jueves, 10 de abril de 2014

Día 17. Wraps "estilo LÜBECK"

Me encantan los días en los que todo va bien. Hoy la dieta ha ido a la perfección. Y eso que he tenido sólo dos horas de universidad y mucho tiempo libre. No he podido ir al gym porque mi novio quería que fuese a comer con él y ya me he pasado la tarde en su casa. Además, el profesor de spinning nos dijo que hoy no podría dar la clase él y vendría otra monitora a sustituirle. Es japonesa creo, y juega al rugby. Mete una caña que no es normal en sus clases. Así que mañana me pasaré a la sala de cardio y recuperaré lo que no he hecho hoy. Y como este fin de semana vuelvo a pasarlo en casa de mi novio, aparentemente no habrán problemas. Voy a superar el número de días que conseguí en la primera fase del reto. Voy muy motivada y animada a seguir con esto.

Y para más motivación, hoy he recibido un comentario en el blog más especial de lo normal. Se trataba de una chica, que mañana saca el primer número de una revista online de la que es editora junto a una amiga suya. Me ha pedido una entrevista para el próximo número en la que quiere que hable sobre mi caso y el proceso de recuperación. Le he dicho que sí, que encantada, aunque hay un tema del que no ando muy segura: el anonimato. Me ha dicho que yo elijo si quiero que aparezca alguna foto. Al principio he pensado que por qué no. Ya he subido varias al blog. Pero no sé.. supongo que es distinto. Las probabilidades de que un conocido acabe en esta página web me parecen más bajas que de que lean su revista. He pensado en enviar alguna de espaldas, o en la que no se me vea mucho la cara. En fin, lo pensaré... Pero en cuanto salga mañana el primer número os paso el link, y cuando aparezca mi entrevista os lo haré saber. No os preocupéis jaja.

Otro comentario motivador que recibí hace un par de días provenía de una chica asturiana, de mi misma edad, que me pedía ayuda para superar su TCA. Lleva ya seis años sin poder acabar con esta enfermedad. Con sus mejores y peores épocas, pero siempre acabando en lo mismo. Nos dimos el whatsapp para poder apoyarnos en momentos de ansiedad y le propuse hacer la carrera de ilusa a un nivel más entre ella y yo.

Son cosas que me motivan. Ver que mis palabras ayudan a gente, que os llegan a transmitir algo y son más que una simple vía de desahogo. ¿Cómo voy a volver a vomitar? ¿Cómo voy a poder echar por la borda tanto esfuerzo? Cada vez lo sabe más gente. Mis padres lo saben, algo que nunca hubiera imaginado. Cuando un tema de este estilo sale a la luz, cuando ya no eres la única que conoce tus errores, te sientes casi obligada a dejar de cometerlos. Espero de verdad que no haya un nuevo "Día cero". Sentiría que defraudo a muchas personas.

Hoy os voy a dejar una receta de wraps más saludables.


Ingredientes:

100 gr de harina de avena
100 gr de copos de avena
150 ml de agua
1 cucharadita de levadura
1 pizca de sal
Especias al gusto
Aceite

Preparación:

Mezclar la harina, los copos de avena, el agua, la levadura, las especias y la sal hasta conseguir una masa lisa. Si esta queda un poco seca se puede añadir más agua hasta conseguir una masa pastosa pero firme. 
Dejar reposar durante 20 minutos
Colocar sobre una superficie enharinada y formar con un rodillo, también enharinado, entre 6 y 8 tortillas finas.
Verter en una sartén antiadherente un poco de aceite y pasar las tortillas hasta que empiecen a dorarse.

Dentro, a mí me gusta añadir algunas tiras de pollo a la plancha, lechuga, salsa picante y algunos trocitos de manzana que le dan un gusto muy bueno y rebajan el picor de la salsa.

Y me despido de vosotros con una pequeña reflexión, como ya va siendo habitual. 
Normalmente, cuando hablo con mi padre por Skype, nunca sale el tema de mi problemilla. Los dos sabemos que no debemos darle coba. Pero cuando pasó una semana desde que me confesé, me preguntó si había vuelto a hacerlo. Le dije que no. Que iba muy motivada y que me sentía bien conmigo misma.

No recuerdo si fue ayer o anteayer cuando volvimos a hablar y le conté la buena acogida que estaba teniendo el blog. Me dijo que espera poder leerlo algún día y que lo importante es que al parecer el problema se está arreglando. No me apeteció seguir mucho más la conversación y le dije que estaba cansada y me iba a acostar.

Sí, es cierto, llevo 17 días sin vomitar. Sí, estoy motivada, no tengo depresiones, y pretendo acabar los cien días del tirón. Pero sigo contando calorías, sigo mirándome cada mañana al espejo examinando si estoy algo más o menos hinchada. Sigo teniendo deslices con la comida, sigo siendo desordenada con mis horarios (sobre todo con las cenas, que muchas veces ni existen). En mi opinión, vomitar es sólo la parte externa del problema. Como siempre, la parte que más llama la atención, la que se ve, la que impresiona. Si ponemos en una habitación a un chico lesionado con la pierna vendada y la cara morada y a otro que sufre depresión, al preguntar a gente aleatoria quién está peor de los dos seguro que todos señalan al chico que igual sufrió un accidente pero tiene los ánimos por las nubes, en vez de al que cada día le martirizan sus pensamientos.

No sé, es sólo eso. Parece que si no se vomita no hay enfermedad, pero cuando se trata de psicología, hay muchísimo más trasfondo del que se ve a simple vista. No quiero pasarme la vida preocupada por cada caloría que ingiera. De nada me vale dejar de devolver si no es mi mente la que se cura.

7 comentarios:

  1. Guapa, gracias por nombrarme! Hoy empezamos! Me hace mucha ilusión, quiero que todas lo consigamos!! Aunque tú ya estas entrenada en esto!! XD Creo que eres una persona super valiente, es un placer leerte, no dejes de hacerlo nunca!! Estoy deseando que nos digas algo de lo de la entrevista, suena muy interesante!! Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Que guay lo de la revista, enhorabuena! la verdad es que eso tiene que animarte un montón. Sobre tu reflexión, la verdad es que tienes mucha razón. Yo pienso que lo mío es más psicológico, evito la "compensación/solución" de la bulimia, pero me destrozo mentalmente con pensamientos negativos, contando calorías, mirándome al espejo etc etc... En fin, poco a poco se puede evitar, a ver si con la carrera voy a mejor! un beso guapa y muy buena la receta por cierto!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa! Me alegro de que haya sido un buen día :) Aunque en el fondo no existen buenos o malos días, es la actitud con la que te enfrentas a ellos lo que determina si se desarrollarán bien o mal. Y tu actitud es la de una campeona! Y por supuesto que tus palabras nos ayudan, no sólo porque irradias fuerza y coraje, sino también porque vemos en ti un ejemplo a seguir, o por lo menos yo! Me gusta mucho el ambiente que se está creando por estos lares virtuales... Toda la empatía, el compañerismo, la armonía... Es fundamental la ayuda externa para luchar contra estos trastornos del demonio. Por último, debo decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo en la reflexión final y que la analogía del chico lesionado y el chico deprimido me ha parecido muy ilustradora: "De nada me vale dejar de devolver si no es mi mente la que se cura". Los síntomas más notorios no son más que manifestaciones de las causas del problema esencial.
    Muchos ánimos y gracias por pasarte, me hace ilusión leer los comentarios :)

    ResponderEliminar
  4. Guapa qué gran reflexión, cómo te entiendo!! Yo no tengo esa parte externa el problema, pero si el tema psicológico. Aunque logremos estar en el peso deseado, aunque la gente nos diga que estamos ya bien, siempre encontraremos una pega, un algo para seguir contando calorías, controlando todo lo que comemos, sintiéndonos culpables, mirándonos al espejo... Ojalá existiera una fórmula mágica para decidir nuestro peso y que este permaneciera a lo largo de toda la vida. No sé, es difícil... igual deberíamos empezar a ver la comida de otra forma, y sobre todo nos deberíamos de empezar a querer con un gramo más o uno menos. Pero en fin... de momento te mando todo mi apoyo para intentar normalizar tu horario de comidas, sin llegar excesivamente hambrienta y que pase lo que pase. Ánimo guapa!!

    ResponderEliminar
  5. Estoy contigo en lo que dices. El vomitar es lo más escandaloso, pero el problema lo tenemos mucho más adentro.
    Me parece ideal lo de la entrevista, me encantará leerte!
    A lo largo de estos meses he encontrado muchas personas. Personas que me han ayudado a quitarme la ansiedad contandole mis problemas, pero muchas que como tú, me hacéis ver la luz de las cosas. Gracias, porque soys campeonas, guerreras!!
    Me alegro mucho por tus 17 días. Yo, si todo sale bien hoy. Empezaré a contar de nuevo, 1 día...
    :)

    ResponderEliminar
  6. genial ya quiero leer esa entrevistaaa!
    nena preciosa de seguro a muchos nos motivas a superarnos y salir de esto junto contigo QQ
    desde que te leo también hago tu reto de los días sin vomitar .. y aunque no me va tan bien como tú .. cada vez logro tener un par de días más :3
    gracias por ello!
    muchos animos! <3

    ResponderEliminar
  7. Joder! ojala yo fuera tan optimista como tu, por otro lado soy un bodrio, en fin prin te sigo ♥

    ResponderEliminar