lunes, 21 de abril de 2014

Día 28. Así van mis vacaciones

Pues como ya os dije, estoy pasando estos primeros días de vacaciones en mi pueblo de Granada. Aquí es dónde vive la familia de mi madre, y solemos venir a verlos unas tres veces al año (las tres épocas de vacaciones que tenemos).

Cuando mi hermana y yo éramos más pequeñas llegábamos a disfrutar mucho de la estancia en este pequeño conjunto de casas. Y es que el pueblo literalmente tan sólo tiene una calle principal y otra que mediante una curva conecta con la principal otra vez. Algo así como una letra D. No tiene comercios ni colegios, ni nada más que casas, como ya he dicho. El caso es que hace unos cuantos años aquí había algo más que guiris y abuelos. Aquí antes vivían niños con los que salíamos a jugar, a corretear por las calles y a ensuciarnos. Pero como a medida que crecemos necesitamos ir a institutos y universidades, estos han ido mudándose a las ciudades, y ahora mismo las únicas jóvenes del pueblo somos mi hermana y yo (las pocas veces que venimos). Esto hace que cada vez nos resulte más aburrido pasar aquí los cuatro o cinco días que solemos venir. Y por eso siempre procuro pensar planes para pasar el día; ya sea estudiar, ver pueblos vecinos, ir de compras a alguna ciudad cercana, o hacer ejercicio.

El primer día decidimos salir a correr, y gracias a mi caída prácticamente se nos arruinaron las rutinas de ejercicios que tenía preparadas. Tener que agacharme, hacer zancadas o sentadillas sin a penas poder doblar la rodilla es una tarea bastante difícil. Así que ese mismo día por la tarde decidimos ir a la ciudad más cercana a pasear por allí mientras íbamos de compras. Pensaba arrasar con todo lo que viera: blusas florales, vestidos primaverales, faldas de vuelo, pantalones cortos,... Y al final acabé comprando un simple top, y por no irme con las manos vacías. Casi todos los vestidos eran verdinegros o monocromos, y no había ninguna prenda que llamara especialmente mi atención (y cuando pago yo, sólo compro cosas que me gusten de verdad). Así que volveré a mirar cuando vaya a Valencia y pasaré por el Corte Inglés, que digo yo que siendo ya prácticamente mayo se espabilarán en poner la temporada de verano.

El top que acabé comprando
Y el tema comida va bastante bastante bien. No sé... llevo pensando estos días en mis hábitos, y me he dado cuenta de cosas. Para empezar, lo que ya sabía de sobra: siempre quiero medirlo todo. Cuando decidí empezar a hacer bien las cosas, allá por la primera entrada, lo primero que hice fue crearme un plan de comidas saludable, con sus cinco ingestas diarias, platos variados, y un plan de ejercicios que seguir a rajatabla para no tener que improvisar y cagarla. En principio todo sonaba bien, pero no duré ni una semana portándome como tenía pensado. Así que por un lado, si dejaba sitio a la improvisación acababa atracándome y vomitando, y si lo planificaba todo acababa aburriéndome y saltándome la dieta. Sin embargo ahora llevo cuatro días de vacaciones desayunando sin pensar las cosas con antelación, comiendo los platos que me sirven mis padres (que de momento van siendo pastas, arroces, estofados, y yo sin malos pensamientos), saliendo a andar sin poder ir al gimnasio, y sin pasar ni hambre ni ansiedad.

Igual estoy comiendo de más y no me estoy dando cuenta, no lo sé. Pero ya lo dije: no me importa. Esta mañana le he dejado un comentario a Emmi Mora (espero que no te moleste que lo cuente aquí) en el que le respondía después de haber leído su entrada lamentándose por haber subido dos kilos. Le he dicho que lo único malo de haber subido de peso es no haber disfrutado de la comida que haya estado tomando. La habrá visto como al enemigo, se habrá sentido triste y amenazada en lugar de haberla saboreado. Le he recordado que unos kilos de más pueden acompañarnos durante varios días o semanas mientras que un TCA puede hacerlo durante toda la vida. Y por ese motivo prefiero pasar unos meses pesando algunos kilos extra (que no me van a hacer gorda) que toda una vida obsesionada con la comida. 

Siguiendo con mis pensamientos, me he dado cuenta de que no sólo me obsesionaba la posibilidad de coger peso, también lo hacía el querer cumplir con las recomendaciones de "la dieta saludable", que básicamente se reducen a "hacer cinco pequeñas comidas al día". Me he acordado de cómo mis padres me preparaban un almuerzo todas las mañanas para llevar a clase y comerlo en el descanso. Sin embargo, cuando llegaba el fin de semana o las vacaciones o puentes, nunca había un momento del almuerzo. Me despertaba el sábado, desayunaba y hasta la comida no sentía hambre. Mi cabeza relacionaba el almuerzo con el patio del colegio, y en ese momento no estaba allí. Y nadie pensaba que estuviera haciendo nada mal por no comer a media mañana. Y es lo que estoy haciendo estos días. Siento que igual estoy desayunando de más: yogur, fruta, galletas, a veces algún rosco de los que hace mi abuela, o tal vez alguna tostada. Pero es que hasta la hora de la comida me siento saciada y no necesito picotear nada. Y creo que es porque he dejado de lado las pautas que antes quería seguir a rajatabla. No estoy haciendo cinco comidas como recomiendan, pero las recomendaciones son sólo eso: unas pautas que seguir. Quien pueda con ellas y se sientan bien, que las siga, pero somos libres de crear nuestras propias pautas personalizadas. 

Recuerdo las miles de charlas que he tenido con mi novio a cerca de la comida. Él en la vida se ha preocupado por horarios. Hay veces que tiene mil cosas que hacer en una mañana y acaba por no almorzar, otras almuerza tarde y empieza a comer a las 3 de la tarde. Otras por el contrario, tiene hambre en seguida y a la una del mediodía ya tiene su plato servido. Y yo le digo que tendría que ser menos desordenado. Y él me pregunta: ¿por qué? si tengo hambre ahora... ¿no puedo comer ahora? Y tiene razón. Al final todas las pautas que nos dictan, los consejos que nos dan... que sí, que seguramente será lo más saludable, y que hacer cinco comidas diarias nos ayuda a llegar con menos hambre al final del día. Pero no quiero planes. Sé lo que es correcto y lo que no. Pero quiero adaptarme al día a día. Sin indicaciones ni órdenes. Quiero dictarme por mis necesidades.

Os voy a poner el ejemplo de ayer y a dejar algunas fotos. Como no podíamos hacer las rutinas de ejercicios, nos fuimos a ver pueblos vecinos, que como aquí estamos todos entre montañas, es andar cuesta arriba. Al final entre unos y otros fueron unas 4 o 4 horas y media de caminata. Desayunamos por la mañana (fuerte, en mi opinión), salimos a andar, volvimos a casa a la hora de comer (por lo que no hubo media mañana, ni la necesité). Quise volver a salir por la tarde, pero la siesta para mi padre es sagrada y antes de las cinco iba a ser imposible, por lo que me dio algo de hambre y cogí un par de galletas con tres onzas de chocolate (de eso es de lo que hablaba el otro día, de ser capaz de coger sólo dos). Salimos entonces a ver otro pueblo y volvimos para cenar sobre las 7:30 (una tostada, fruta, una tortita de arroz y un rosco de mi abuela). Sé que mis cenas no son los típicos purés ni las típicas cenas que veo por vuestras fotos. Pero dudo que nunca lo sean... No me gustan. Prefiero comer algo prontito para tener tiempo de sobra de digerirlo y acostarme aunque no sea lo más sano del mundo. Y nada, me metí con mi hermana en la habitación a ver Cómo conocí a vuestra madre y así sin darnos cuenta se hicieron las once de la noche. Sin ansiedades, con el estómago lleno y habiendo hecho ejercicio.







13 comentarios:

  1. Cuando fui con mi madre de compras para elegir algo que ella me pudiese regalar me probé un montón de cosas por el hecho de que igual puestas quedaban bien. entre ellas dos pantalones cortos, pero ahora la moda es hacerlos muy cortos, deforma que el culo asoma y como yo tengo un culo grande (a ver no gordo, pero que abulta) me quedan fatal. A mi me gustan como los de las fotos que subí en Barcelona pero ya no los hay. Es decir, la ropa de esta temporada casi no me gusta nada. el top es bonito, pero yo no sería capaz de ponérmelo jaja pero te queda muy bien la verdad.

    Tampoco soy de hacer 5 comidas, para mí es imposible...
    Desayuno siempre leche con cerales, o una fruta y yogurt, zumo y barrita. Algo así y ya me sacia hasta la comida. De cena siempre es algo parecido y nunca suelo merendar, si me da hambre me tomo un café con una galleta en un bar o un zumo natural. Si hago las 5 comidas tendrían que estar compuestas de porciones minúsculas (por mi metabolismo y para no comer sin hambre) No se, yo creo que eso se ajusta a las necesidades de cada persona.
    No has ido al gimnasio pero siempre caminas así que cuenta como ejercicio de sobra, son vacaciones y hay que disfrutar!
    En la foto de la sesión sales preciosa! fijo que a tu novio le encanta, eso seguro :) y bueno la foto está bien, es decir, es como si posases en bañador y no tiene nada de malo, es artística.

    Un beso guapa y a seguir disfrutando!

    ResponderEliminar
  2. Yo me he comprado un top igual que el tuyo pero en blanco :)
    Lo mejor es no obsesionarse, yo esta Semana Santa he disfrutado de la comida y no me he sentido mal por ello, ahora vuelvo a la vida saludable y ya está.
    Sales preciosa en la foto de la sesión, ¡que tipazo!

    ResponderEliminar
  3. Sólo diré que estás guapísima y que bueno, lo mejor siempre es escuchar las señales del cuerpo, no acostumbrarnos tanto a ignorarlo.

    Un abrazotote y sigue pasándola delicioso.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el top! pero yo aun no me lo podría poner... Las fotos, vamos... Estupendísimas de verdad, por los kilos de más, no creo que los cojas. 4 horas de caminata cuesta arriba o subiendo y bajando son tela de carlorías que se pierden, probablemente igual o más que lo que hayas comido, así que seguro que no subes demasiado. No hay nada que no se pueda arreglar!

    Vas estupendamente bien, y respecto a la dieta, es que es estar a dieta y se nos llevan los demonios, lo sé jajaja. A mi la verdad es que los pures, cremas y sopas me encantan, de siempre, y ahora en verano creo que podría sobrevivir a base de gazpacho. Yo he sido siempre además de tres comidas, y como dices, siempre me realcionado el almuerzo con el colegio, pero bueno, al final te acostumbras. Por lo menos en mi caso, como como menos, tengo la necesidad de comer más veces.

    Lo dicho que me enrollo jajaja que estás preciosa!!!

    ResponderEliminar
  5. Holaaaaaaa
    Ayyyy corazonn no podes ser tan hermosa! estas super bien linda, no te acomplejes tantoo!
    Mira si fuera vos seria la mas feliz y no me preocuparia tanto por todoo
    Fuerzas lindaa!
    un beso enormeeeeeeeeeee <3

    ResponderEliminar
  6. Eres preciosa Miriam!!!!!!!! y tienes un cuerpazo... yo también prefiero no obsesionarme con la comida, ni contar calorias (hace meses que no las cuento) ni llevar un plan estricto.. al final todo es a peor y lo que me llevó a salir de la bulimia fue precisamente no seguir ningún regimen estricto. Como lo que me apetece (suelo comer sano pero cuando salgo soy la más gordi del mundo jaja) y si engordo pues genial, que aún me falta coger unos kilitos :)

    ResponderEliminar
  7. Miriam menudo tipazo!! :) me alegro leerte así de animada y positiva, se nota que te está yendo bien y tienes que estar muy orgullosa de ti misma :)

    Me parece muy bien lo de dejarse llevar por las necesidades, sin obsesiones ni agobios, haciendo las cosas poco a poco y bien, que al final es lo que hará que podamos mantener nuestros logros a lo largo del tiempo !

    Mucho ánimo, espero que te siga yendo así de bien!

    ResponderEliminar
  8. Hola Miriii ♥ ♥ ♥ ♥ No me molesta para nada, uff estaba superrrr enojada conmigo, imaginate, deje de entrar al blog, recien hoy me estoy poniendo de nuevo. y encima el enojo desemboco en vomitos otra ves. Pero bueno, a retomar y a hacer las cosas bien. Gracias por todo el apoyo, realmente me hace mucho bien!
    Sos inspiracion pura Miri! Te felicito por todo lo que haces :) Ademas salis super genial, super saludable en las fotos.
    Segui asi! Gracias otra ves :)
    P.D: Ahora me paso por tu otra entrada xD

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Menudas vacaciones te has pegado. Lo malo es eso, que sin haber gente joven... como que debe de ser un poquito aburrido.
    Lo del tema de los horarios, las 5 comidas y tal... Yo no las hago. No es por nada, si no porque me despierto a las 9 y entre que desayuno y tal son las 10 de la mañana. Y ya como que es ahora cuando me entra hambre justo para comer. Es cuestión de rutina. Me imagino que si me despertara a las 7 para ir a trabajar y desayunara a las 8 a las 11 de la mañana estaria mueerta!!!
    Pero bueno, se intenta hacer lo mejor que se puede.
    Me alegro de tus avances, de verte tan feliz y sobre todo de verte esa cara bonita!! ^^

    ResponderEliminar
  11. Hola Miriam!!

    Yo te veo perfecta nena!! Y sí, lo que dices de las 5 comidas, el comer sin pesarlo, sin obsesionarse etc.. suena fantástico pero yo por ejemplo no puedo hacerlo, es superior a mi, incluso estos años que he estado fuera del mundillo he estado obsesionada con el peso de la gente y mio..

    Me alegro que pienses así y que estés tan bien :) ¡Nos contagias a todas!

    Muac Te sigo!!

    ResponderEliminar
  12. hey tienes un buen cuerpo y todo animate has las cinco comidas y no comas de mas trata de comer lo mas saludable que puedas y lo lograras
    que genial que estes viajando asi eso es bueno distraerse
    un beso linda

    ResponderEliminar