo). Le aclaré que mi seguro médico es privado así que me dio un par de folletos de dos clínicas privadas especializadas en TCA que hay en Valencia. Y lo cierto es que la diferencia es abismal. La que más me ha gustado también tiene sede en Alicante y Castellón. En Alicante mi seguro médico me cubre el 100% de los gastos, y en Valencia sólo el 80%, pero verdaderamente creo que valdrá la pena. Os voy a copiar algunas de las cosas que más me gustaron.

La clínica se llama Previ y tiene como objetivos principales:
- Mejorar las actitudes y creencias sobre el cuerpo y la comida.
- Reaprender hábitos alimentarios saludables.
- Alcanzar el peso saludable y el equilibro físico y general de la persona.
- Prevenir y controlar conductas problemáticas con la comida (atracones, vómitos,...)
- Mejorar la aceptación del propio cuerpo.

Ofrecen una terapia individual, terapia para familiaresy terapia de grupo con:
- Psicoeducación
-Terapia de grupo para la imagen corporal, para la solución de problemas, inestabilidad emocional, para afrontar el miedo social.
- Terapia de grupo por el arte (ni idea...)

Y por último, también ofrecen diversos talleres:
- Taller de nutrición
- Taller de ejercicio físico controlado
- Taller de expresión emocional
- Taller de medio de comunicación
- Taller de relajación postpandrial 
- Taller de actividades puertas afuera, etc...

En cuanto estuve informada del todo, se lo conté a mi padre (vía whatsapp, un poco incómodo...) y me dijo que podría empezar en Alicante cuando fuese para allá en vacaciones que es totalmente gratis, pero que si verdaderamente necesito empezar cuanto antes, que me informe de los precios y empiece la semana que viene mismamente. Así que este viernes tengo cita con la clínica para hacer una visita explicativa de todo lo que me ofrecerán y de los precios que tendría que hacer frente, y si todo va bien, espero empezar la semana próxima.

Una vez le aclaré este tema y él se dio cuenta de que no iba a salir tan fácilmente como todos pensábamos y que el problema es más serio de lo que en un principio parecía le dije:

- Pero papá, todos los expertos me insisten en que la alimentación es sólo un síntoma. El problema está debajo de todo eso. Tiene que haber algo en mi vida que me incomoda y que tiene a la bulimia como vía de escape.

Le dije que eso era lo que más me chocaba cuando empecé con este trastorno. Que nunca he tenido problemas con la gente, nunca se han metido conmigo ni me he sentido ofendida. Ni si quiera cuando tenía sobrepeso recibía insultos de quienes me rodeaban. Siempre se me ha caracterizado por ser una chica muy alegre. "Es que tú nunca dejas de sonreír" me solían decir mis amigos. Creo que mi autoestima era alto, y lo único digamos... perturbador en mi vida era y es mi relación con mi madre.

Le dije que será eso lo que debo trabajar durante mi terapia porque siempre que vuelvo a casa es su presencia lo que más ansiedad me crea. Empecé a contarle todas las cosas que empecé a escribir en aquella carta que nunca llegué a enviar. Empecé a contarle que soy incapaz de recordar algo que ella haya hecho por nosotros, que toda la educación mía y de mi hermana ha dependido siempre de él. Que mi madre estaba en casa de cuerpo presente, pero nunca nos enseñó nada. Que nunca hemos recibido su apoyo, más bien todo lo contrario: siempre nos negaba nuestas iniciativas y nos cortaba las alas para seguir adelante. Se lo conté todo, y quedó por escrito en la pantalla de su móvil.

- Luego le enseñaré esta conversación a tu madre a ver si le hace reflexionar -me dijo.

Y una vez hubo oscurecido, salí a correr hasta la playa. Y en el camino de vuelta, a unos cinco minutos de llegar a mi casa, recibí una llamada de mi madre. Se me hace raro ver la palabra "Mamá" en la pantalla. Dejé de correr y cojí el teléfono. En lugar de ir al grano y decirme que quería pedirme perdón, me dijo que ahora que había acabado exámenes igual debería volver a Elche. Le dije que tenía prácticas que hacer aquí en Valencia y que aún debía hacer un par de recuperaciones. Ella seguía en sus trece y aún llegó a decirme: "Es que he estado hablando con papá y me ha comentado que como estás un poco mal y eso, pues deberías venir a casa". Y entonces salté. "Lo que papá piense me lo suele decir él mismo. No necesita pedirte que hagas de intermediaria. Si eres tú la quiere que vuelva, dímelo claramente, pero deja de inventar mentiras". Y entonces se retractó, y empezó a admitir que sí, que mi padre no había dicho nada. Y como veía que la conversación no iba a ninguna parte y no quería llegar a casa y tener que hablar con mi compañero de piso delante, le pregunté si quería algo en concreto. Y ya con vocecilla de cordero degollado empezó a decirme que sentía si me había hecho daño, que ella siempre había querido lo mejor para nosotras. Que sentía si había algo que no me había gustado de su actitud, etc.

Y se agradece que pida perdón. Es difícil escucharla arrepentirse de algo que haya hecho ella. Pero le dije que pedir perdón es muy fácil y que hay casi veinte años de por medio que no se van a arreglar de repente por pura palabrería. 

Ella seguía insistiendo en que nunca se había dado cuenta de si había hecho algo mal. Yo le dije que cuando te lo están diciendo día sí, día también, una podría empezar a plantearse cosas del estilo. Que si en un principio no se daba cuenta, después de decirle claramente por activa y por pasiva "Mamá, no quiero que compres más dulces, mamá no quiero que me digas lo que he de comer, mamá soy BULÍMICA", una mínima reacción sí esperaba. 

Ella siguió arrepintiéndose y para terminar le dije: "Y yo soy la única que te lo dice claro, pero no sólo te has portado mal conmigo, te has portado mal con todos los miembros de la familia, tanto Cris como papá". Y con más lamentos acabó la conversación. 

Hemos quedado en que lo iríamos arreglando poco a poco pero tanto yo como mi hermana y mi padre le hemos dejado claro que ahora mismo no debe agobiarme. Que ni se le ocurra venir a darme mil besos la próxima vez que me vea porque de momento, sólo estaríamos fingiendo que todo va bien cuando aún queda mucho que arreglar. 

Mi hermana me dijo que tengo razón en las cosas que le he dicho, que no estoy loca como siempre ha intentado mi madre que parezca. Que ella también piensa que no ha sido una madre ejemplar y que podría haberlo hecho mejor. Me gustó leer esas palabras.

De momento la terapia empieza bien. Parece que era el pequeño empujón que necesitaba mi madre para darse cuenta de que esto no era algo que me estaba yo inventando, que el problema es real y que una  causa muy importante posiblemente sea ella. 

Me gusta ver que poco a poco las cosas siguen su cauce. Que poco a poco la palabra "mamá" va dejando de estar tan idealizada. Porque siempre que me he quejado de ella a mi yaya o a mi tía o a alguna amiga cercana me han dicho cosas del estilo de "pero es tu madre..." como si eso lo solucionara todo y yo tuviera que morderme la lengua y tragar. Y gracias a que eso de callarme las cosas nunca ha sido mi estilo y me importa realmente poco ir en contra de lo establecido, parece que voy consiguiendo cambiar la mentalidad de todos los que me decían la famosa frase y empiezan a entender mi punto de vista.

11 comentarios:

  1. Solo quería decirte que te sigo en Instagram y ahora también por aquí. No voy a darte consejos porque estoy en una situación parecida a la tuya.... pero espero que te recuperes poco a poco, buscar la solución ya es mucho. Suerte!

    ResponderEliminar
  2. Suena duro todo esto, supongo que yo soy incapaz de... quiero decir, hay cierto tabú en decir algo malo sobre una madre, sabes? Mi madre está delgadísima, rollo que cuando se me quedan pequeños los pantalones se los doy a ella y mide 15 centímetros más que yo, y tiene una relación con la comida 'rara': le gusta mucho el dulce y así, pero de todo come muy poca cantidad y siempre tiene muchos dolores de estómago porque tuvo úlcera estomacal debido a que por sus dolores de cabeza extremos tomaba muchas pastillas. Alguna vez he hablado con mi hermana de si mi trastorno alimentario tendrá algo que ver con ella: la verdad es que como mucho, me puede haber afectado en que no he visto a una mujer con cuerpo de adulta de cerca, por mi madre no pasan los putos años. Pero lo cierto es que con la comida nunca me ha obligado a comer nada que no quisiera, excepto fruta y verdura, y tampoco mucho.

    Se me ha ido la olla. Que todas tus historias con tu madre tendrán que ver con otras cosas que no son la comida y que de hecho probablemente en lo único que entiendo su actitud es en lo de la comida, porque para la gente que 'no sabe', cebarte es protegerte. Cuando empecé con el trastorno, mi abuela me decía con toda su buena fe que comiera filetes. Que alimentaban mucho.

    Anyway, me alegro de los pasos dados. Toda la energía del mundo desde aquí porque es una guerra contra ti misma que probablemente durará toda tu vida.

    ResponderEliminar
  3. Pero es que yo si conozco a alguien que salio sola! >.<
    pero después de leer lo de tu madre comprendí que hay una diferencia, tu bulimia como la mía es por factores externos a nuestro cuerpo, yo sé que ahora me obsesiona el peso y todo eso, pero es por algo más, hay algo que no acepto en mi misma y es más fuerte que el peso, hace tiempo me dí cuenta que cuando empezaba con recaídas atracones y vómitos era porque sentía mi vida colapsar y pues atracarme y vomitar quita las preocupaciones de mi mente y sólo me queda el peso y mi panza dominandome, llenando mi cabeza de mil cosas .. cosas que sí puedo manejar, que son "fáciles de dominar" y que no me dan miedo como enfrentarme a los problemas reales :/
    la chica que salio sola creo era netamente un problema de peso, simplemente no quería engordar, quería ser hermosa y sus problemas creo eran sólo la pesa digo creo porque es una conocida y ella me contó su historia pero quizás no me contó el trasfondo por "x" motivos .. de cualquier forma era anorexica.. quizás su tratamiento no aplica a nosotras :S ni idea...
    ella mejoro volviéndose crudivegana y pues la verdad eso pinta a ortorexia fijo .. pero al menos dejo de odiarse y de dañarse .. yo aspiro a eso, no creo que pueda ver la comida como las personas normales siempre .. quizás algunas veces pero siempre? ..
    cariños nena bonitaaa, respecto a lo otro me alegra que tu madre empiece a dar señales de querer mejorar, y haga las cosas bien porque la verdad eso de que te inchara con la comida sabiendo que tenías bulimia pues no pintaba nada bien :/
    espero andes todo super y tu tratamiento igual :3
    PD: busqué algo así acá en Chile, pero creo no hay :(
    ..en fin yo sigo así no mas, tampoco es que esté sola sola, mi amiga con la que vivo sabe todo y me ayuda cuando estoy mal y quedamos con que cada 10 días logrados tendré premio :3 (si, así como los niños pequeños xdd)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. casi lo olvido x.x
      igual me agradaría hablar contigo :D
      te dejo mi correo alasdeprincesita@gmail.com
      (es ñoño lo sé xdd)
      un besooo y un graan día!

      Eliminar
  4. Quizas todo esto es dificil, pero es bueno que este sucediendo por que es el comienzo de muchos cambios y bendiciones en tu vida! asi que animo y sigue adelante verás que todo esta muy muy bien , bonita!! animo! ♥

    ResponderEliminar
  5. Hola!! cuanto tiempo sin verte por aquí!
    Me alegra leer que vas a pedir ayuda, seguramente así podrás salir de esta enfermedad tan dura con mucho más éxito y seguridad. Me encantaría pode trabajar en esta rama aunque con los problemas que arrastro no creo que sirva de gran ayuda.
    Espero que tengas mucha suerte y la verdad, a tu madre no le hagas caso, déjala que reaccione por sí sola. Por mucho que le digas si ella no quiere no hay manera.
    Un beso y mucho ánimo!!!

    ResponderEliminar
  6. Ah tengo que enterarme de esos lugares en mi país, que valiente eres, yo ni en un millóm de años le contaría esto a mis padres...
    Espero que ya todo se resuelva, sí se puede salir de esto, la mamá de un exnovio mío pasaba por esto en au juventud y lo superó, mucha fuerza, linda :3

    ResponderEliminar
  7. Tu situación es muy parecida a la mia...tengo 22 años, y 5 o 6...o ya ni me acuerdo con esto...

    Yo no se que hacer, estuve tres meses genial, parecía que todo se había acabado, calmaba la ansiedad con chicles, caramelos y todo iba bien...pero derrepente un día de la manera más absurda, sin razón, vomité, ni siquiera fue un atracón, sólo un trozo de tarta...y desde entonces otra vez ha comenzado todo...

    No se que hacer...pero no quiero que mi familia lo sepa...están muy pendientes de mi x "estar muy delgada" si supieran esto sería mucho peor...

    En fin, espero que te vaya bien y a ver si con lo que vas poniendo me voy motivando yo también

    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo mejor que puedo decirte para responder a tu comentario es que leas la entrada que acabo de escribir. ¿Ves? Tú misma, cuando pensabas que habías podido con ello, volviste a caer. Ahora ni te planteas contárselo a tus padres, yo tampoco lo hacía. Y de repente, llega una etapa nueva y decido que deben saberlo. Y primero recibo rechazo de mi madre, pero luego... al empezar terapia y descubrirles que la cosa va en serio, estoy recibiendo más apoyo que nunca. Siento que deba ser así pero... no sé de ningún caso en el que se haya podido salir de algo así sin ayuda profesional. Igual ahora te niegas en banda pero es sólo cuestión de tiempo que llegues a la etapa final. Un besito cielo :)

      Eliminar
    2. La verdad es que ahora vuelvo a no controlarlo nada...y mi mejor amiga que es a la única que se lo conté se ha ido de mi ciudad...asi que no se que hacer...mi medico de cabecera me mando al psicologo...me han dado cita para el 27 agosto...que locura...si sigo otros dos meses así...acabare fatal

      Cada día digo mañana volvemos a hacerlo bien...pero nada

      Muchas gracias x el consejo =) tengo que pedir ayuda como hize con mi amiga...pero ahora no se a quien...lo que está claro que sola no lo estoy consiguiendo =(

      1 Besote

      Eliminar
    3. Uuf... La seguridad social siempre tan lenta...
      Pues guapa, si crees que estos dos meses van a ir igual de mal... Piensa en quién puedes contar y recuerda que tus padres, aunque a veces parece que no, son las personas que siempre estarán dispuestas a ayudarte. Y una vez hayas encontrado a esa persona, pídele ayuda de corazón. Que te acompañe a comer o te hable cuando lleguen las horas que más te cuesten, o que escondan la comida (es lo que hicieron en mi casa) o no sé... Lo que más se te ocurra... Espero que consigas desahogarte pronto... ^^

      Eliminar