domingo, 2 de marzo de 2014

Día 2. 10 Consejos para evitar la bulimia

Estoy contenta porque he conseguido superar el primer día de dieta equilibrada sin atracones ni vómitos posteriores. Tan sólo ha pasado un día, pero si fallaba ya en el primero... qué iba a ser de los demás. Así que voy muy motivada para pasar igual de bien el día de hoy y todos los que quedan.

Quería compartir con vosotros un blog que descubrí hace algún tiempo buscando como desesperada soluciones contra mi problema y que probablemente os sirva a muchas de ayuda. Se llama Sólo 100 días y propone un "método" de 100 días para combatir la bulimia, o cualquier cosa que os queráis proponer (comer más sano, dejar de fumar, hacer más ejercicio,...). Consiste tan sólo en pasar 100 días sin hacer aquello que os preocupa, y cuenta su experiencia en esos 100 días, como estoy haciendo yo ahora, dando consejos y mostrando sus sentimientos a lo largo de ese periodo. Como cualquiera, volvía a caer. Pero nunca se rindió. Volvía a empezar la cuenta de cero y a seguir luchando contra la enfermedad. Y finalmente lo consiguió, por lo que creo que es un muy interesante blog que seguir.

Mi aportación del día son 10 consejos para evitar la bulimia. Para evitar esos momentos en los que pasamos de estar tranquilos a notar cierta ansiedad y a empezar a desear la comida con todas nuestras fuerzas, para acabar dándonos un atracón irrefrenable.

  1. Organizar una tabla semanal con todas las comidas de la semana: Así podrás pensar fríamente la mejor combinación de alimentos para esa semana sin dejarte influenciar por la ansiedad y la bulimia. Cuando te dé ansiedad mira la tabla. Si está bien organizada a tus gustos y necesidades, comprobarás que queda poco para poder tomarte unas ricas tostadas, o que hoy toca arroz al mediodía. Así que contén tus fuerzas y espera tranquilamente a que el momento justo llegue. Estarás comiendo sano y equilibrado, y en el momento adecuado.
  2. Ve a hacer la compra con una lista preparada: Ahora que ya sabes todas las comidas que vas a necesitar esa semana, prepara una lista de la compra acorde con ella. Muchas veces cuando vamos al supermercado sin una idea clara de lo que necesitamos, caemos fácilmente en el pasillo de los dulces y las galletas. Y a no ser que nos encontremos con unas grandes fuerzas de voluntad, solemos comprar algo pensando que podremos controlarnos al llegar a casa. Y eso no suele ser así. Por eso es conveniente llevar una lista a la compra, y no traer a casa cosas que no vayamos a necesitar esa semana, pues así evitaremos la tentación. 
  3. No poner alimentos a la vista: Cuando la compra esté hecha y volvamos a casa, debemos organizar los alimentos en sus respectivas lejas de la despensa y dejarlas allí hasta que vayamos a necesitarlas. A mí me ha pasado varias veces, que he pensado en llevarme un inocente paquetito de galletas para merendar a mi cuarto mientras estudiaba. Las cinco primeras galletas estaban permitidas en lo que sería una merienda aceptable, pero al seguir teniendo el paquete a la vista, seguía cogiendo más. Y más, y más y más, hasta que  fácilmente el paquete acababa terminándose.
  4. Comer siempre en la mesa: Y en este enlazo con el anterior. ¿Qué necesidad tenía de merendar en mi cuarto? Las comidas se hacen en la mesa. Se elige lo que vamos a tomar. Si está apuntado en la tabla no tenemos ni que pensarlo (pensamiento normalmente influenciado por la voz de la bulimia). Lo preparamos, guardamos todos los paquetes y alimentos que no vamos a necesitar, y una vez terminada la comida, lavamos el plato y nos vamos a hacer otra cosa.
  5. No comer directamente del paquete: Otro fallo muy habitual que también puedo enlazar con el número 3. Si en lugar de llevar a mi cuarto el paquete entero de galletas, hubiera llevado tan sólo las cinco que necesitaba, al terminarlas hubiese seguido estudiando y habría desaparecido la tentación de mi vista. Al comer desde una bolsa, desde la fuente principal, o desde el paquete, no somos conscientes de la cantidad que hemos comido. Normalmente nos sentimos llenos y pensamos que hemos acabado comiendo más de la cuenta sin haber sido conscientes. Al poner los alimentos en un plato somos capaces de medir las cantidades necesarias y saber que estamos haciendo lo correcto.
  6. Pensar en cosas distintas al sentir deseo de comer: Conozco perfectamente esa sensación. Esa en la que por estrés en la universidad, o en el trabajo, o por una discusión familiar, o sea el motivo que sea, nos vienen unas ganas irrefrenables de empezar a buscar todos los hidratos posibles en la despensa. Estamos completamente dominadas, parece que va a ser imposible parar y que todo va a acabar en los indeseados vómitos. Cuando llegue ese momento, haced todo lo posible por parar, no seguir caminando hasta la cocina. Parar y apretar los puños. Cerrad los ojos y pensad: ¿realmente lo necesito? ¿te vale la pena? Intentad retroceder y empezar a hacer algo totalmente distinto. Mantened vuestra mente ocupada (poned música, sacad un libro, o simplemente meteos en la cama e intentad calmaros). Pensad en cosas que os aleje de la comida y os pueda mantener calmadas. [En alguna entrada más adelante haré una lista de las cosas que me mantienen ocupada a mí]
  7. Si has de comer, coge fruta: Si a pesar de intentar calmarte, tu cabeza no deja de atormentarte con la idea de comer, elige frutas o verduras. Come manzanas, zanahorias, prepara una ensalada, fresas, piña,... Su alto contenido en fibra te mantendrá saciada, el agua que llevan, hidratada. Te habrán quitado el hambre y no necesitarás sentirte mal por haberlas comido.
  8. Bebe mucha agua: Es la típica. Parece demasiado obvia para añadirla aquí. Pero a pesar de ser una tan sencilla, yo soy incapaz de hacerla. No me sale beber 2 litros al día, y lo intento. Y es necesario porque a parte de que nos mantiene hidratados, nos llena el estómago y evita que confundamos la sed con el hambre. Así que si sois como yo y no conseguís acordaros de esos 2 litros diarios, os recomiendo que compréis algunas botellitas de plástico de medio litro y las mantengáis siempre llenas. Una en el bolso, otra en vuestro trabajo, en vuestra habitación, etc. Con tan sólo acabaros cuatro de ellas lo habréis conseguido.
  9. Evitar noticias tormentosas: Intentad evitar discusiones, o noticias que os puedan causar ansiedad. Alejaos de momentos, situaciones o personas que notéis que están directamente relacionados con vuestro problema. La ansiedad es la principal causa de la bulimia.
  10. Convenceos a vosotras mismas: Levantaos cada mañana, id al aseo, lavaos la cara, y cuando hayáis comprobado lo guapas que sois, deciros a vosotras mismas: "Yo, (nombre), prometo y me comprometo a eliminar la bulimia de mi vida". Lo más importante en ese proceso es estar 100% convencidas. Si no llegáis a tomar la decisión, si sólo os la planteáis, si no tomáis medidas, ni hacéis la tabla de comidas, ni os supone un esfuerzo, no conseguiréis nada. Necesitáis decíroslo en todo momento. No sólo por las mañanas. Siempre que sintáis ganas de volver a la cocina, recordároslo. Deciros a vosotras mismas: "Estás saliendo de la bulimia. Así no lo vas a conseguir. Sé fuerte y aguanta".
Espero que mis consejos os sirvan de ayuda. Seguiré compartiendo todas las cosas que descubra y que nos ayuden a acabar con este sufrimiento.

Día 1: 1 de marzo
Día 100: 8 de junio

Espero conseguirlo. Y si fallo, borrón y cuenta nueva (literalmente) ;)

3 comentarios:

  1. me copiaré esto!
    realmente quiero saliiir u.u
    pondré todas todas mis ganas
    nena has sido un ejemplo gigante para mi, muchas gracias :D
    en serio me animas, por eso estoy leyendo tu blog desde el principio, con tantas clases y trabajos perdí muchas buenas entradas!!
    besitoos!

    ResponderEliminar
  2. Hola, hoy en día, el problema de ansiedad afecta a muchas personas pero puedes corregir este problema, existen muchos métodos para solucionar las complicación de la ansiedad, No obstante, previamente ante de elegir un método recuerda que hay que informarse siempre con un experto en el área. Suerte......

    http://superaansiedad.blogspot.com/2016/03/claves-para-superar-la-crisis-de.html

    ResponderEliminar
  3. Hola, quisiera tener alguna amiga virtual para que funcionemos de soporte, soy adolescente de 17 años y sufro bulimia hace 2 años, quiero salir de esto y realmente necesito más ayuda que de la que ahorita tengo. Chicas, soy de Costa Rica, independientemente de dónde lean esto me dirijo a ustedes para que sepan que todas podemos salir de esto, convenzámonos y creamos más en nuestra fuerza que en nuestra debilidad y luchemos por nuestras metas de una forma saludable, soy la menos indicada para dar consejos como estos, pero realmente me necesito ayudar y quiero ayudar. Las quiero a todas, porque sé lo que están pasando, porque lo estoy pasando.

    ResponderEliminar