lunes, 28 de abril de 2014

Día 35. Nuevas rutinas

Hola hola :) Hoy vengo un poco más orgullosa de mí misma. Sigo sin contar las calorías, lo que significa que les estoy perdiendo el miedo. Cuando estuve comiendo bien en el pueblo con mi hermana, al coger algún rosco de mi abuela o algo de chocolate seguía pensando: uuuf... ¿de qué estará hecho esto?, ¿me estaré pasando con las calorías? Y ahora, poco a poco esos pensamientos se van desvaneciendo. Pero repito, poco a poco. Y es que después de tanto tiempo dándome atracones es difícil pensar por una misma qué es "mucho" y qué es "poco" en una dieta normal. Recuerdo que cuando empecé con todo esto, para mí comerme una napolitana ya era motivo de ir al baño; acabarme un paquete de galletas, impensable; y medio bizcocho en una tarde, de locos. Conforme fue avanzando el tiempo y las comidas compulsivas fueron haciéndose más frecuentes, las napolitanas fueron siendo un capricho de una tarde, y los paquetes de galletas hasta que no acababan no podía volver a guardarlos. Es como si con el tiempo el concepto de "atracón" se fuese distorsionando y cada vez necesitara más comida para ir al aseo. Por ese motivo, ahora que quiero dejar todo eso atrás, me cuesta muchísimo abrir una caja de galletas y coger sólo tres, o partir un pequeño trozo de bizcocho y no querer más. Y es inevitable que al hacerlo se me pase un "¿será demasiado?" por la cabeza.

El caso es que poco a poco me voy controlando. Ya os conté cómo me fue el sábado. Y ayer estuve todo el día en la montaña. Fui con mi padre y mi hermana hasta la cima del Puig Campana (1.406 m de altura, 15 Km de ruta aprox). Me alegró ver que mis rutinas de gimnasio van dando sus frutos al aguantar toda la caminata sin problemas y yendo la primera todo el tiempo marcando el ritmo.


Fue bastante completa. Empezamos a andar a las 10 de la mañana y volvimos al coche a las 17:10. La mayor parte del camino fue una buena subida de escalada prácticamente, ya que el sendero estaba completamente desdibujado entre las rocas y teníamos que ir ayudándonos de un bastón para poder avanzar. Y la bajada fue bastante dura consecuentemente porque debíamos ir haciendo fuerza con todo nuestro cuerpo para no caer de un resbalón. Y el resultado han sido unas buenas agujetas (me encantan porque me demuestran que verdaderamente me ejercité).

Comí a base de bocadillos (no muy grandes a mi parecer) y de cena me hice mis típicos yogures de frutas y tortitas de maíz con miel. Esta mañana sin embargo, el desayuno se me ha ido bastante de las manos. He salido temprano (7.30h) para Valencia y a pesar de la hora me he levantado con hambre. Pero no me siento mal. Como digo, creo que les voy perdiendo miedo. No tuve hambre a media mañana, de comer me he hecho un trozo de pechuga de pollo deshuesada con mi novio y para cenar acabo de tomar unas cinco tostaditas de esas pequeñas que venden en paquetes con jamón serrano y una manzana. Creo que he compensado el día sin problemas y si tanta hambre tenía esta mañana será porque ayer mi cuerpo no recibió toda la energía que necesitaba para completar la ruta.

Y como lo prometido es deuda, aquí os dejo algunas rutinas muy interesantes sacadas de amaya_fitness.






La reflexión de hoy va sobre los miedos. Nuestro peor enemigo es el miedo al futuro. La ansiedad que nos entra es por temor a lo que pasará después, y por eso somos incapaces de disfrutar el presente. Cuando comemos algo pensamos en si nos engordará en un futuro, cuando vamos al supermercado pasamos sin mirar el pasillo de los dulces por miedo a acabar con ellos al llegar a casa, y cuando nos invitan a cenar fuera pasamos el día preocupándonos de no comer demasiado porque damos por hecho que nos hincharemos al final del día. Y resulta que todos esos miedos que en un principio parecen prevenirnos de hacer las cosas mal, son los que acaban haciéndonos caer hasta el fondo. Como si fuésemos escalando por la montaña de ayer. Cuando íbamos bajando, solíamos ir lentamente  pensando bien dónde poníamos los pies y qué piedras cogíamos porque al ver la caída que había debajo de nosotros temíamos resbalar y darnos de bruces contra el suelo. Y el caso es que al planificar cada paso -del mismo modo que intentamos planificar cada comida-, al ir con las piernas temblando -igual que vamos temblando al pensar que no nos quedaremos satisfechos y querremos comer más-, acabamos tropezando, abriendo la despensa y acabando con todo.

Sin embargo, exactamente en dos ocasiones, nos encontramos con dos chicos que con una seguridad brutal en sí mismos estaban realizando la misma bajada que nosotros pero saltando de piedra en piedra, y corriendo entre las zonas de grava suelta. Y no se caían. Iban a toda pastilla sin pensar a dónde irían a parar sus pies y aún así llegaron sanos y salvos a la ladera de la montaña. Y eso es por no tener miedo a caer; por no tener miedo al futuro. 

Y es así, la mayoría de las veces que acabamos comiendo de más es por pensar en que lo haremos. "Ay, me va a bajar la regla, seguro que me paso", "no he desayunado mucho, seguro que a media mañana me entra hambre", "he comprado palmeritas, seguro que no llegan al final del día" y así es como acaba ocurriendo, por mera sugestión, igual que ocurre con el efecto placebo.

Y también por eso estoy plenamente orgullosa de mí hoy, o almenos de esta tarde ya que el desayuno no ha sido muy digno de imitar. Y es que mientras me preparaba la cena pensaba en que me iba a volver a entrar hambre al poco tiempo. Al acabar mis tostadas, estaba completamente saciada pero me han entrado ganas de coger alguna más y ponerle miel. Y sin embargo aquí estoy, a punto de irme a dormir y sin comida de más en mi cuerpo gracias a eliminar ese tipo de pensamientos. Si luego me entra hambre, luego comeré. No tenemos que preocuparnos ahora por el futuro.

Y con esto acabo por hoy. Esta mañana he tomado mi última pastilla anticonceptiva así que hasta que no se me pase la regla queda prohibido volver a pesarse. Y seguro que todo va bien, pero de todas formas, ¿para qué preocuparme por eso ahora? :P 








12 comentarios:

  1. Holaaa linda!
    me re gusto todo lo que propusiste :) estare haciendolo en breve y despues te cuento como me fue :
    mucha suerte hermosaaaa, un beso enormeeeee <3

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda, toda, toda la razón con tu reflexión a mí me pasa todo el tiempo y solo ha sido cuando he ido superando ese miedo cuando estoy empezando a bajar de peso, porque si pienso que lo voy a hacer mal lo hago mal y si pienso que puedo hacerlo bien acabo haciéndolo bien.
    Un besito guapa :3

    ResponderEliminar
  3. Hola guapísima!! muchas gracias por tus consejos respecto a cómo llevar mi ansiedad... La verdad es que hay veces que lo pienso un par de veces antes de cagarla definitivamente. Y no me preguntes el por qué... pero al final acabo diciendo a tomar por culo! muchas de las veces sin ni siquiera tener hambre. De hecho cuando realmente la tengo no lo hago, soy fuerte. Pero intentaré hacer lo que tú dices... me iré a cama cerraré los ojos y pensaré en otra cosa.

    Lo de las cinco comidas... la verdad es que yo intento hacerlas. Antes no era capaz, ni desayuno, ni merienda ni cena, pero ahora haciéndolas y controlando todo al milímetro me estaba yendo bien. Mitad de las veces llego a hacer la merienda o la media mañana sin a penas hambre, pero lo importante es que me funcionaba. Quizás, como dices, el tener todo excesivamente planificado llega a ser un error. Y lo mejor sería no pensar tanto las cosas porque uno acaba obsesionándose. Y más en mi caso, llevando tanto tiempo intentando hacer las cosas al milímetro. No sé, es algo que intentaré plantearme. Por cierto, veo que tu lo llevas muy bien!! Me alegro muchísimo. Estás guapísima!!

    ResponderEliminar
  4. woow menuda ruta! yo creo que no aguantaria algo así. Y me considero que poco a poco voy teniendo fondo. Pero en ese aspecto aun soy una pardilla!
    Me he cogido un par de tus rutinas para gluteos y piernas! que me hace mucha falta tonificar toda esa parte de ahí abajo. Lo mismo también las subo al blog si no te importa tesoro.
    Tienes toda la razón con el tema miedos. Es verdad que cuando no paramos de pensar en que pasaremos hambre, tendremos ansiedad y tal lo pasamos mucho peor y acabamos cayendo. Lo mejor es dejar que las cosas fluyan :)

    ResponderEliminar
  5. Que bueno que te estés librando de la obsesión poco a poco, y encima hagas ese tipo de caminatas, una vez hechas no podes sentirte culpable por nada que hayas comido, porque quemaste muchas calorías... En fin, relajate :)
    Por cierto, hermosa la foto!
    Tenes razon con eso del miedo, muchas veces terminamos cagandola presisamente por eso, es mejor mecanizarlo, no con miedo, sino con determinacion... "Estoy cuidandome, tal vez coma, pero no de mas" y no pensar mas en ello...
    Tambien esta la ansiedad o miedo en peores casos , de ganar peso y engordar, y eso realmente se siente como mierda, porque tambien nos tira para atras con la dieta
    Te felicito por todo lo que estas logrando :)
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  6. Miriam, se te ve super positiva y me alegro muchísimo por ti. Me encantaría haber hecho esa ruta, en mi familia también somos muy de senderismo. Me alegro de que te veas posiiva y con animos, hay que seguir así
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  7. Miriam, te noto super positiva y eso me encanta, me animas a mí también! :)
    Qué divertida la ruta, yo también estuve haciendo senderismo este finde y la verdad que es muy gratificante, y se quema muchísimo sin apenas pensarlo!

    creo que es genial que te vayas olvidando de las calorías, poco a poco lo conseguirás :) se te nota super alegre con el cambio, y eso es lo importante!

    Me encantan las tablas! justo estaba buscando algunas así que puede que las incluya en mi ejercicio, ya te contaré ;) gracias por subirlas!

    un besito y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  8. El paisaje precioso y la de la foto es tu hermana no? (por el color de pelo, que creo que se ve oscuro).
    Bua! voy a probar esas rutinas, sobre todo las que son para glúteos y piernas, quiero que sufran mucho xdd cuando las haga ya te contaré que estos días no tengo casi tiempo (el jueves seguramente ya podré practicar alguna).
    Yo soy una persona que le teme al futuro, me da pánico. De hecho, leyendo lo que has escrito sobre él, me he dado cuenta de que yo soy muy estricta a la hora de comprar dulces porque se que me los voy a comer y que luego vienen las lamentaciones (por eso, cuando como de más siempre es pan, muesli, fiambre o chocolate porque de casualidad hay) El miedo no me deja hacer muchas cosas pero bueno, siempre me han educado en base a él...

    Me gustaría hacer rutas como las tuyas, y la verdad es que terreno hay (no tan largas pero bueno, se hacen dos veces).
    Hoy terminabas las vacaciones no? es para darte mucho ánimo para que empieces la rutina con buen pie.
    Un beso guapa! que todo esté yendo como hasta ahora! :)

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, eres un amor, no sé cómo agradecerte que te preocupes tanto por mí, no lo merezco. El lunes, cuando fui a hacer la compra, pasé de la lista que llevaba y compré 1 paquete de galletas, 1 paquete de napolitanas y un paquete de flanes con la intención de comerlos de una sentada y vomitar, así de idiota soy, y como no pude con todo de una vez, a la noche terminé con las sobras y vuelta a vomitar. Ayer, otra vez. Esta mañana, otra vez. Mañana, es puente y lo único en lo que pensaba es que el supermercado estaría cerrado para comprar comida, soy patética. Te agradezco mucho tu apoyo, pero la verdad, es que cuando estoy así, lo que menos me apetece es hablar. El viernes escribiré para el final del reto, a ver si he conseguido recuperar el control, pero la verdad es que lo dudo. Me rindo y pienso "cuánto antes lo haga, antes me lo quito de la cabeza", así, después de vomitar, al menos puedo pensar en otra cosa aunque sea un momento. Leeros me ayuda mucho, tú eres una de mis prefes XD no dejes de hacerlo, que no sabes el bien que me haces! Un beso, preciosa!

    ResponderEliminar
  10. Bufff, las rutinas que pusiste me van a servir muchiiiiiiísimo, me acabo de dar cuenta que tengo unas cartucheras... x.x

    La verdad es que el futuro nunca viene domo nos planeamos, y lo mejor es prepararse psicológicamente para lo que venga que estar preguntándonos tantas cosas. Creo yo.

    Un saludo nena! ; 3

    ResponderEliminar
  11. Que bonita y buena para la salud es la naturaleza.
    Me encantan esas rutinas, voy a ver si soy capaz de hacerlas al menos unos días a la semana.
    me encanta tu actitud, sige así preciosa que llegarás lejos.

    ResponderEliminar
  12. eso es lo bueno de hacer ejercicio, aunque uno no lo note en la figura, la capacidad del cuerpo es sorprendente.

    A mi me pasa que en situaciones dificiles caigo en comer porque no aguanto la batalla mental entre los problemas y las 'voces' que me ofrecen comida. 90% de las veces caigo. Tenemos que trabajar en eso.
    Un besito~

    ResponderEliminar