lunes, 19 de mayo de 2014

Día 56. Una semana después

¿Llevo una semana sin pasar por aquí? Pues tanto el martes como el miércoles seguí haciéndolo mal con la comida. Necesitaba motivación, o posiblemente fuera estrés lo que tenía. El caso es que el miércoles decidí decir "STOP" y hacer un día depurativo para dejar atrás todo lo que me había metido en el cuerpo. Pues como cualquier día en que te propones algo, empezó genial, desayunando un kiwi y una infusión. Para comer, una ensalada con gambas y palitos de surumi. Y cuando empezaron a llegar las 15:30 o las 16:00... Pues una cagada otra vez. Y lo peor de todo, que me di permiso para atracarme y devolver después. No había mucho en casa, pero cogí unas galletas y unos cereales y empecé a comer para luego ir al baño. Y efectivamente, tras recogerme el pelo y empezar a chuparme los dedos, me dirigí al váter, y cuando iba a hacerlo, respiré hondo y me dije: no lo hagas. Tenía mucas dudas. Me sentía muy hinchada y era tan fácil acabar con esa sensación... Pero calmé el dolor de barriga tumbándome en la cama e intentando calmarme. Y así conseguí mantener la cuenta intacta. Lo cierto es que al principio la sensación es horrible. El malestar y el pensamiento de engordar te controlan la mente, pero luego la verdad es que me sentí muy feliz. Había conseguido reprimir un vómito.

La verdad es que creo que fue un auténtico paso para seguir adelante con la recuperación. ¿Por qué hace un par de años no me daba atracones? Porque sabía que engordaría. Claro que había días que comía más cosas de las necesarias, pero no eran atracones, ni mucho menos. ¿Y por qué? Porque sabía, que una vez dentro, la comida se iba a quedar allí. Si comía de más, iba a engordar. Así de simple. Así que procuraba tener cuidado. Y claro, ahora resulta que tengo una opción B, algo con lo que antes no contaba: vomitar la comida. Y eso es lo que nos mantiene encerradas en este callejón sin salida. Sabemos que podemos comer y comer y comer y luego vomitar. Y luego el sentimiento de culpa y el llanto y la sensación de no acabar nunca con esto, claro. Pero lo importante es que no subiremos de peso. Y por eso estoy tan orgullosa de no haber vomitado, porque así poco a poco espero ir volviendo a pensar que no existe solución, como en aquellos años en los que era una chica sana.

Y bueno, lo cierto es que la única solución para hacer frente al atracón era hacerlo mejor al día siguiente. Y efectivamente, el jueves estuvo lleno de sorpresas y momentos felices. Y cero ansiedad y cero dietas depurativas. Me tuve que quedar a comer con unos amigos en la universidad porque debíamos acabar unas memorias de prácticas y acabé pidiendo un bocadillo vegetal con lechuga, atún y tomate (odio la mayonesa y el huevo cocido no me hace mucha gracia). Y justo después de comer fui a ver quién había ganado el premio de fotografía. Debo explicar, antes de nada, que ese día era el día del patrón de mi escuela, y por eso al día siguiente no había clase. El caso es que se habían celebrado algunas actividades culturales, entre ellas un concurso de fotografía. Y yo me presenté. Y bueno, para qué darle más vueltas... Que había ganado el primer premio!! Un ordenador portátil de segunda mano. Mañana iré a por él. A ver en qué estado se encuentra eso de "segunda mano".

Después, con todo el subidón, fuimos a hacer las memorias de las prácticas y luego a una clase de spinning al aire libre. Y toda duchadita y con la mente más despejada, me fui a Elche en bla bla car. ¡Al fin pasaba unos días en casa! Y lo cierto es que ha ido genial la estancia allí. Estuve el viernes con un amigo en el gimnasio aprendiendo a usar bien las máquinas que sirven para tonificar las zonas que me interesan a mí. Y creo que a partir de ahora voy a dedicarle menos tiempo al cardio y al spinning e iré más a musculación. Quiero hacer un pedido de Quest bars para que colaboren un poco jaja pero las que me gustan están fuera de existencias...

Y bueno, el sábado estuve con mi padre y mi hermana en una quedada que había en Villena de los miembros de la Cruz Roja de toda la provincia. Fue algo así como una pérdida de tiempo, pero me llevé el iPad por si las moscas y estuve mirando algunas diapositivas de clase con mi padre en un banquito al sol. Le dije que estaba muy sorprendida de ver la despensa tan vacía. No esperaba que realmente fuera a estar así cuando llegara. Me contó que mi madre había comprado un montón de fartons y croissants de chocolate y magdalenas, pero que en cuanto mi hermana los vio le echó la bronca y se los llevó para esconderlos. Y la muy bonica no me dijo nada... Ella quería que yo pensara que realmente habían dejado de comprar. Le debo tanto... Las tardes que iba a merendar antes que ella, se bajaba conmigo a la cocina a hacer como que quería beber agua para vigilarme de cerca. Ojalá se venga pronto a Valencia y me ayude a salir de esto. Con ella siempre lo hago genial. La verdad es que sólo había copos de avena y algunas digestive a la vista. Así se le iban a cualquiera las ganas de atracarse jajaja Algún día le agradeceré todo lo que ha hecho por mí a lo grande. Seguro que sí.

Y lo único que me hubiera gustado hacer este fin de semana y que al final cancelé porque los exámenes están a la vuelta de la esquina y yo sigo tocándome a mi amigo de ahí abajo con una alegría en el cuerpo que es preocupante, fue una excursión nocturna que iban a hacer unos amigos durante 35 Km. Hubiese estado genial... Pero bueno, a veces hay que ser una chica responsable.

Y nada, me despido por hoy preciosuras, que sólo quería poneros al día de mi vida. La verdad es que ahora tiemblo por ver cómo pasan los días en Valencia, pero tengo pensado vivir en la biblioteca para evitar atracones de cualquier tipo y salir a correr de vez en cuando, o a pasear o a hacer lo que sea. Y para aplanar el vientre, os traigo este súper desafío que he empezado hoy mismo:


Buenas noches amores. Descansad :)

9 comentarios:

  1. Menos mal que das señales de vida! ya estaba yo preocupada, aunque me imaginé que igual era por tema exámenes o ánimo.
    Bueno, me alegro que no hayas vomitado, que lo hayas evitado aunque te hayas atracado. Alégrate por eso mucho mucho.
    Lo de Spinning al aire libre tiene que ser genial eh, En las ciudades pequeñas no hacen esas cosas y la verdad me encantaría probarlo.
    Ahora hay que ponerse las pilas con los exámenes! para tener el veranito y seguir trabajando en la recuperación mientras se disfruta. Espero que estos días vayan mejor y el ánimo se venga arriba.
    Un beso guapa y espero que no dejes de dar señales de vida!

    ResponderEliminar
  2. Ha sido un gran paso haber decidido no vomitar :3 sigue así!!! :3

    Muy bueno el plan de abdominales, lo aolicaré :3

    Saludoos

    ResponderEliminar
  3. Es todo un logro evitar un vómito después de un atracón, así que enhorabuena! Me anima mucho leer cosas así, a ver si me aplico yo el cuento la próxima vez que me pase con la comida. Qué cielo tu hermana, la verdad es que la familia es siempre un gran apoyo en estos casos... Y bueno, me apunto el reto de los 30 días, que tiene muy buena pinta (pero no prometo nada, que yo soy malísima con los abdominales :P)

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me parece increíble parar el ciclo de atracón-vómito cuando ya estás con la coleta hecha... bravo, truly.

    Y como te dije en el anterior post, nobody said it was easy. Si lo fuera, no sería real.

    ResponderEliminar
  5. tia es que vaya desayuno tristecillo, un kiwi y una infu es poco, por eso... ademas de seguramente otros motivos mas profundos te dieron ganas de ese atracón. Y enhorabuena por no hacerlo, es jodido decir no, me he visto en esas muchas veces y pocas dices no, si no, hoy será la ultima.... Pero claro, ya llevamos muchos dias, duele fastidiar lo logrado... y te lo requetepiensas...
    un besazo! me gustaria ver esa fotooo!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Miri :) Felicitaciones por tu No a vomitar!! Q dificil parar a tu mente justo en ese momento... yo aun no tengo las fuerzas de parar en esa parte, pero bueno, de apoco lo lograre.
    Te mando un abrazoote y nos leemos :)

    ResponderEliminar
  7. En realidad muchos gente con bulimia engorda, pero muchas otras no. No sé tu caso. De cualquier forma, es GENIAL lo que lograste! Es un paso más que grande en la recuperación. Es súper difícil volverse atrás cuando ya estás a punto... Te felicito.

    ResponderEliminar
  8. Hola, he llegado a tu blog de coincidencia.. la verdad que he estado leyendo tu historia y trayectoria y me siento identificada contigo en algunas cosas. La verdad que no le he contado a nadie lo que me pasa y no lo estoy pasando muy bien. Me gustaría poder compartir con alguien esto. Te dejo mi email por si no te importaría hablar y si puedes cuando lo leas borralo. Si no quieres no pasa nada ;)Muchas gracias y un saludo

    ira_lopez@outlook.es

    ResponderEliminar
  9. que hermosa tu hermana QQ
    .. la verdad nena yo engordé con la bulimia, conforme la he ido dejando estoy volviendo a mi peso normal >.<
    si, fue estúpido, pero ahora me doy cuenta que yo lo que quería era vomitar, incluso muchas veces soy consciente de que me atraco para luego vomitar.. es como mi manera de hacerme daño creo :/ ..antes de intentar los 100 días hice 50 el año pasado.. y pues como estaba decidida a no vomitar comencé a cortarme :/ y al final cumplí los 50 pero ahora tenía dos problemas vomitar (porque volví a hacerlo) y los cortes u.u
    casi para finales de año llegué a la conclusión de que prefería vomitar y dejar de cortarme así que me enfoqué en no volver a hacerlo y resulto fácilmente :3
    ahora los vómitos suelen ser mayormente cuando estoy mal.. cuando no sé enfrentar situaciones y me lleno de estrés y siento que no sirvo para la vida, que no sé vivir y pfff me vuelvo mil melodramatica xdd
    cariñoos Miriam :3

    ResponderEliminar