martes, 6 de mayo de 2014

Día 43. Sobre la autoestima

Hola preciosuras :) Un día más quería daros las gracias por vuestros comentarios y vuestro apoyo, y en concreto a todas las que me habéis mencionado al autoestima, porque me habéis inspirado a escribir esta entrada.

Desde que empecé a subir fotos al blog todas me habéis dicho y repetido que estoy delgada y que no he de preocuparme tanto por mi aspecto. Y algunas me habéis comentado que si ni aún cuando estuve chupadita estaba conforme con mi cuerpo, debería centrarme en aumentar mi autoestima, pues aunque dejara de vomitar, mientras no esté conforme conmigo misma, la obsesión iba a permenecer ahí.

Bien, la verdad es que nunca he considerado que tenga una autoestima especialmente baja, y no sé por qué a vosotras os ocurre lo contrario. Como bien sabéis, durante mi infancia me sobraban kilos por todas partes, y ni aún por esas me comparaba con otras personas. Siempre he querido cambiar porque soy muy exigente conmigo misma. Sé que puedo llegar a más y lo quiero conseguir, pero nunca me he sentido inferior a la gente de mi alrededor. ¿Pesar más me va a hacer inferior? Claro que no. Pero llegó un momento en el que quise mejorar mi aspecto físico y decidí empezar a comer más saludablemente.

Por lo general, el grupito de amigas con el que me juntaba estaba compuesto de chicas delgadas, pero durante el tiempo que estuve adelgazando de forma sana (bachillerato) nunca pensaba en llegar a ser como ellas. Sinceramente, ¿créeis que no hay ni un pequeño rasgo en todo vuestro cuerpo que merezca la pena? Y ¿créeis que existe alguna persona en el mundo completamente perfecta? Para empezar no sabemos ni lo que eso significa. Hoy estaba en mi piso con mi novio y he sacado un catálogo de Mango en el que aparecía una modelo luciendo un conjunto de deporte (sujetador-top y pantalones cortos ceñidos). Era una chica tonificada, que no musculada, y le he dicho a mi chico que ese era el cuerpo que quería conseguir. Conforme la ha mirado me ha dicho: entonces serás una chica soltera. Lo que para mí era un cuerpo ideal, para él era asqueroso. Y así ocurre con todo. Unas queréis que se os marquen los huesos, otras reducir piernas, otras fortalecer los músculos,... Entonces, ¿cuál de todos es el cuerpo perfecto?

Antes os he dicho que en mi grupo de amigas todas eran delgadas, y ¿sabéis por qué no me fijaba en ellas? Porque hasta ellas tenían defectos. Una tenía complejo porque se veía el culo muy grande en comparación con su tamaño, otra tenía demasiado vello corporal, otra tenía unos ojitos muy chiquitines y la frente demasiado amplia, y la que podía tener el cuerpo 10 (aparentemente), era la más repelente respecto al tema estudios y de la que los chicos peor hablaban. ¿Por qué iba a sentirme inferior a ellas? Tenía puntos flacos, por supuesto, pero también tenía muchos puntos fuertes. Siempre le he intentado sacar juego a mi pelo, potenciar mis ojos, vestir con ropa que me favorezca, llevar algo de cuña si se puede, e ir con actitud de campeona por la vida. ¿Cuántas veces hemos empezado a ver atractivo a alguien después de conocerle personalmente? La actitud es lo que más nos favorece. 

Y no sé por qué no sois capaces de ver todas las cosas que tenéis a vuestro favor. ¿Qué veis en los demás que les hagan más merecedores de vuestra atención que a vosotras mismas? Parece que entre todas las cualidades que caracterizan a los seres humanos sólo tengamos ojos para el peso corporal. Para mí sólo es una de las que se debe tener en cuenta, pero también he tenido épocas de querer cambiar mi nariz, he querido tener más pecho, una piel más morena, medir más,... Pero nunca me he deprimido por eso. ¿Qué tiene de malo una piel blanca, o una estatura reducida, o un poco de carne en la tripa? Resulta que a mi novio, justamente lo que le gusta es esa chicha...

No, la verdad es que no considero que tenga una baja autoestima. Yo creo que entré en esta enfermedad por el miedo a volver a ser como fui. Porque soy consciente de que no tengo el metabolismo mágico que tienen algunos que por más que coman nunca engordan. Y mi pasión por el dulce podía acercarme peligrosamente a los tiempos en los que era una chica rellenita. Y una vez conseguí adelgazar, yo era consciente de que estaba delgada, pero seguía siendo fofa. Quería ejercitarme y tener unas piernas duras, un vientre plano y firme y unos brazos fuertes. Y por eso continué y continué y continué, y como seguía dándome atracones y no podía hacer ejercicio muy a menudo, el miedo permanecía. Pero no por eso me comparaba con otras personas. Actualmente sigo sin tener firmes mis músculos, pero no me importa. Sé que siguiendo una vida saludable y haciendo algo de ejercicio es sólo cuestión de tiempo. Y si no lo consiguiera, ¿qué? ¿Por qué tenemos esa fijación con el cuerpo 10? En toda mi clase de la universidad no hay ni una sola chica que tenga un tipo perfecto, y no por eso viven infelices. ¿Por qué tenemos que vivir así nosotras? En todo caso tendríais que sentiros superiores, porque mientras que ellas a penas son conscientes de su alimentación ni de su salud, nosotras nos preocupamos por mantenernos activas y comer alimentos nutritivos y saludables. Dejando de lado las obsesiones y centrándoos en comer sano, el verano que viene, sin daros cuenta, seréis la envidia de toda la playa.

Y para finalizar esta entrada sólo quería deciros dos cositas más (en la próxima entrada os iré contando mis progresos). Lo primero es que después de esta semana sin contar calorías y guiándome por lo que me apeteciera en cada momento, esperaba haber bajado hasta los 49kg, y esta mañana para mi sorpresa, la báscula marcaba 48,6.

La segunda y última es que no os rindáis por no ver el progreso a la primera de cambio. Todos pensamos que los resultados obtenidos tras un esfuerzo siguen una gráfica lineal como esta:


 Pensamos que día a día vamos mejorando poquito a poquito y que los resultados se van notando progresivamente. Por eso, cuando vemos que nada más empezar ya estamos fallando, nos desmotivamos y perdemos las ganas de seguir, pues creemos que no progresamos.

Sin embargo, hoy quiero descubriros que la auténtica gráfica es esta:


Y esto es así. En el proceso de superación, hay una etapa inicial en la que por más que pase el tiempo, los resultados a penas se notan. Y de repente llega un momento en el que después de haber caído, después de haber fallado, volviendo a levantarnos y dejando que avance el tiempo conseguimos aumentar los resultados de golpe. Y estos resultados empiezan a notarse y a motivarnos, hasta que llega un momento en el que nos estabilizamos tal y como queremos, y si queremos conseguir más resultados quizás haya que cambiar un poco el plan.

Y os digo esto porque creo que estoy en esa etapa. Después de haber caído, de haberme dado atracones, de haberme propuesto retos y haberlos fallado todos, estoy consiguiendo frenar mis impulsos por la comida, respetarme y quererme y disfrutar de una vida sana. Así que he creado un instagram vinculado al blog que podéis encontrar en las pestañas superiores o buscando el nickname "adiosbulimia". Un besito guapas y buenas noches!




7 comentarios:

  1. Mi carrera siempre está con la autoestima a vueltas entonces ya me puedo considerar "entendida " xdd al menos un poco. La autoestima ajustada es la adecuada, no existe ni autoestima alta ni baja, existe la autoestima desajustada que por desgracia muchas tenemos.
    Lo malo de ella es que depende de muchos factores. Suele componerse de la parte física (cómo nos vemos), de los estudios, de nuestras metas, de la amistad, familia etc.
    Cada persona le otorga un valor a estos componentes. Las personas que le den un gran valor a los estudios pues si estos van bien gozará de una autoestima ajustada.
    No nos olvidemos del autoconcepto (cómo nos vemos y cómo nos ven los demás) es un follón xdd
    Yo creo que para un ser humano, lo peor que hay es sentirse descontento/a con uno/a mismo/a. La percepción que tenemos de nuestra menra de ser y nuestro físico puede condicionar todo lo demás.
    No se que decirte... mi autoestima archi desajustada se ven a múltiples factores (familiares, sociales, físicos...). Está en mi mano mejorarla, pero querer es poder y a veces el querer cuesta iniciarlo.

    Un beso guapa! cuida esa autoestima ajustada! Y sobre todo, es genial que quieras cambiar por verte TU bien! (hoy por hoy yo quiero adelgazar por mi... aunque tmb es gratificante ver que los demás te noten el cambio, es como un aliciente más).

    ResponderEliminar
  2. Joder xd tengo algunos errores, a ver si entiendes todo

    ResponderEliminar
  3. Cuando hablas de autoestima lo relacionas directamente a los demás, a sentirse superior/inferior y a compararte con otr@s! Yo lo veo como algo interno (y a eso me refería cuando te hablé de autoestima). Algo de ti misma, donde no entra nadie más. Esa que te mina los días cuando te miras en el espejo y no te gustas de ninguna de las maneras. Ya pueden ser los demás los seres más feos y gordos del mundo, que tú sigues sin estar a gusto contigo. Creo que se refleja un poco en el miedo que sientes a volver a ser como antes. Pero, por suerte, tienes claros tus puntos fuertes y transmites que estás bien, aunque te gustaría mejorar algunas cositas sin prisa.
    Me ha chocado mucho lo que te dijo tu novio... quizás tiene miedo de que vuelvas a recaer o a la delgadez extrema y te dice que no le atrae. No sé, es muy extremista. Dónde queda tu personalidad y todas las cosas que os aportáis mutuamente?
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  4. Estoy medio de acuerdo y medio en desacuerdo con el comentario anterior. Sí, es algo interno, ¿no te pasa que a veces despiertas y te sientes física y emocionalmente mal? Como que ese día no hay nada que pueda funcionar, cosa que en realidad parece ser una profecía autocumplida, pero en fin: esos días están y son patéticos, y quizá a veces se prolongan y nos hacen sentir que nada, absolutamente nada, vale la pena.
    Con respecto a lo que dijo tu novio, pues me ha pasado un par de veces y lo entiendo: ellos no quieren una chica delgada, por mona que parezca, quieren una mujer linda pero de verdad, que no parezca que va a romperse cuando la tocan. Así que... no lo veas como algo malo, piensa que quizá estás, a sus ojos, incluso mejor que esa chica del anuncio que te pareció tan linda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Linda, te leo hace unas semanas y me gustaría charlar con vos por algún medio pero no tengo blog ni IG (bueno, en realidad tengo blog pero no es público y no me gusta abrirlo porque es de un momento feo de mi vida). Tenés un mail que puedas pasarme públicamente así nos contactamos?
    Beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro! Háblame a termodinamicamente@gmail.com

      Eliminar
    2. Acabo de enviarte un mail n.n

      Eliminar